> Qué cuidados necesitan las orquídeas y cómo podemos conseguir que vuelvan a florecer

Qué cuidados necesitan las orquídeas y cómo podemos conseguir que vuelvan a florecer

  • Aman los ambientes luminosos pero no el sol directo y como buena planta tropical necesita humedad ambiental.
  • Una buena manera para saber si la orquídea necesita riego es observar el sustrato a través de una maceta transparente.
Una orquídea en plena floración.
Una orquídea en plena floración.
PIXABAY

Son plantas tan hermosas y llamativas como delicadas y, por esta misma razón, necesitan unos cuidados específicos para mantenerse en perfecto estado, que se centran en tres aspectos fundamentales: la luz, la temperatura ambiental y la humedad. Originarias de Taiwán, Filipinas, Australia y las islas del océano Índico existen numerosas especies aunque la más comercial y la que suele proliferar más en los hogares es la llamada Phalaenopsis, conocida también como ‘orquídea de mariposa’.

Es habitual que quien posee una orquídea tienda a pensar que una vez que ha perdido sus bellas flores ya ha cumplido con su ciclo vital y va a resulta casi imposible lograr que éstas vuelvan a salir. Pero lo cierto es que bien cuidadas se puede conseguir que florezcan, incluso, más de una vez al año. Estos son algunos consejos prácticos para conseguirlo.

Usar macetas transparentes

Es muy frecuente que cuando adquirimos una orquídea ésta se encuentre en una maceta de plástico transparente, algo que tiene su razón de ser. Por un lado, permite controlar el estado de las raíces de la planta y su buena salud; y por otro, que acceda a ellas la luz del sol para que consigan los nutrientes que necesitan. No hay que cometer, por tanto, el error de trasplantarlas a una maceta convencional, es mejor mantenerlas en ese recipiente transparente y, si se desea, adquirir otro más decorativo y de mayor tamaño, también de plástico o cristal, para colocar el primero dentro.

Cortezas como sustrato

La orquídea es una planta epifita, esto quiere decir que en su hábitat natural crece sobre otras plantas y árboles con ayuda de sus raíces, así que es aconsejable conservarlas en entornos con condiciones similares. Una propuesta es la de utilizar dentro de la maceta pedazos de cortezas de pino como sustrato que dejan más espacio a las raíces para desarrollarse y, además, absorben en exceso de humedad evitando que la planta se encharque. Como buena planta tropical necesita de la humedad ambiental pero sin un sustrato mojado.

Mucha claridad y poco sol directo

Las orquídeas aman los ambientes luminosos pero no el sol directo. Cuanta más luz tenga el espacio donde se coloque más probabilidades tendrá de florecer en su siguiente periodo activo. Lo ideal, por tanto, será colocarla cerca de una ventana o cristalera donde reciba el mayor número de horas de luz cada día para que estimule su floración.

La humedad adecuada

Estas plantas necesitan de una alta humedad ambiental pero no excederse con el riego del sustrato. Por lo tanto, en invierno si se vive en un clima húmedo es mejor regarlas poco; si el clima es seco, bastará con una vez por semana. Una buena manera para saber si la orquídea necesita riego es observar el sustrato a través de la maceta transparente. Si se encuentra seco, se puede echar agua siempre eliminando la que quede en el plato o recipiente exterior una vez que ésta se drene por los agujeros de la maceta.

La humedad ideal que necesitan estas plantas oscila entre el 40 y el 70% por lo que en ambientes realmente secos un buen remedio puede ser el de pulverizar agua sobre sus hojas y tallos.

Abono

El abono también resulta imprescindible si se busca una nueva floración de la orquídea. Hay en el mercado abonos específicos para estas plantas que se pueden añadir al agua del riego siguiendo siempre las indicaciones y cantidades que recomiende el fabricante. Lo ideal es hacerlo coincidir con la etapa de crecimiento de la planta y descansar en la época de letargo.

Estimular la floración con el contraste de temperatura

En las semanas previas a la llegada de la primavera - época habitual para la floración de las orquídeas- los expertos recomiendan aplicar a la planta un contraste término para estimular su floración. La temperatura no debería bajar de los 10 grados mientras que la alta nunca debería exceder de los 30. Una manera de conseguirlo es abriendo una ventana cercana a la planta por las noches o colocándola en la zona más fresca de la casa. Mientras que durante el día se la devolverá a su lugar habitual para que absorba luz y calor. Con estas oscilaciones de temperatura se recrea de alguna forma las condiciones que experimentan en su hábitat natural.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento