Alternativas a las escuelas infantiles que funcionan (casi) como un hogar

  • En algunas comunidades, este servicio es gratuito.
Una educadora observa a varios pequeños a su cargo en el interior de una escuela infantil en Ourense, Galicia.
Una educadora observa a varios pequeños a su cargo en el interior de una escuela infantil en Ourense, Galicia.
EFE

La mayor cercanía, el precio asequible o gratuito y un clima más hogareño están impulsando a muchas familias a elegir otras alternativas a las escuelas infantiles: son las casas nido o de niños que se han ido afianzando en el tiempo en el ámbito rural y urbano.

En España no existe una regulación a nivel estatal, pero hay comunidades que están legislando estas modalidades de atención a la infancia e intentando desarrollarlas en su territorio. Son múltiples y variadas, pero algunas tienen ya un largo recorrido y solidez, como es el caso de las casas de niños de Madrid, Galicia, Cataluña y Navarra.

Profesionales de algunos de estos centros explican este modelo frente a las escuelas infantiles, la mayoría de las cuales nació para responder al déficit de plazas en las zonas rurales, tienen un horario menor, no siempre disponen de comedor y pueden agrupar niños nacidos en distintos años por razones tanto de organización como pedagógicas.

Un servicio gratuito muy desconocido en la Comunidad de Madrid

En la Comunidad de Madrid, las Casas de Niños surgieron con esta última finalidad, pero hoy se han extendido a la capital, explica Sira, directora de una de estos centros en el distrito de Usera, uno de los más deprimidos del municipio y que en el mismo edificio acoge dos aulas de Casa de Niños y una Escuela Infantil, algo poco habitual.

Los bebés tienen horario de 09.00 a 13.00 horas, no se quedan a comer, el servicio es gratuito para las familias y el proyecto educativo es el mismo que el de la escuela. La diferencia es la rutina día a día, que es más tranquila o relajada.

En declaraciones, Sira destaca que los padres suelen utilizar este recurso como un respiro de unas horas y evitar que su hijo esté ocho horas en un centro, pero también son frecuentes las madres que trabajan en puestos muy precarios (limpieza, ayuda a domicilio...) y tienen jornadas laborales cortas.

Según Sira, no hay mucha demanda por dos razones: desconocimiento de este modelo y que la mayoría de las familias necesitan cubrir toda la jornada laboral, a no ser que tengan ayuda externa.

Una metodología más abierta, menos rígida

La casa de niños fue la opción elegida por Violeta para comenzar la escolarización de su hijo porque permitía que empezara a tener una socialización con niños de su edad con una metodología abierta, menos rígida que una escuela infantil, y en un entorno más amigable, según explica.

"Tenían un huertito y la interacción de las maestras no era dirigida, sino bastante libre", explica Violeta, a quien no le gustaba el concepto de "guardería". En su Casa de Niños, ubicada en el centro de Madrid, estaba tres horas, "un horario que podía permitirme porque la abuela completaba con sus cuidados mi jornada laboral".

Casas nido en Galicia: una "prolongación" del amor del hogar

En Galicia, las madres de día o casas nido hace referencia a los profesionales que ofrecen servicios de atención a la infancia en su propio hogar previa adaptación y dotación de un equipamiento adecuado. Este servicio tiene un enfoque eminentemente asistencial de cuidado al menor de tres años y los grupos suelen ser muy reducidos (de tres o cinco).

Una de estas educadoras "madre" es Thamaris, que trabaja en su propia casa, en la pequeña parroquia orensana de Maside de menos de 5.000 habitantes. "El ambiente es similar al hogar con una figura materna y cuido de niños de cuatro meses a tres años, incluida a mi propia hija".

Thamaris explica que en estos lugares se apuesta por que los niños sean "protagonistas de su proceso de aprendizaje, que sea una prolongación del afecto y amor del hogar y se pone en valor la naturaleza y lo rural, algo que una escuela infantil en la ciudad no puede trabajar mucho".

El servicio es gratuito, subvencionado por la Xunta, y muy flexible para permitir la conciliación laboral y familiar. Aunque el horario es de 07.30 a 15.30 horas, "yo me adapto a las necesidades de los padres".

Escuelas rurales en Cataluña y cuidadoras domiciliarias en Navarra

En Cataluña existen las llamadas escuelas rurales, ubicadas en municipios con menos de 2.500 habitantes y que atienden a los niños de cero a tres años y evitar así que las familias se vean obligadas a llevar a sus hijos a otros pueblos o trasladarse ellas mismas.

La Comunidad Foral de Navarra regula desde 2006 el servicio de atención a niños de tres años en el domicilio de las cuidadoras, que tienen un máximo de cuatro bebés a su cargo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento