Los expertos, en contra de reducir más las cuarentenas por COVID: "Estamos mezclando deseos con realidades"

Dos personas con mascarilla esperan el autobús en Madrid, el 11 de enero de 2022.
Dos personas con mascarilla esperan el autobús en Madrid, el 11 de enero de 2022.
JORGE PARÍS

Comenzó siendo de 14 días, en junio de 2020 pasó a diez y estas Navidades se redujo a siete. La cuarentena de los contagiados por coronavirus ha cambiado a lo largo de estos dos años de pandemia, a medida que han ido surgiendo nuevas variantes y los investigadores han conseguido desentrañar poco a poco más secretos del SARS-CoV-2. Ahora, algunas comunidades han reabierto el debate sobre la posibilidad de recortar este aislamiento todavía más y proponen una duración de entre tres y cinco jornadas, algo que no convence a los expertos.

Por su parte, las autonomías no se ponen de acuerdo. Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Galicia han mostrado en las últimas horas su predisposición a reducir de nuevo los días de confinamiento obligatorios por COVID-19. En el extremo opuesto se encuentran Baleares, Extremadura, Castilla y León y Andalucía, que no ven con buenos ojos esta posibilidad y han apelado a la "prudencia" y a hacer caso a los expertos. Para resolver, de momento, la cuestión ha intervenido la ministra de Sanidad, Carolina Darias: es un tema "absolutamente inmaduro" y se mantienen los 7 días.

¿Debe garantizar la Unión Europea el acceso a una atención sanitaria de calidad?

"Estamos mezclando deseos con realidades. No me parece una buena idea seguir acortando las bajas", apunta a 20minutos Óscar Zurriaga, vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que recuerda que las cuarentenas tienen una duración y no otra "en función de los periodos de transmisión más probables del virus". "No es un número puesto aleatoriamente. Se fijan los días que, en teoría, son suficientes para intentar acortar, en la medida de lo posible, la propagación", señala.

"Estamos mezclando deseos con realidades. La cuarentena no es un número puesto aleatoriamente"

Con él concuerda el epidemiólogo y pediatra de ISGlobal Quique Bassat, que ve esta alternativa "contraproducente". "Sabemos ahora bastante más sobre cómo se transmite ómicron, que el pico de infecciosidad se adquiere normalmente al sexto día. Con lo cual, reducirlo más de siete me parece totalmente improcedente ahora mismo, e imprudente. Estarías dejando que gente que sigue siendo contagiosa se pasease libremente. Yo no lo veo", opina tajante.

¿Cuántos días contagia un positivo?

Hace poco más de dos meses que ómicron fue detectada por primera vez en el sur de África y, desde entonces, los científicos no han dejado de investigar para arrojar luz sobre su comportamiento. Un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón muestra que la mayor carga viral con esta nueva variante se retrasaba dos o tres días respecto a otras, mientras que un trabajo del Observatorio de Salud Pública de Cantabria refleja que los contagiados con esta versión del SARS-CoV-2 contagiaron solo a un 2% de sus contactos estrechos después del quinto día, frente al 5% de delta. 

"Ómicron ha cambiado la situación respecto a lo que había antes. En este estudio japonés, han llegado a la conclusión de que, en PCR, las cargas virales más altas eran al cuarto o quinto día tras la aparición de los síntomas, que es precisamente cuando quieren dar el alta a la gente. La ciencia tendrá que verificarlo porque, si eso es así, es una barbaridad acortar las bajas desde el punto de vista epidemiológico", subraya Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid.

"Un estudio japonés mostró que las cargas virales más altas eran al cuarto o quinto día tras la aparición de los síntomas"

En este escenario, recalca que incluso las cuarentenas de siete días plantean algunas dudas. Actualmente, las directrices marcan que un positivo debe reincorporarse al trabajo transcurrida una semana desde el inicio de los síntomas, siempre que estos hayan desaparecido en los últimos tres, explica el también miembro del grupo de comunicación de la Sociedad Española de Microbiología. "Nos encontramos con que hay gente a la que le queda una tos remanente. ¿Lo consideras un síntoma o no?", se pregunta.

"Lo peor es que, si te haces un autotest, hay mucha gente que, aunque lleve tres días sin síntomas, el séptimo todavía da positivo. Y está bastante asumido en el campo de la virología y la epimdeiología en este momento con este virus que la sensibilidad de estas pruebas es bastante equiparable a la suficiente carga viral como para contagiar. Moraleja: si das positivo en antígenos, probablemente eres un foco todavía", resalta.

En los mismos términos se expresa el virólogo y profesor de Microbiología de la Universidad CEU San Pablo Estanislao Nistal, que insiste en la necesidad de definir bien la población que ya no contagia tras una semana para evitar infecciones. "Estamos asumiendo que alguien deja de producir virus en siete días. Probablemente, esto ocurra en muchos casos pero no en todos. Yo estoy viendo ya muchos casos de personas positivas al test de antígenos en el octavo y décimo día", comenta.

Intereses laborales

En este marco, los expertos denuncian que tras estas sugerencias de reducir las cuarentenas se encuentran intereses de las empresas, que persiguen reducir la duración de las ausencias de sus trabajadores. Así, Zurriaga critica los comentarios vertidos desde diferentes sectores sobre el "problema" que suponen para la economía las bajas del personal y las dificultades para hacer funcionar algunos servicios. "Si lo que hemos hecho es tirar la toalla y decir contagiémonos todos y qué más da, ya ni baja ni nada. Todos a trabajar, estemos como estemos y ya está", ironiza con amargura.

"Si lo que hemos hecho es tirar la toalla y decir contagiémonos todos y qué más da, ya ni baja ni nada. Todos a trabajar, estemos como estemos y ya está"

"Actuar atendiendo a estos criterios es peligroso. Imagina que, por hacer bajas de cuatro días, la gente va a trabajar contagiando. Al final, lo que vas a conseguir es infectar a todo el personal y quedarte sin plantilla del todo. No sé qué es mejor, si tener una plantilla de diez personas y tres bajas de una semana o todos todos ausentes durante cuatro días", reflexiona Jiménez Cid.

Por todo ello, Nistal teme que la sexta ola -que ha alcanzado ya su pico y comienza a ceder- pueda remitir más lentamente y prolongarse más tiempo del esperado, al adoptar medidas de este tipo. "Si la curva de casos no baja tan rápidamente, tal vez es porque no estamos conteniendo al virus con la fuerza o la efectividad con la que lo hacíamos anteriormente. Esto implica que se pueden alargar algunos problemas, como la saturación de los hospitales o la Atención Primaria. Yo sería precavido todavía", destaca.

Algunos países relajan las cuarentenas

A pesar de todas estas consideraciones, algunos países han optado por reducir la duración de los aislamientos. De hecho, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha sugerido "periodos de cuarentena más cortos en caso de alta o extrema presión en los sistemas sanitarios y en la sociedad" en estos momentos de elevados contagios. En este escenario, aunque el protocolo general continúa inalterado, contempla la posibilidad de que el confinamiento personal dure cinco días desde el inicio de síntomas y pueda concluir tras 24 horas sin fiebre, en vez de 72. 

Poco antes, a finales de diciembre, Estados Unidos había adoptado una medida similar. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país (CDC) redujeron de diez a cinco los días de aislamiento necesarios para pacientes positivos en coronavirus, tras los cuales debían usar mascarilla otros cinco más al estar cerca de otras personas. 

"No creo que se hayan basado en una evidencia científica suficientemente sólida. Sabemos que al quinto día sigues siendo infeccioso"

No obstante, estos movimientos no convencen a Bassat: "No creo que lo hayan hecho basados en una evidencia científica suficientemente sólida de que, a partir del quinto día, por ejemplo, dejas de ser infeccioso. Lo que sabemos es al revés, que sigues siéndolo". Con él coincide Jiménez Cid: "Yo no lo veo prudente. Sabiendo lo que ocurre con ómicron, tendrán que revisarlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento