Vivir en la calle con problemas de salud: "Hay personas con cáncer sin quimio por no tener dónde pasar la convalecencia"

  • Este domingo se celebra el Día Mundial del Sinhogarismo.
  • Hogar Sí ofrece un programa de viviendas específico para personas enfermas, convalecientes o en estado terminal. 
  • La ONG reclama al Gobierno que tenga en cuenta este fenómeno en los Presupuestos y en la futura Ley de Vivienda.
Un cliente del Espacio Salud de la ONG HOGAR SÍ.
Un cliente del Espacio Salud de la ONG Hogar Sí.
CEDIDA POR HOGAR SÍ

Luis tiene 48 años y prácticamente la mitad los ha pasado sin un techo bajo el que cobijarse. Con VIH, en ese tiempo su estado ha ido empeorando, cayendo también en una depresión. Fran, de 62, dormía en un local abandonado cuando sufrió una infección derivada de un problema en la pierna. Fue tratado en el hospital pero tras recibir el alta volvió a la calle. Y Francisco Jesús, de 64, se vio hace más de un año sin tener a dónde ir tras fuertes desencuentros con su hijo, con el que convivía. Por aquellas fechas los riñones ya le fallaban y ha acabado necesitando un trasplante y mientras, en diálisis

Estos tres hombres han encontrado una salida gracias a las viviendas para la recuperación de la salud que Hogar Sí ofrece a personas que no tienen casa y que están enfermas, en proceso de convalecencia o en estado terminal y que requieren de cuidados paliativos. La ONG, que con motivo este domingo del Día Mundial del Sinhogarismo ha lanzado la campaña #LasLlaves y ha enviado una carta al presidente del Gobierno exigiéndole medidas para erradicar este fenómeno, pone de relieve que las personas sin hogar tienen una tasa de mortalidad tres veces más alta que la del resto de la población, sufren más dolencias graves y tienen muchas más dificultades para cuidarse.

"Me derivaron aquí para cambiar de vida y empezar a ser yo. Aunque el VIH esté avanzado quiero seguir luchando. El tiempo que me quede quiero vivirlo como una persona normal. Me están ayudando a salir adelante de la depresión, a aprender a comer bien, voy al psiquiatra, me dan la medicación...", relata Luis, cliente -como Hogar Sí llama a los beneficiarios de sus servicios- de un piso en Murcia. En la misma región se encuentra Fran, que coincide en que el programa, denominado Espacio Salud, le ha cambiado la vida: "A veces tengo pensamientos de los que me quiero deshacer. Me siento bien porque si necesito apoyo las técnicas me las dan. Aquí tenemos médicos, ATS, psicólogos…". 

La derivación a esta solución la realizan los Servicios Sociales, los Servicios de Salud o entidades que trabajan en el ámbito del sinhogarismo. En el caso de Francisco Jesús llegó a ella a través de Cruz Roja. Él ocupa desde hace trece meses una de las plazas que se ofrecen en Córdoba. Allí va a buscarle una ambulancia tres días a la semana para llevarle al hospital en el que recibe la diálisis. Tener un lugar en el que residir le permite mantener la rutina del tratamiento. "Aquí he tenido techo, abrigo y sustento", enumera este salvadoreño y suma a la lista el acceso a unas medicinas que de otra forma no podría costearse. La asistente social que se ocupa de su caso también le está apoyando en la tramitación de los papeles para regularizar su situación en España. 

"Aunque el VIH esté avanzado quiero seguir luchando. El tiempo que me quede quiero vivirlo como una persona normal"

"Este servicio se pone en marcha ante la evidencia científica de los efectos que tiene el sinhogarismo en la salud de quienes lo padecen. Todas su necesidades de apoyo -personales, materiales, de infraestructuras…- no están cubiertas para afrontar una enfermedad ni un proceso de convalecencia y no tienen un lugar específico para poder ser atendidos. Nos encontramos con personas que tienen un cáncer que podría ser tratable mediante quimio pero que no la reciben porque no tienen un lugar en el que pasar después la convalecencia. O con diabéticos que cómo van a conservar la insulina, que tiene que estar en la nevera", señala Patricia Gómez, directora de las soluciones de salud de Hogar Sí. 

La iniciativa arrancó en 2016 en Murcia, que cuenta con 15 plazas, y en la Comunidad de Madrid, con 60 en licitación pública, y en 2018 llegó a Córdoba, donde hay capacidad para 11 clientes. Dispone de financiación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y los Ejecutivos regionales y el objetivo es ir extendiéndola a otras ciudades españolas. Su planteamiento pasa por huir de la idea de centro y aproximarse lo más posible a la de un piso compartido, apostando por la convivencia como vía para que las personas mejoren sus competencias sociales.

Una intervención integral

carta a pedro sánchez

  • El director general de Hogar Sí, José Manuel Caballol, ha remitido una carta al presidente, Pedro Sánchez. Entre las propuestas que le plantea se encuentra el dotar de dinero la nueva Estrategia para personas sin hogar 2022-2025 a través de los Presupuestos Generales que el Gobierno presentará en los próximos días. La fundación también celebra la futura Ley de Vivienda y plantea que atienda adecuadamente el problema del sinhogarismo, fundamentalmente con la adaptación de los requisitos para que los afectados puedan acceder a prestaciones y ayudas, así como la habilitación a los servicios sociales públicos o entidades del tercer sector acreditadas a declarar la condición de sinhogarismo. Por otro lado, Hogar Sí propone impulsar soluciones basadas en viviendas normalizadas en entornos comunitarios, siendo esto condición para los fondos estatales. La organización destaca además que los fondos europeos de recuperación representan una oportunidad para "lograr una recuperación justa e inclusiva" tras la pandemia y plantea la necesidad de financiar no solo la vivienda sino los apoyos que estas personas puedan necesitar.

La solución que ofrece Espacio Salud es de carácter temporal pero quienes llegan al programa no lo abandonan hasta que "todas las esferas de su vida estén mejoradas". "No hay una duración máxima. Están el tiempo que sea necesario. Entran por un motivo sanitario pero aunque este se solucione queremos que salgan con el resto de áreas cubiertas. Ofrecemos una respuesta que combina la intervención psicosocial para acceder a un alojamiento, a prestaciones, a la integración en la comunidad… Se trata de ir haciéndoles dueños de su proceso, de la toma de decisiones y de los derechos que como ciudadanos todos tenemos y que cuando estás en situación de calle pierdes por completo", explica Patricia Gómez. 

Francisco Jesús se muestra un tanto inquieto ante esa salida, un vértigo comprensible después de más de un año en un programa que le aporta seguridad. "Con mi enfermedad y mi edad es complicado encontrar un empleo. Pero un trabajo suave sí podría desempeñarlo. Siempre he sido un hombre de arranque", afirma. Fran también asegura encontrarse "útil todavía" y Luis está ahorrando "dinero de la paga" para cuando salga "poder ser una persona como otra cualquiera": "Me ha cambiado la vida y quiero que mi familia lo sepa".

Un cliente, en la enfermería del Espacio Salud de Hogar Sí.
Un cliente, en la enfermería del Espacio Salud de Hogar Sí.
CEDIDA POR HOGAR SÍ

Luis, Fran y Francisco Jesús ponen voz a "un problema con el que es posible acabar" y cuyo arreglo radica en "garantizar el derecho a la vivienda". Así lo refleja la campaña #LasLlaves que Hogar Sí ha puesto en marcha. El spot de la campaña cuenta la historia de una persona que gracias a los programas de la fundación ha encontrado finalmente las llaves de su casa. "Si todos ayudamos, podemos encontrar las llaves de don Julián y de muchas más personas. En Hogar Sí trabajamos para que nadie viva en la calle. Y lo estamos consiguiendo", comenta el vídeo.  

La iniciativa invita a reflexionar sobre lo que significa tener las llaves de un hogar, y las cosas cotidianas que representa, como el poder cerrar la puerta y sentirse seguro y protegido o el poder descansar adecuadamente. Sin embargo se estima que más de 33.000 personas en España ven vulnerado el derecho a una vivienda, y en muchas ocasiones también el derecho a la salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento