Mientras ómicron acapara titulares, ¿qué está pasando con las variantes de coronavirus anteriores: delta, alfa...?

La variante Delta crece en el mundo
La variante delta se hizo predominante durante el verano de 2021.
Henar de Pedro

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDE, por sus siglas en inglés), declararon el pasado día 26 de noviembre la nueva variante del coronavirus denominada ómicron como variante de preocupación por su rápida expansión en Sudáfrica, particularmente en la provincia de Gauteng y a sus más de 30 mutaciones en la proteína S o espícula, algunas de las cuales se han asociado a mayor transmisibilidad o escape a la respuesta inmunitaria, aspectos que la comunidad científica se afana a evidenciar.

Sin embargo, mientras ómicron acapara titulares basados en (todavía) hipótesis, otras variantes anteriores y todavía dominantes en España como la delta, sí están arrojando evidencia "relevante", comenta el doctor en Bioquímica y Biología Molecular, Javier Yanes.

En el último informe sobre el riego de las variantes de SARS-CoV-2 en España, elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y publicado este martes 30 de noviembre, los expertos señalan que "la variante dominante en estos momentos en España es la delta, asociada a una mayor transmisibilidad y una ligera disminución de la efectividad vacunal respecto a la variante alfa, que fue la más frecuente hasta la aparición de delta". 

El riesgo de delta para la población vacunada se considera "muy bajo", mientras que para las personas no vacunadas, el riesgo se considera "moderado" para la población general y "alto" para las personas vulnerables no vacunadas. "El resto de variantes ha descendido hasta niveles por debajo del 1%, por lo que en estos momentos no constituyen un motivo de preocupación", agrega el informe.

Sobre las variantes delta (detectada en india) y alfa (conocida anteriormente como británica) se ha publicado evidencia (datos reales) recientemente. Según recoge Yanes, un equipo dirigido por Pei-Yong Shi y Scott Weaver, de la Universidad de Texasha, ha descubierto que la mutación N501Y en la proteína S del virus "es la que permite a la variante alfa aumentar su infectividad en hámsters y en células del epitelio respiratorio humano, a través de una mayor afinidad por su receptor celular". Así lo exponen en un reciente artículo publicado en la revista 'Nature'.

En cuanto a la variante delta, que sigue siendo la variante dominante en España según el citado informa del CCAES, investigadores del Instituto de Virología Gladstone de San Francisco y de la Universidad de Berkeley (EE UU), dirigidos por Jennifer Doudna –codescubridora del sistema de edición genética CRISPR– han observado que la variante delta produce 50 veces más virus que el linaje original. "Es decir, que se reproduce más", explica Yanes. El biólogo recalca que este equipo ha creado un sistema que permitirá testar relativamente rápido el comportamiento de nuevas variantes.

Otro reciente estudio realizado en Japón y publicado en la revista 'Nature' ha demostrado que la mutación P681R de la proteína S de la variante delta aumenta su habilidad para infectar y también su patogenicidad, esto es, la gravedad con la que causa enfermedad.

Por otra parte, un equipo de científicos británicos, encabezados por la Universidad de Glasgow, hizo un análisis -publicado en Plos- para cuantificar la capacidad de las variantes alfa, beta y delta de evadir la inmunidad inducida por esas dos vacunas. El estudio indica que las vacunas de Pfizer y AstraZeneca conferían protección frente a las variantes de la covid-19, pero observaron "una menor neutralización de los anticuerpos" de las variantes beta y delta.

"Tomando en conjunto los dos últimos estudios, ahora sabemos que la variante delta infecta mejor, se reproduce mejor y provoca una enfermedad peor que el linaje original. Todos recordamos que en su momento se dijo en todas partes que no, que no provocaba peores síntomas. Se dijo cuando en realidad aún no se sabía nada", sostiene Yanes.

El dominio de la variante delta es "casi absoluto" en España, mientras que las variantes alfa, beta y gamma han disminuido su circulación a niveles muy bajos, reza el informe del CCAES. Respecto a otras variantes diferentes a ómicron y delta, el Ministerio afirma que "los niveles actuales de circulación de otras variantes que han ido consideradas previamente como "de preocupación" o "de interés" han ido disminuyendo desde la aparición de delta y se encuentran por debajo del 1% desde hace semanas por lo que en estos momentos el riesgo que pudieran suponer se considera muy bajo".

Porcentaje de cada tipo de variante por semana epidemiológica entre las semanas 1 y 45 (4 de enero a 14 de noviembre) de 2021 entre el número de muestras secuenciadas seleccionadas de forma aleatoria.
Porcentaje de cada tipo de variante por semana epidemiológica entre las semanas 1 y 45 (4 de enero a 14 de noviembre) de 2021 entre el número de muestras secuenciadas seleccionadas de forma aleatoria.
SIVIES / CCAES

No sería la primera vez que una cepa circula sin ser detectada. Por el momento se desconoce cuán lejos llegará la nueva variante ómicron, si logrará desplazar a la delta -la única que ha logrado ser prácticamente dominante en todo el mundo-, o si se perderá por el camino, como pasó con las variantes clasificadas "de interés" lambda (detectada por primera vez en Perú) y mu (detectada por primera vez en Colombia). Mientras tanto, de momento sí ha logrado acaparar la atención de los países, que han recuperado restricciones de las primeras olas de la pandemia y que no evitaron la transmisión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento