Rafa, tras casi diez años viviendo en la calle: "Hacerme responsable de un piso mejoró mi autoestima"

Rafa, en el piso que el programa 'Housing First' de la ONG Hogar Sí le adjudicó en Zaragoza.
Rafa, en el piso que el programa 'Housing First' de la ONG Hogar Sí le adjudicó en Zaragoza.
HOGARSI.ORG

A Rafa, el destino le ha dado una segunda oportunidad. Trabajador de la construcción, en 2008, con más de cuarenta años, se quedó en el paro y acabó viviendo en la calle durante casi una década. La salida de esa situación le llegó cuando fue seleccionado para el programa Housing First de la ONG Hogar Sí. Este jueves, con motivo del Día Mundial del Sinhogarismo y en el marco del quinto aniversario de aquella iniciativa, relata su historia, con desparpajo, pero sin querer detenerse en exceso en algunos detalles, porque hay cosas que duele recordar.

"Ni la miseria, ni el miedo a que te peguen una paliza, ni la indiferencia de la gente... La mayor tortura de acabar en la calle es perder la identidad y la identidad te la da el trabajo", lamenta. "La mayor tortura", repite con pena. "Uno siente que no es útil. La programación que tenemos en la cabeza es la de trabajar para ser una persona de bien. Es cuando te sientes parte de la sociedad", sigue.

A sus 59 años, Rafa atiende la llamada de 20minutos desde uno de los diez pisos que la organización tiene en Zaragoza, la que es su casa desde hace dos años y medio. A ella llegó, reconoce, con escepticismo, sin creerse del todo que las llaves que le estaban entregando abrían las puertas de una nueva vida. Pero así fue. "El hacerme responsable de un piso mejoró mi autoestima. Me ayudó de tal manera que a los dos meses dejé de beber y superé la cirrosis", cuenta. "El piso fue la motivación fundamental para que yo dijera basta e hiciera un pacto conmigo mismo", continúa.

Compromisos

Un pacto consigo mismo y con Hogar Sí, con la que se comprometió a aceptar al menos una visita a la semana del equipo de la ONG y mantener entrevistas de evaluación y a respetar las reglas  de convivencia en la comunidad y hacer un uso adecuado de la vivienda. Al contar con el Ingreso Aragonés de Inserción, ayuda cuya finalidad es lograr la integración social y laboral de personas en estado de necesidad, debe además aportar el 30% de lo que cobra. En el caso de beneficiarios sin ninguna renta, el programa cubre el alquiler y las necesidades básicas, sin límite de tiempo.

"Es un proceso de ir recuperando aspectos que tienen muy perdidos. La autoestima, realizar procesos autónomos, una red de apoyo, el desarrollo cultural... hasta las habilidades sociales", apunta Beatriz Hernández, la profesional de referencia de este cliente, como la entidad se refiere a ellos. "Incluso la salud", añade también al otro lado del teléfono, porque "tener un espacio que les permita cuidarse es importante".

Rafa solo tiene palabras de agradecimiento para esta trabajadora social, con la que lleva desde el principio, y para Housing First en general, y es consciente de la suerte que ha corrido. El método está dirigido a las personas sin hogar con mayores dificultades. Puede acceder gente que lleve más de dos años sin un techo y sin acudir a recursos y que esté en dos de estas circunstancias: tener una adicción activa, un problema de salud mental o una discapacidad.

A partir de ahí, "es por sorteo", apuntan ambos, y "hay una cola enorme". "Muchos necesitan esto. Participo en un centro cívico y sé lo que hay. No me he alejado de la realidad", explica él, a quien si hace once años le fue imposible acceder a un nuevo empleo, "adelantado por trabajadores más jóvenes", rozando los 60 no le va a ir mejor en el mercado laboral. Por eso ha decidido dedicar su tiempo a colaborar con diferentes colectivos. Es lo que llama "ayudar al ayudador".

En España hay unas 31.000 personas en la situación en la que Rafa estaba. En su intención de luchar contra este problema y de concienciar a la sociedad, Hogar Sí se ha sumado este año a la campaña internacional La noche sin hogar e insta a dormir a la intemperie el 7 de diciembre. El evento, cuyos detalles se recogen en lanochesinhogar.org, será en Madrid y se espera que sirva para poner en la agenda un desafío "con el que se puede acabar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento