Consejeros de PP y ERC pidieron en 2021 recuperar la mascarilla en exteriores sólo un mes después de que se retirara

  • Darias defendió en verano de 2021 levantar la obligación de llevarla al aire libre y esta semana, justo lo contrario. 
  • Las autonomías se plantearon adelantar la vacuna a los más jóvenes para prevenir contagios por fiestas y viajes.
  • "El problema que encontramos es la fiabilidad en la información sobre contactos que aporta la gente joven", se quejaba un consejero.
  • A FONDO | El diario 20minutos accede a las actas del Consejo Interterritorial de Sanidad.
Varios de los jóvenes que permanecen en aislamiento en el hotel Palma Bellver de Palma, al tener relación directa o indirecta con el brote por covid de un viaje de estudios en Mallorca.
Estudiantes en aislamiento en el hotel Palma Bellver de Palma en el viaje en el que se detectó el primer brote de la quinta ola, en junio de 2021.
EFE/CATI CLADERA

El uso no obligatorio de la mascarilla en la calle y otros espacios abiertos podría haber tenido una vida muy corta, de apenas tres semanas, si el pasado mes de julio hubiera prosperado la petición que varias comunidades, del PP y ERC, hicieron a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para frenar la quinta ola de pandemia, que afectó particularmente a la población de 15 a 30 años. Aunque  las conversaciones entre Gobierno y comunidades no dejan lugar a dudas de a quiénes se achacaba aquella nueva subida de los contagios y que era por motivos vinculados con el ocio, por aquel entonces el Gobierno pedía no culpar a la población más joven.

"Se ha planteado pedir al Gobierno la obligatoriedad del uso de la mascarilla en zonas externas"; "los ciudadanos se mueven por las calles como si no hubiera pandemia", "posibilidad de recuperar la obligatoriedad de las mascarillas", son algunas de las consideraciones que hicieron esos consejeros durante varios Consejos Interterritoriales del mes de julio de 2021, tal y como recogen las actas de esos encuentros a las que ha tenido acceso 20minutos a través del Portal de Transparencia.

Un viaje de estudios a Mallorca en junio del año pasado encendió la mecha de la quinta ola de la pandemia, denominada 'ola joven' porque afectó a jóvenes y adolescentes, que se contagiaban en actividades de ocio que se generalizaron con la llegada del verano y el final de los exámenes. Todo unido a la llegada de la variante delta, que hasta la ómicron, era la más contagiosa.

Según las actas de los Consejos Interterritoriales de Sanidad del mes de julio de 2021, a medida que avanzaban las semanas y el aumento de los contagios, primero leve y después "exponencial" o "explosivo" como los definieron los consejeros, éstos mostraban su "preocupación" e iban buscando opciones para intentar contenerlos. 

Una de ellas tenía que ver con el uso de la mascarilla que el 26 de junio anterior había dejado de ser obligatoria por la calle, en virtud de un decreto del Gobierno central que apenas tres semanas después algunos consejeros autonómicos ya estaban pidiendo derogar. Entonces eran del PP, partido que ahora exige al Ejecutivo que revierta el decreto que en diciembre pasado volvió a obligar usarla la mascarilla al aire libre. Su diputada Ana Pastor insistió en ello este martes, en la votación que convalidó la nueva norma, y los presidentes autonómicos de Madrid y de Castilla y León, Isabel Díaz Ayuso y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente, lo han reiterado de cara a la reunión de este miércoles entre Darias y los consejeros de Sanidad. A la inversa y ante las peticiones de algunos consejeros, la ministra de Sanidad defendió el verano pasado el fin de la mascarilla por la calle, mientras que ayer pidió al Congreso prorrogar su uso en exteriores.

Mensaje político erróneo

"Se ha planteado pedir al Gobierno la obligatoriedad del uso de la mascarilla en zonas externas", dice el 7 de julio el consejero de Andalucía, Jesús Aguirre. Una semana después, el 14, añade que "hay una disminución de la percepción de riesgo al quitar la obligatoriedad de las mascarillas". El 20 de julio, "plantea que todas las comunidades deberían solicitar al Gobierno rectificar el tema de las mascarillas, que ya la evolución de la pandemia requiere una modificación de las medidas adoptadas".

Como otros consejeros, la entonces representante de Castilla y León, Verónica Casado, dijo que estaban "extremadamente preocupados" porque el incremento de contagios entre los jóvenes estaba provocando una "sobrecarga asistencial muy importante", si no en los hospitales, sí en la Atención Primaria, adonde acudían miles de jóvenes sin síntomas o con síntomas leves.

Según se lee en el acta de ese día, Casado "sigue considerando que hay tres medidas fundamentales: el toque de queda, tener vacunas y la obligatoriedad de las mascarillas", que en ese momento había dejado de serlo al aire libre. No era la primera vez que lo pedía. En el Consejo Interterritorial de la semana anterior, el 7 de julio, pidió que se valorara "las mascarillas en exteriores".

Este martes, ERC se abstuvo en la votación para prorrogar en el Congreso la obligatoriedad de la mascarilla al aire libre. El 14 de julio de 2021, la consellera catalana -de este mismo partido- Alba Vergès, "planteó la posibilidad de recuperar la obligatoriedad de las mascarillas". "Se debería derogar el real decreto ley", dijo Vergés, que pido a Darias que "se considere la posibilidad de utilizar esa medida preventiva básica". "Los ciudadanos se mueven por las calles como si no hubiera pandemia", diría en la reunión del 20 de julio.

El PNV votó esta semana a favor de convalidar el decreto de las mascarillas y en julio su consejera, Gotzone Sagardui, ya advirtió de que el decreto que en junio flexibilizó el uso de la mascarilla "no está siendo bien interpretado". "La percepción es de que la regla es no usar la mascarilla en los entornos urbanos, cuando es la excepción", dijo.

En las reuniones de julio es muy frecuente el comentario por parte de ministra y consejeros de que la percepción del público es que no hay que llevar mascarilla por la calle, cuando esto es solo una excepción a la regla, que es que hay que llevarla cuando no haya distancia de seguridad. Sin embargo, el 20 de julio la consejera de Castilla y León descarga de culpa a la ciudadanía y apunta a los políticos. "El mensaje político que se ha dado es que en exteriores no se utilice", dice menos de un mes después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmara que "las sonrisas vuelven a nuestras calles".

Ante estas peticiones y también al contrario de lo que defiende ahora, la ministra de Sanidad respaldó en julio de 2021 la decisión que había tomado el Gobierno apenas unas semanas antes para permitir ir sin mascarilla por la calle. "Subraya que la medida que se tomó fue muy prudente pero coincide en que hay que hacer mucha pedagogía", dijo en la reunión del 7 de julio.

Adelantar la vacunación

Otra de las posibilidades que estudió el Consejo Interritorial en julio de 2021 ante el alza de los contagios fue adelantar la vacuna contra la Covid al grupo de edad de 19 a 29 años, que en algunas comunidades no había empezado todavía a recibirla. Así lo plantearon los consejeros de Murcia y de Castilla-La Mancha el 30 de junio, cuando de momento el brote que más preocupaba era el de Mallorca, en un viaje de fin de curso que reunió a chicos y chicas de varias comunidades.

"Sería adecuado, dentro de la estrategia y la ética que establece el proceso de vacunación [de los más vulnerables primero y de mayor a menor por edad], ir vacunando a esos jóvenes", apuntó el murciano Manuel Villegas. "El problema actual de los brotes en la población más joven se solventaría con una combinación de medidas, lanzando un llamamiento a la responsabilidad y adelantando su vacunación cuanto antes", añadió el castellanomanchego Jesús Fernández.

La propuesta no prosperó y aunque semanas antes Ministerio y comunidades habían acordado que pudiera solaparse la vacunación de los menores de 39 años, otras comunidades dejaron claro que seguirían por orden de edad. "Continuarán vacunando por grupos etarios y a aquellos grupos que consideren más necesarios", dice el 7 de julio el consejero andaluz.

La experiencia muestra que finalmente la quinta ola del verano no se afrontó ni con mascarillas por la calle ni con una alteración del orden de la vacunación por edad descendiente y sí con muchas llamadas a la "responsabilidad" a los jóvenes. "No se pueden prohibir los viajes", decía el 7 de julio la representante de Asturias, aunque para el 20 de julio y ante la evidencia de que "los infectados  de 10 a 14 años proceden de campamentos", el Principado aprobó "legislación específica para este tipo de actividad para el mes de agosto". El 14 de julio, el acta indica que el consejero madrileño, Enrique Ruiz Escudero, "aclara que no van a tomar ninguna medida adicional". Por el contrario, Cataluña volvió a cerrar el ocio nocturno y Andalucía 

Castilla y León también pidió al representante de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) "ayuda para intentar contener el ocio nocturno irregular". El de Andalucía informa de que "han hablado con los ayuntamientos para controlar el botellón".

Los jóvenes siguieron contagiándose y llegaron a protagonizar incidencias de hasta 4.000 casos en algunas comunidades, hasta generar una situación que el 20 de julio el doctor Fernando Simón calificaba de "delicada". A lo largo de varias semanas, los consejeros van identificado algunos de los motivos de esta explosión de casos entre los más jóvenes, que tienen mucha más vida social que edades superiores y ponen más dificultades al trazado de sus contactos. 

La consejera de La Rioja advirtió de "las dificultades en las tareas de rastreo" y el de Andalucía, "el problema que encontramos es la fiabilidad en la información sobre contactos que aporta la gente joven", se quejaba su consejero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento