Cómo conseguir que una flor de pascua vuelva a florecer de una Navidad a otra

  • Es la reina indiscutible de la Navidad, se estima que cada año se venden unos 100 millones de ejemplares.
  • Para que retornen sus características hojas rojas hay que recrear las condiciones de insolación y oscuridad que se dan en el ‘invierno’ tropical de los países de donde es originaria.
Flor de pascua.
Flor de pascua.
PIXABAY

Es la reina de todas las navidades, hasta tal punto que se estima que cada año se venden unos cien millones de ejemplares de flores de pascua en todo el mundo. Procede de México y Centroamérica y se la conoce por diversos nombres. En México, por ejemplo, se llama Pascuero, en Argentina la denominan Estrella Federal y otro de los más comunes, Poinsettia, lo adoptó de Joel Roberts Poinsett al que debe gran parte de su fama ya que éste fue embajador de Estados Unidos en México y la admiró tanto que la popularizó en el norte de América.

Por su color la conocerás. El toque que hace único a la flor de pascua son sus llamativas hojas de colores. Se llaman brácteas y aunque muchas personas piensan que son las flores de esta planta nada más lejos de la realidad. Al contrario, hay que fijarse mucho para distinguir las auténticas flores, que son muy pequeñas y de poco interés. Estas hojas las podemos encontrar en diversos colores desde el blanco y el amarillo hasta el rosa y el salmón pero, sin lugar a duda, las de color rojo son esas por las que ha conseguido que su popularidad dé la vuelta al mundo.

A pesar de su hermosa apariencia hay mucha gente que se olvida de ella tras fiestas y que la relega a un segundo plano (o incluso a la basura) creyendo que no va a volver a florecer. Sin embargo, bien cuidada y siguiendo unos cuantos consejos que te vamos a contar a continuación puede vivir durante muchos años y mostrar de nuevo hojas rojas en la siguiente Navidad.

¿Qué debemos hacer para conservar esta planta de una Navidad a la siguiente y conseguir que vuelva a mostrar su espectaculares brácteas rojas? Se trata, básicamente, de recrear las condiciones de insolación y oscuridad que se dan en el ‘invierno’ tropical de los países de donde es originaria.

Tras su época de floración durante la temporada de Navidad la planta va a necesitar entrar en reposo vegetativo. Empezaremos por reducir los riegos a uno por semana y colocar la planta en un lugar fresco y alejado de fuentes de calor como la calefacción. Esta va a ser una época de descanso para ella y por ello necesita estar apartada de radiadores y aires acondicionados.

También es básico podar la Poinsettia. Este paso generalmente se realizará a finales de enero y deben cortarse las ramas a unos 10 centímetros haciendo cortes diagonales. Esta poda hay que hacerla una vez que la planta ha perdido sus hojas rojas. Con la llegada de la primavera se recomienda trasplantar la Flor de Pascua y utilizar un sustrato rico en nutrientes.

El paso más importante lo realizaremos en los meses de septiembre y octubre en los que debemos someter a la planta a un proceso de oscuridad para incentivar su floración. ¿Cómo se consigue esto? Pues privándola de luz con un paño, una caja de cartón o dentro de una habitación totalmente cerrada durante al menos 12 horas al día. De esta forma se imitan los días cortos que conoce la planta en su hábitat natural.

Si todos estos pasos se siguen correctamente, de nuevo en el mes de diciembre veremos que las hojas rojas comienzan de nuevo a florecer y será entonces, con la floración inducida, cuando podremos dejarla en un sitio normal y con luz incluso de noche.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento