El CSIF denuncia que están en el aire los contratos de 50.000 sanitarios y pide a Sanidad 4.000 millones para la plantilla

Varias personas hacen cola en el centro de salud de Gines (Sevilla).
Un centro de Atención Primaria en Sevilla.
B. R.

El sindicato principal de los funcionarios CSIF ha denunciado este lunes que de aquí a final de año podrían ser despedidos alrededor de 5.000 médicos y enfermeros en todas las comunidades, que fueron contratados como "refuerzo" frente a la Covid. Aunque la pandemia remite, aseguran que la Atención Primaria sigue saturada por bajas de los sanitarios -también por Covid persistente- y por el aluvión de consultas ahora que los centros de salud han vuelto a abrir. Según afirman, la lista de espera es de 15 a 20 días para tener consulta con un médico de cabecera. Piden al Ministerio de Sanidad 4.000 millones de euros para que las comunidades puedan contratar personal sanitario como para situar a España en la media de la UE.

El presidente del sector de Sanidad de CSIF, Fernando Hontanga, ha mostrado una "preocupación máxima por la situación de los centros de salud" durante una rueda de prensa justo en el arranque de la semana en el que las comunidades empezarán la campaña de vacunación contra la gripe estacional, a la que se añade la administración simultánea de una tercera dosis contra la Covid a la población general mayor de 70 años. Esto, ha dicho, contribuye aún más a la sobrecarga de los centros de salud, que podría empeorar todavía más si las comunidades terminan despidiendo a los casi 50.000 profesionales que contrataron por la pandemia. 

"No tenemos asegurada la prorroga de 50,000 contratos en todas las comunidades", ha denunciado Hontanga, que ha indicado que esta cifra serviría solo para "igualarnos a las tasas parecidas en el entorno europeo", no para alcanzar a los países más dotados, como Alemania.

Según ha explicado el representante de CSIF citando datos del Ministerio de Sanidad, durante la primera ola las comunidades contrataron a unos 94.000 sanitarios de todas las categorías. En los últimos meses no se han renovado contratos a unos 13.000, lo mismo que le podría suceder a otros 50.000 profesionales sanitarios de aquí a final de año. Sus contratos dependen de la pandemia, que parece definitivamente doblegada, de manera que podrían no ser renovados, aun cuando el sindicatos asegura que siguen siendo necesarios en centros de salud que todavía están desbordados.

"El inicio de la campaña de la gripe, la situación ya crónica de la Atención Primaria y la que ha generado la Covid, la falta de profesionales, el aumento de la lista de espera, la no cobertura de suplencias por el gran número de profesionales de baja, algunos con Covid persistente...", ha enumerado Hontanga para definir una "tormenta perfecta" en la Atención Primaria que en breve tratarán de que empiece a resolverse con una mayor dotación presupuestaria de la que plantea el Gobierno para 2022. "Faltan en lo inmediato 9.500 médicos, 28.000 profesionales de enfermería en Atención Primaria y miles de profesionales muy necesarios, como trabajadores sociales, matronas y administrativos", ha indicado.

Reunión en Sanidad

El CSIF se reunirá la semana que viene con el Ministerio de Sanidad para pedir que los Presupuestos de 2022 que ahora están en el Congreso incluyan una partida de 4.000 millones "para afrontar una reforma completa de la Atención Primaria". Según este sindicato, esta es la cantidad necesaria para que las comunidades puedan contratar a médicos y enfermeros "para igualarnos a la media europea".

Por otra parte, Hontanga ha puesto quizá los primeros deberes al nuevo Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, según pactaron la semana pasada el PSOE y el PP. Ha anunciado que le van a pedir una investigación para conocer exactamente el estado de la Atención Primaria, frente al "secretismo" de las comunidades por lo que respecta a la contratación y despidos del personal sanitario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento