Estudios que cita Sanidad calculan que la protección de vacunas contra la Covid se reduce a partir de cuatro o seis meses

El 76,9% de la población española ya ha recibido la pauta completa de vacunación contra el COVID-19
Un hombre recibe una vacuna contra la Covid
Jesús Hellín
El 76,9% de la población española ya ha recibido la pauta completa de vacunación contra el COVID-19

Entre cuatro y seis meses. Varios estudios realizados en diversos países sobre grupos distintos de población han fijado esta horquilla temporal como el plazo más común en el que las vacunas de la Covid empiezan a perder efectividad contra el virus, arrojando luz a una de las grandes incógnitas desde que se desarrollaron las vacunas: cuánto tiempo duraría la inmunidad que confieren. Ahora, el Ministerio de Sanidad los toma como referencia en la última actualización de la Estrategia de Vacunación para justificar la administración de  dosis de recuerdo a población sana, que de momento se pondrán a los mayores de 70 años a los seis meses después de que recibieran la segunda dosis.

Cuánto dura la inmunidad de las vacunas contra la Covid era una pregunta que hasta hace muy poco ni expertos ni responsables políticos sabían responder. Al principio, era un misterio secundario, que fue pasando a primer plazo a medida que los países de rentas altas empezaron a pensar en la conveniencia de revacunar a distintos grupos de población más vulnerables a la Covid.

Según el documento de Sanidad, la respuesta la dan varios estudios realizados en otros países y también por los distintos laboratorios en los que el plazo más frecuente para el inicio de la pérdida de inmunidad oscila entre los cuatro y los seis meses, aunque algunos lo fijan antes y otros después. De momento, en España, el Instituto de Salud Carlos III está estudiando el comportamiento de la inmunidad entre personas que viven en residencia de ancianos, cuyos "resultados preliminares", dice el Ministerio, "muestran una caída de la efectividad de la vacunación", de manera que para ellos se recomienda una dosis adicional, también a los seis meses de completar la pauta.

Más concluyentes son otros citados en la actualización de la Estrategia de Vacunación, entre ellos una investigación de Pfizer concluyó a que a partir de los cuatro meses después de recibir la segunda dosis la protección frente al virus de su vacuna empezaba a disminuir a razón de un 6% cada dos meses aproximadamente, pasando de 91% a 87% del cuatro al sexto mes.

Moderna fija en seis meses el momento en que empezó a caer la inmunidad de su vacuna, tanto para prevenir la enfermedad asintomática o de tipo grave y para todas las variantes, aunque a diferencia del anterior en este caso sí había una diferencia de edad: la protección caía en menor medida entre la población mayor de 56 años que en la que está entre 18 y 55 años.

De los siete estudios que cita el Ministerio de Sanidad en su documento, la mayor duración de la inmunidad fue la halló Jonhson&Johson de su vacuna -la monodosis de Janssen-, que ya de por sí es la que menos protección ofrecía de las cuatro que se han inoculado en España. En este caso, el laboratorio estadounidense determinó que las respuestas inmunes "decaen mínimamente durante los ocho meses" en los que se hizo seguimiento, especialmente cuando se encontraban con la variante delta.

Reino Unido, EEUU e Israel

Además de las investigaciones de las farmacéuticas, el documento de Sanidad cita otros realizados sobre distintos grupos de población y en distintos países que por lo general fijan entre los cuatro meses y el medio año la duración intacta de la inmunidad. Salvo uno, el que se hizo en el Reino Unido con ciudadanos con una media de edad de 63 años que recibieron la vacuna de AstraZeneca, que determinó que a partir de los dos meses empezaba a descender. Se vio una reducción de los niveles de anticuerpos en cinco veces comparando entre los días 21 y 41 desde la segunda dosis y 70 días o más.

También del Reino Unido es otro estudio que concluyó que los anticuerpos de personas vacunadas con Pfizer y AstraZeneca empezaron a descender -en un 13%- a los cinco meses cuando la variante que predominaba era la alfa (británica) mientras que se recortó un 26% a los cuatro meses de la pauta completa cuando el predominio fue de la variante delta.

Por su parte, una investigación en residencias de ancianos realizado en Estados Unidos fijó en tres o cuatro meses la efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna, cuando se notó un descenso de la protección del 21,6%, mientras que otro realizado en este mismo país aumentó la duración de la inmunidad entre el personal sanitario. A los cuatro meses, descendió del 91% al 85% y un mes más tarde era del 73%.

Por último, Sanidad tiene en cuenta una investigación que se llevó a cabo en Israel sobre una población con edad media de 47 años y entre la que se vio que la tasa de positividad que arrojaron las pruebas diagnósticas de Covid aumentó a partir de los 4,8 meses después de haber recibido la segunda dosis.

Dosis adicional a partir del día 28

De momento el único colectivo entre la población general y sana al que va a empezar a administrar la tercera dosis de recuerdo son los mayores de 70 años. Las personas vulnerables por enfermedad grave o los mayores que viven en residencias reciben una dosis adicional para tratar de igualar la protección que genera su sistema inmune debilitado a la de personas más jóvenes o sin problemas de salud. Aunque los residentes la reciben pasado los seis meses, en el caso de las personas con patologías el plazo se reduce y se recomienda la dosis adicional "a partir de los 28 días de la segunda dosis", en línea con lo que dicen otros estudios centrados en la duración de la inmunidad de personas con sistemas inmunitarios deficitarios.

Para el Ministerio de Sanidad, la menor respuesta inmune se da entre personas con trasplante de órgano sólido, aunque también entre personas que reciben ciertos tratamientos inmunosupresores. En el primer caso, cita estudios en los que se ministró una tercera dosis a trasplantados de riñón, hígado, pulmón y corazón a los 62, 67 y a los 83 días de la segunda dosis y que evidenciaron un aumento de anticuerpos.

En el caso de personas en hemodiálisis o diálisis peritoneal, otra investigación indica que el 84,1% alcanzaron un nivel adecuado de anticuerpos y que el 41% de quienes no lo logró lo consiguió con una dosis adicional administrada 30 días después de la segunda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento