La vecina de la mujer cuyo cadáver se halló parcialmente comido por sus gatos llamó a la Policía porque "olía a muerto"

  • La mujer, de 79 años, podría llevar muerta en su casa tres meses. Cinco de los siete gatos también habían fallecido.
  • Los vecinos alertaron al 091 ante el fuerte hedor que salía de la casa y por no tener noticias de la mujer, que vivía sola.
Vecina de la mujer muerta en Madrid llamó al 112 porque "olía mal"
La vecina de la mujer muerta en Madrid llamó al 112 porque "olía mal".
Europa Press
La vecina de la mujer muerta en Madrid llamó al 112 porque "olía mal".
Europa Press

La vecina de la mujer cuyo cadáver ha sido hallado este viernes en su domicilio de Fuencarral (Madrid), en avanzado estado de descomposición, con partes desmembradas y comidas por sus propios gatos y que podría llevar muerta más de tres meses alertó a las Policía porque en el edificio "olía a muerto"

Así lo ha explicado Carmen en declaraciones a Europa Press Televisión, quien reconoció que aunque en el rellano de la escalera "olía a muerto", llamó porque pensaba que la fallecida se encontraba mal, que se había caído o "cualquier cosa". Tras varios meses sin ver a la señora y ver que los comederos de los gatos estaban vacíos y en el mismo sitio, decidió alertar a las autoridades. Además, Clara Inés no se relacionaba con los vecinos, "solo se dedicaba a sus gatos, que acumulaba en su casa y por lo que olía muy mal el edificio".

"Como ser humana que soy, llamé al 112 y la Policía y Bomberos vinieron a los 5 minutos. Los policías me dijeron que estaba fallecida y los gatos que tenía se han comido el cuerpo. Estoy muy triste, no duermo y estoy muy nerviosa todo el día por lo ocurrido", ha finalizado la vecina.

Como Carmen, el resto de vecinas de Clara Inés, de 77 años, colombiana y sin familia en España, llevaban tiempo echándola de menos. No respondía a sus llamadas y las cartas ya se le acumulaban en el buzón. Era una mujer que vivía sola, y que salía poco porque solía estar enferma. De vez en cuando salía a las calles del barrio a dar de comer a otros gatos callejeros.

Junto al cuerpo de la mujer, que habría fallecido por causas naturales, los agentes encontraron muertos por inanición a cinco de sus gatos, mientras que otros dos aún sobrevivían.

Residente en un piso del Ivima desde 1996, Clara Inés podría llevar muerta unos tres meses, según la Policía. Los vecinos habían llamado a su puerta, sin éxito, hasta que un fuerte hedor comenzó a emanar de su vivienda.

Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid utilizaron una autoescala para introducirse en la vivienda donde encontraron el cadáver en avanzado estado de descomposición de la mujer. La mujer tenía síndrome de diógenes y en la vivienda había numerosas bolsas de basura.

Han sido los vecinos han dicho a Telemadrid que creen que la mujer pudo fallecer a causa de la Covid-19.  Los dos gatos que aún permanecen vivos, aunque en malas condiciones, fueron trasladado al Centro de Protección Animal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento