"Empecé a llorar, fue como volver a nacer": la Covid duplica los madrileños acogidos a la 'Segunda Oportunidad'

  • Esta ley permite cancelar el total o parte de las deudas a las personas insolventes.
  • A esta norma se pueden acoger autónomos, asalariados, pensionistas y todo tipo de particulares.
  • Expertos aseguran que "casi un 100% de los casos" la persona sale "beneficiada" con esta Ley de Segunda Oportunidad.
María Mercedes Díaz, testimonio sobre la Ley de Segunda Oportunidad.
María Mercedes Díaz, testimonio sobre la Ley de Segunda Oportunidad.
20minutos

Cada vez son más las personas que se encuentran en una situación de sobreendeudamiento como consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, o por otras causas personales, y que no pueden hacer frente a las mismas porque su situación laboral también ha empeorado al encontrarse en desempleo, en ERTE u otra circunstancia. En una realidad donde imperan las malas noticias y parece no haber lugar para soluciones, la Ley de Segunda Oportunidad está ganando protagonismo, que otorga la opción de cancelar el total o la mayoría de sus deudas a autónomos, asalariados, pensionistas y todo tipo de particulares.

"Cuando me dijeron que me habían perdonado la deuda empecé a llorar de alegría, fue una sensación de volver a nacer y poder empezar de cero", cuenta a 20minutos María Mercedes Díaz (Mer, como le gusta que le llamen) una mujer que, con cuatro hijos, tres de ellos menores de edad, ha tenido que hacer frente, ella sola, a una deuda que alcanzaba los 170.000 euros, generada por el padre de sus hijos que sufría problemas de ludopatía y que la dejó al frente de todas las responsabilidades, tanto familiares como económicas.

"He llegado a perder el piso donde vivíamos, no tenía nada ya. Por eso acudí a que me informaran de esta ley. Nunca tuve miedo porque no tengo nada que perder", señala Mer. Durante muchos años se demandó que España contara con una ley que permitiera que las personas físicas pudieran acogerse a los mismos beneficios con los que contaban las empresas cuando sus deudas fueran impagables. En el año 2015, se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad, con la que los particulares podían solicitar la exoneración o la condonación de esas deudas.

Esta ley se ha convertido en una gran herramienta legal a la que pueden acogerse aquellas personas que necesitan salir de una situación económica imposible de resolver y, así, poder retomar sus proyectos o su vida personal.

Para Mer han sido cuatros años de abogados e incertidumbre de lo que podía suceder con su deuda, sin embargo asegura que ella siempre ha estado tranquila porque le aseguraban que su caso saldría adelante. Acudió al despacho de abogados Repara tu Deuda, donde la asesoran y la guiaron durante todo el procedimiento para poder anular sus deudas.

"Al principio la gente no se lo creía, se pensaba que era un engaño", afirma Ana Isabel García Martín Directora Letrada de Repara tu Deuda. La abogada asegura que después de que se publicaran las sentencias ganadas y las declaraciones de las personas que han dejado su deuda atrás "la gente ha confiado mucho más". "Nosotros lo que hacíamos es informarles de todo, le enseñábamos la ley en el Boletín del Estado", añade.

La Covid duplicó el número de casos

Este procedimiento ha permitido que miles de familias en España puedan volver a iniciar una nueva vida, en el caso de la Comunidad de Madrid, ha existido un crecimiento relevante en los casos de la Ley de la Segunda Oportunidad. Mientras que en 2019 se realizaron 1.171 procedimientos, se observa que en el 2020 esta cifra ha crecido exponencialmente, llegando a los 2.820 casos.

"Al principio de la Covid recibimos un aluvión de llamadas para interesarse por esta ley. Sabemos que aunque lleva activa desde 2015, la 'Segunda Oportunidad' todavía sigue siendo una gran desconocida porque no se ha divulgado mucho", sostiene Ana Isabel.

Según datos de Repara tu Deuda, desde que entró en vigor esta Ley, en 2015, solo en la Comunidad de Madrid son más de 1.674 las personas en situación de sobreendeudamiento que han solicitado acogerse a esta Ley, lo que representa el 15,9% del total en España. Este balance sitúa a la región en el segundo puesto del ranking nacional, por detrás de Cataluña (3.954 solicitudes).

Familias que avalaron a sus hijos para la compra de un piso; negocios embargados tras la crisis; o cuentas bloqueadas por impagos de tarjetas de crédito o mini créditos, son los casos más habituales tras el perfil de los particulares y autónomos que iniciaron los trámites para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad en esta comunidad. "No es un trámite complicado, pero desde que se inicia hasta que se dicta un auto pasan unos meses", asegura Rocío Ruíz, abogada del despacho Iuris27 Abogados y Economistas.

"Es cierto que antes de la Covid había un gran número de personas que se encontraban en esta situación, pero si que es cierto que a raíz de la pandemia se ha incrementado exponencialmente el número de particulares que han solicitado acogerse a esta ley", afirma Ruíz.

Uno de estos casos es el de Encarna García, fue despedida de su trabajo y acumuló una deuda de 41.000 euros por impago a cuatro acreedores. "Tuve miedo, no sabía lo que me iba a encontrar pero no tenía otra solución. No tenía trabajo y con el desempleo no me llegaba", señala.

"Me dijeron que habían quitado deudas mayores", afirma Encarna, que después de tres años de no saber lo qué iba a pasar llegó la sentencia favorable: "Fue una alegría enorme donde solo me salía llorar, fue un descanso mental porque ha sido un acoso diario", añade.

Otro de los casos consultados es el de Javier Hernández, que fundó en 2014 una empresa de marketing online. Durante un tiempo, llegó a tener 40 trabajadores y varios años donde su negocio creció exponencialmente, sin embargo el proyecto no terminó de funcionar y se fue a la quiebra y entró en concurso de acreedores.

Fue entonces, cuando decidió recurrir a la Ley de Segunda Oportunidad, ya que podía demostrar que estaba en un estado de completa insolvencia, y debía al banco casi 150.000 euros. El juez entendió que Javier no tenía ningún recurso para pagar esa deuda de ninguna manera y tampoco podía responder con bienes (casa, coche…) y consideró que no había actuado de mala fe.

Expertos como Ruíz, aseguran que "casi un 100% de los casos" la persona sale "beneficiada": "Depende mucho de la casuística, pero si tienen alguno de estos problemas yo recomendaría que se acogieran a esta ley", añade.

Requisitos y procedimiento

Aunque no son demasiados, existen una serie de requisitos para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Estos son los siguientes: el primer requisito es actuar de buena fe, es decir, la persona que se acoge a este procedimiento debe acreditar que no es que no quiera hacer frente a sus deudas, sino que no puede. Otro de los requisitos es que las deudas no superen los 5 millones de euros; no haber cometido ciertos delitos económicos en los últimos 10 años; no haber sido condenado por una serie de delitos penales y no haber provocado ni empeorado la insolvencia.

Una vez que se cumplan estos aspectos, el autónomo podrá acceder a un proceso de renegociación de la deuda. No obstante, si la negociación no llegase a buen puerto se podrá solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho para cancelar las deudas que no se hayan podido pagar.

El procedimiento para acogerse a dicha ley se inicia con la solicitud de nombramiento de un mediador concursal, quien convoca a los acreedores y al deudor a fin de lograr un acuerdo extrajudicial de pagos. De no existir acuerdo, se tramita ante el juzgado competente un concurso consecutivo de acreedores que, de cumplirse con los requisitos legales, finalizará con la exoneración de las deudas, concediéndose el BEPI o lo que es lo mismo, la cancelación de la deuda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento