¿Me llevo al gato de vacaciones? Consejos para dejarlo en casa de una forma segura y responsable

  • Los gatos son animales muy territoriales y fieles a sus rutinas, por los que un cambio de ambiente puede ocasionarles mucho estrés ante la necesidad de adaptarse a un espacio nuevo.
  • Cada vez se demandan más durante las vacaciones los servicios decuidadores de felinos a domicilio.
Gato mirando por la ventana.
Gato mirando por la ventana.
GTRESONLINE

Se acercan las vacaciones de verano y este año con el fin del estado de alarma y las restricciones de movilidad quien más y quien menos prepara con ansia alguna escapada por muy corta que ésta sea. Si te encuentras entre el privilegiado grupo de personas que convive con alguno de los más de dos millones de gatos censados en la actualidad en España es importante que, además de pensar en tu días de asueto, tengas en cuenta el bienestar de tu mascota durante el periodo en el que te ausentarás por vacaciones.

Aunque en un primer momento puedes sentirte tentado a llevártelo contigo creyendo que nadie mejor que tú para cuidarlo, lo cierto es que los gatos son animales muy territoriales y fieles a sus rutinas, por los que un cambio de ambiente -sobre todo cuando se hacen por un periodo de tiempo corto como unos días o unas pocas semanas- , puede ocasionarles nervios, ansiedad y mucho estrés ante la necesidad de adaptarse a un espacio nuevo.

¿Cuál es entonces la mejor opción para un gato cuando nos vamos de vacaciones? Obviamente, dependerá de las posibilidades personales y económicas de cada uno pero lo ideal sería buscar aquella en la que el minino pueda sentirse lo más cómodo posible. Dejarlo en casa disfrutando de su hábitat habitual es, sin duda, el mejor recurso. Pero para ello, además, necesitaremos de la complicidad de algún familiar, amigo o persona de confianza que lo pueda supervisar debidamente o bien contratar a un cuidador a domicilio, una figura cada vez más demandada y que muchas clínicas veterinarias ya ofrecen entre sus servicios.

Los etólogos y psicólogos felinos aconsejan escoger esta opción siempre que sea posible para reducir al máximo la ansiedad del animal. Evidentemente, en aquellos felinos más dependientes, evitar que eche de menos a sus cuidadores es prácticamente imposible, por lo que en algunos casos es posible presenciar síntomas de ansiedad por separación sobre todo los primeros días.

Por mucho que creamos que el gato es un animal independiente, dejarle solo, aunque sea durante un par de días, no será nunca una buena idea. Los felinos necesitan contacto a diario, interacción social y, además, la supervisión de un ser humano garantizará que va a contar con todas sus necesidades satisfechas. En el caso de que contemos con esa persona, ya sea porque nos hace el favor desinteresadamente o le vamos a retribuir económicamente, se puede optar por pedirle que se traslade al domicilio durante el periodo de nuestras vacaciones o bien que realice visitas periódicas. ¿Lo ideal? Que éstas estas se realicen al menos una o dos veces al día, que tengan una duración aproximada de una hora y sí puede ser que se hagan siempre en el mismo horario.

¿Qué debe tener en cuenta este cuidador?

Se trate de un cuidador profesional o bien de una persona que improvisará ese papel durante una temporada es fundamental que tengamos en cuenta y les transmitamos determinados aspectos esenciales en el cuidado del felino:

- En lo que respecta a la alimentación es importante dejar preparada la cantidad de comida que estimamos va a necesitar el gato durante nuestra ausencia para evitar que pueda quedarse sin reservas y nuestro cuidador tenga que recurrir a otra marca o tipo. Indiquemos qué ración diaria necesita y a qué hora se la ofrecemos para mantener las rutinas al máximo.

Es habitual encontrarse con felinos que dejan de comer durante la ausencia de sus responsables, sobre todo, los primeros días. Este ayuno podría provocarle problemas hepáticos y renales por lo que es importante que el cuidador esté especialmente pendiente.

- Por supuesto, el agua es otro elemento esencial. Los gatos son animales de ‘morro fino’ a los que les gusta que el bebedero esté limpio y con agua fresca. Por lo tanto el responsable debe limpiar el bebedero con frecuencia e intentar que tenga agua fresca todos los días. Si el agua no se encuentra en buenas condiciones, el animal puede dejar de beber lo que provocaría una deshidratación.

- Algo similar ocurre con el arenero. Es importante asegurarse que éste se limpie a diario y de que se reponga o cambie la arena cuando sea necesario.

- Si el gato toma algún tipo de medicación también debemos dejarla preparada y a la vista del cuidador indicando la dosis correspondiente.

- Además, la persona encargada del gato durante las vacaciones tiene otra misión tan fundamental o incluso más que la de los cuidados: la del contacto y la interacción social. En sus manos está hacerle mimos, jugar con él un rato, hablarle… para que se sienta acompañado durante este período. Una buena idea puede ser la de utilizar un juguete distinto cada día para que así no se aburra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento