Malasmadres: "La Mesa de los Cuidados es un gran paso pero hay que avanzar en conciliación desde el terreno laboral"

Laura Baena, presidenta de Malas Madres y embajadora de la categoría 'Crianza y Conciliación' de los Premios 20Blogs.
Laura Baena, presidenta de Malasmadres.
Jorge París

La Mesa asesora para los Cuidados ha quedado constituida este lunes como un espacio de participación a nivel estatal para el diseño, propuesta e impulso de políticas públicas en esta materia y con la conciliación y la corresponsabilidad como objetivos desde una perspectiva de género. A la reunión, presidida por la ministra de Igualdad, Irene Montero, han asistido representantes institucionales, agentes sociales y un panel de expertas, que tienen como misión trazar una hoja de ruta para que "el derecho al cuidado sea universal" y deje de ser una tarea que recaiga principalmente y de forma invisibilizada sobre las mujeres.

"Queremos que la crianza, la maternidad o el cuidado de nuestros mayores y personas dependientes deje de ser una carrera llena de obstáculos y pase a ser un derecho", ha afirmado Montero, un derecho "de las personas que son cuidadas y de las personas que cuidan". "Queremos respetar, proteger y dignificar tareas que hasta ahora han sido invisibilizadas por el conjunto de nuestra sociedad. No vamos a tener igualdad si no la alcanzamos también en la cocina, en la crianza o en cualquier actividad relacionada con los cuidados", ha agregado.

Entre el medio centenar de entidades participantes en la mesa se encuentra el Club de Malasmadres, que ha estado representado por su fundadora y presidenta, Laura Baena. "Creemos que este es un gran paso para poner los cuidados en el centro y avanzar como sociedad, pero para nuestro colectivo es fundamental dar pasos a favor de la conciliación desde el terreno laboral", ha comentado la también presidenta de la Asociación Yo No Renuncio. 

Las propuestas que esta organización ha planteado pasan por compactar las jornadas, adaptarlas a los horarios escolares y, sobre todo, por la flexibilidad y el trabajo por objetivos. También defiende la necesidad de diseñar planes de reincorporación laboral tras los permisos de maternidad para que las madres no se vean perjudicadas y el teletrabajo semipresencial y regulado, "que no aleje a las mujeres de los centros donde se toman las decisiones pero que permita una protección al cuidado cuando un hijo o una hija enferma".

"Se ha demostrado que las reducciones de jornada y excedencias son una trampa más de la conciliación inexistente"

Para fomentar esas medidas laborales, Yo No Renuncio apuesta por otorgar incentivos fiscales a las empresas que las implanten y por hacer un seguimiento, con registro por sexos, de los perfiles que las solicitan. De esta forma pretende corregir el hecho de que solo sean las mujeres las que opten a ellas. No en vano, según el Instituto Nacional de Estadística, el 94% de quienes piden reducciones de jornada por cuidado de hijos o mayores son trabajadoras. 

En sentido opuesto, Baena ha abogado por acabar con las reducciones de jornada y excedencias. "En su día fueron medidas positivas, pero se ha demostrado que no funcionan y que son una trampa más de la conciliación inexistente, invisibilizando a la mujer e incluso empujándola a renunciar", ha argumentado.

Campañas de concienciación y Pacto de Estado

Yo No Renuncio considera igualmente fundamental impulsar campañas para dar a conocer a la ciudadanía y a las familias sus derechos laborales relacionados con la conciliación y la corresponsabilidad, incluso desde los colegios. "Todavía nos queda mucho que aprender como sociedad", ha señalado su presidenta.

La asociación demanda además desde hace años un Pacto de Estado a favor de la conciliación, que involucre al Gobierno, las empresas, los sindicatos y las familias, que permita frenar la caída en picado de la natalidad en España.

Las reivindicaciones planteadas este lunes por Laura Baena se sustentan en los datos que arrojan los últimos estudios realizados por la organización y el balance de los casos atendidos en el Teléfono Amarillo de la Conciliación, su servicio de asesoramiento. Esas cifras apuntan que el 22% de las madres renunció a todo o parte de su trabajo durante 2020 para cuidar de sus hijos y al 37% se le denegó la opción de teletrabajar a pesar de realizar tareas compatibles con el trabajo a distancia.

"Es el momento de poner en marcha lo aprendido durante la pandemia, de revisar el actual modelo laboral y fomentar la flexibilidad, con medidas que permitan a las mujeres y a los hombres conciliar su vida personal y profesional, así como la corresponsabilidad en el reparto de los cuidados y las tareas del hogar", ha concluido Baena.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento