Miles de personas se echan a la calle por el fin del estado de alarma y la Policía desaloja Sol

Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid tras el fin del estado de alarma.
Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid tras el fin del estado de alarma.
EFE

La primera noche sin estado de alarma y toque de queda en Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas ha sido una multitudinaria celebración de miles de jóvenes bebiendo y bailando en las calles y plazas más céntricas, cansados de meses de prohibiciones y que parecían festejar, en el caso de los madrileños, de modo anticipado San Isidro, el día 15.

En Madrid, plazas como la de Chueca y Malasaña o la Puerta del Sol han sido tomadas por miles de jóvenes, que no guardaban las distancias entre personas, que no han acatado el toque de queda que regía este sábado hasta las 23:00 horas y, por tanto podían ser multados, y han seguido de fiesta hasta mucho después del estado de alarma, que ha vencido a las doce de la noche.

En la calle de Velarde, en el popular barrio de Malasaña, han volado latas y botellas contra dos vehículos patrulla de la Policía Local que ha dispersado una aglomeración de jóvenes y que les ha obligado a huir hacia la cercana Plaza Dos de Mayo, ya atestada de gente consumiendo alcohol en grupos de más de seis personas.

En la Puerta del Sol, la Policía Local ha desalojado el 'kilómetro cero' en torno a las 23:30 horas ante la concentración de la gente, que se ha quedado en las calles aledañas esperando a que el icónico reloj marcara las doce de la noche y decayese el estado de alarma.

Acordonada por los agentes, los jóvenes no han cesado de gritar la palabra "libertad", "alcohol" y el estribillo de la canción Seven Nation Army (que cantan los seguidores del Real Madrid en las victorias) y segundos antes de las doce han empezado a corear una cuenta atrás que ha acabado con una carrera hacia el centro de Sol.

Jóvenes celebrando en la Puerta del Sol.
Jóvenes celebrando en la Puerta del Sol.
EFE

Una hora después del levantamiento del estado de alarma, en torno a 400 jóvenes, seguían bebiendo, bailando, haciendo congas ante las cámaras de televisión y gritando sin cesar "libertad" y "Ayuso", frente a la Real Casa de Correos, la sede del Gobierno regional.

Un par de horas después del levantamiento del estado de alarma, en torno a medio millar de jóvenes, seguían bebiendo y bailando, haciéndose selfis, arremolinándose alrededor de la gran fuente que preside Sol, animándose unos a otros para saltar dentro, y retando a los agentes de la autoridad.

'Lecheras' de la Policía Nacional y policías municipales han vigilado estas escenas más propia de Noche Vieja, aunque poco podían hacer ante la llegada de grupos cada vez más numerosos frente a la Real Casa de Correos, la sede del Gobierno regional.

Varios agentes confesaban no comprender este comportamiento "incívico" después de todo lo que se ha vivido en Madrid y afirmaban, con sorna, que este ambiente recordaba a la fiesta de la Paloma o San Isidro.

Restaurantes y bares han cumplido escrupulosamente las normas y han cerrado a las once de la noche, a partir de mañana podrán hacerlo una hora más tarde, pero eso no ha sido impedimento para que los jóvenes se hayan aprovisionado de alcohol gracias a los numerosos 'lateros' en las calles y algunas tiendas de ultramarinos que permitían la entrada de clientes y una vez llenas, cerraban la persiana.

Esta noche, acompañado de un tiempo casi veraniego, se ha cumplido el temor del Gobierno regional y del Ayuntamiento a que una parte de la ciudadanía se lanzase a la calle a festejar el fin estado de alarma.

La frase más repetida por parte de estos chicos, muchos veinteañeros, ha sido que había ganas de salir, de no tener que llegar a casa a las once y que están cansados de tantos meses de prohibiciones.

"Si esto ha sido el primer día, esto va a ir a mucho más"

Abraham y José creen que esto puede ser solo el principio de lo que va a venir: "Si esto ha sido el primer día, esto va a ir a mucho más" en los siguientes fines de semana.

"Esto es libertad, pero no Ayuso", gritaba una vecina de Tetuán que no quiso salir a cámara pero que se declaraba feliz de que el estado de alarma hubiera acabado.

Una pareja joven, Sofía y Manuel, también se declaraban satisfechos y calificaban de "raro" que haya tanta gente en la calle, incluida durante "la hora fantasma" de las 23 a las 24:00 horas. Y confiaban en que haya "civismo y conciencia".

En definitiva, fue un Isidro adelantando que como manda la tradición le acompaña el mal tiempo: se pronostican lluvias y bajada de temperaturas en las próximas fechas.

La incidencia acumulada en la Comunidad lleva más de diez jornadas a la baja, situándose en 317 casos por cada 100.000 habitantes a catorce días, lo que supone que en una semana ha disminuido en 67 puntos.

Fiesta también en Barcelona

Medio millar de personas se han reunido este sábado por la noche en el passeig Lluis Companys de Barcelona, bajo el Arco de Triunfo, tras finalizar a las 00:00 horas el estado de alarma.

Con la restauración cerrada desde las 17:00 horas y el toque de queda a partir de las 22:00 horas, en Barcelona se han escuchado esta noche más fiestas en pisos particulares de lo habitual en las últimas fechas.

Imagen del Paseo Lluis Companys de Barcelona, este sábado por la noche.
Imagen del Paseo Lluis Companys de Barcelona, este sábado por la noche.
EFE

La medianoche se ha recibido con petardos y gritos de alegría, y a partir de entonces zonas como la plaça dels Àngels, el paseo del Born o las playas de la ciudad se han empezado a llenar de grupos de gente, muchos de ellos de más de seis personas —número máximo establecido— y con pocas mascarillas.

El amplio dispositivo de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana no ha impedido que medio millar de personas se reunieran bajo el Arco de Triunfo, bailando y sin mantener las distancias.

Castilla y León: botellones, agresiones, quema de contenedores...

El fin del estado de alarma ha arrancado en Castilla y León con numerosos "y previsibles" botellones, más de medio centenar de denuncias por ruidos provocadas por fiestas, agresiones, quema de contenedores e incumplimientos de medidas Covid.

Los principales incidentes se han concentrado en las capitales de Salamanca, Valladolid, Burgos, León y Ávila.

Salamanca ha sido la capital que más llamadas al 1-1-2 ha aglutinado por incumplimientos de medidas Covid y ruidos. Así, nada más dar las 0:00 horas, cerca de medio millar de personas se concentraban en la Plaza Mayor de la capital para celebrar el final del Estado de Alarma y de allí trasladaban la fiesta a diversas zonas de la ciudad, en especial, al Puente Romano, donde se dirigieron sobre las 01:30 horas.

Plaza Mayor de Salamanca, este sábado por la noche.
Plaza Mayor de Salamanca, este sábado por la noche.
EFE

En este sentido, el 1-1-2 ha recibido a lo largo de esta noche cerca de medio centenar de llamadas por ruidos, además de casi una decena de avisos por botellones, aglomeración de gente que no respetaba la distancia de seguridad social o no llevaba mascarilla.

En Valladolid, el epicentro de las concentraciones se han vivido en Las Moreras. Allí se produjeron varios botellones que han sido disueltos por la Policía Municipal. Además se han recibido seis avisos de vecinos por ruidos.

Por otra parte, se han producido dos agresiones. La primera de ellas en Las Moreras a las 3:23 horas, con un joven de 19 años herido al recibir un botellazo en la cabeza y que ha tenido que ser trasladado al Clínico Universitario. La Policía ha detenido a dos personas por estos hechos.

Poco después, a las 3:35 horas, en la calle Isidro Polo, otro joven de 19 años también ha sido trasladado al Clínico después de ser golpeado con un palo en la cabeza.

Además se ha detenido a otras dos personas por resistencia a la autoridad (uno en la playa de las Moreras y otro en Nicolás Salmerón). La policía ha recibido dos llamadas alertando de un paquete sospechoso en las Moreras (a las 00:55 y a las 02:50 horas).

También se ha detenido a un varón por robar en un quiosco de Parquesol y los bomberos han tenido que intervenir por la quema de media docena de contenedores en Doctor Daza, Avenida Segovia y Eusebio González Suárez.

En Burgos, por su parte, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y locales han intervenido en botellones y en fiestas en la calle y pisos.

La Policía Local del Ayuntamiento de León intervino durante la jornada del sábnado y la madrugada del domingo en dos botellones y, además, también realizó una actuación en un establecimiento hostelero del barrio Húmedo por servir bebidas pasadas las 22:00 horas, 

En cuanto a los botellones, a las 18:30 horas del sábado los agentes identificaron a diez menores que estaban consumiendo bebidas alcohólicas en la calle Prado de los Judíos. Las botellas de alcohol fueron requisadas y los menores identificados y avisados de que se informaría a sus padres o tutores de la actuación policial.

Disparos en Segovia

En Segovia, levantaron dos actas por incumplimiento del toque de queda entre las 22:00 horas y las 00:00 horas, además de intervenir pasada las 00:00 horas en la Plaza Mayor donde jóvenes se habían reunido para celebrar el final del toque de queda, con la presencia de la Policía Local que fue la encargada de que se disolvieran rápidamente.

Por otra parte, en Hontoria la Policía Nacional recibió el aviso de un vecino en el que aseguraba que en una zona de despoblado del pueblo, sobre las 0:30 horas un vehículo frenaba y paraba. Posteriormente, escuchó tres detonaciones y el vehículo se fue del lugar.

Una dotación policial acudió al lugar y hallaron tres cartuchos de caza de escopeta detonados. La Policía está haciendo gestiones en la finca donde se hicieron los disparos para poder ampliar la información y determinar los motivos, si fue para celebrar el final del toque de queda o si fue otro motivo y quién pudo realizarlos, señala la subdelegación del Gobierno.

En Soria, la noche fue relativamente "tranquila", con seis actas levantadas por incumplir el toque queda antes de las 00:00 horas y una por no portar mascarilla.

Por último, en Ávila se registró una agresión a un joven de 20 años en la calle Agustín Rodríguez Sahagún. El varón, del que no se disponen más datos, fue trasladado al Complejo Asistencial de Ávila.

30 denuncias en Zaragoza

La Policía Local de Zaragoza ha interpuesto una treintena de denuncias en la capital aragonesa este domingo, 9 de mayo, en la primera noche sin estado de alarma en el país, por hacer botellón o no llevar mascarilla.

Fuentes del Consistorio zaragozano han asegurado que los agentes que han participado en el dispositivo especial con motivo del fin del estado de alarma y el levantamiento del toque de queda han resaltado que no se han producido incidentes en las zonas asignadas para su control. Estos lugares son: la ribera del Ebro en su margen derecha, los parques y zonas verdes, el parque del Tío Jorge, La Granja, Torre Ramona y Miraflores, donde ha habido presencia policial permanente.

La Pollicía Local de Zaragoza, en acción en la primera noche sin estado de alarma.
La Pollicía Local de Zaragoza, en acción en la primera noche sin estado de alarma.
EP

Asimismo, desde las 00:00 y hasta las 02:30 horas, un equipo de la UAPO ha vigilado también Miralbueno, Pinares de Venecia y zonas de Torrero-La Paz, sin detectar agrupaciones de personas que contravenga la normativa sanitaria actual.

Simplemente, en la calle Carlos Ortiz García, sobre las 01:30 horas se ha localizado un grupo de unos 14 jóvenes que, ante la presencia policial, ha salido a la carrera marchándose del lugar, aunque no se ha observado restos de suciedad ni se ha podido constatar la ingesta de bebidas.

La Ertzaintza dispersa botellones

La Ertzaintza y las Policías Locales han dispersado esta madrugada concentraciones de personas o 'botellones' en diferentes localidades vascas, como Bilbao, Getxo, Leioa, Berriz, Lemoa u Ordizia. Los recursos policiales han desarrollado, así, intervenciones en distintos puntos del País Vasco para hacer cumplir la normativa sanitaria vigente tras la caída del estado de alarma.

De este modo, han sido numerosos los puntos donde se han producido concentraciones de personas pasadas las 00:00 horas, aunque no se han producido "incidentes reseñables", según ha afirmado el Departamento vasco de Seguridad.

No obstante, en Leioa (Vizcaya) se ha registrado un incidente a las dos y media de la madrugada, en el parque de Artaza, donde había una concentración de personas. Un grupo de jóvenes ha lanzado objetos contra dos patrullas de Protección Ciudadana, por lo que se han movilizado al lugar efectivos de apoyo y de la Brigada Móvil.

Los agentes han resultado ilesos y finalmente se ha identificado a tres personas, propuestas para sanción por infracción a la normativa sanitaria (beber en la vía pública) y por falta de respeto.

En otras localidades, la Ertzaintza y las Policías Locales han actuado de manera preventiva y disuasoria, recordando en todo momento la prohibición de beber alcohol en la calle. La mayoría de las personas se han dispersado a la llegada de las patrullas como ha ocurrido en diferentes puntos de Getxo, Berriz, Bilbao (merendero de Artxanda), Arrigorriaga, Santurtzi, Ordizia o Lezo.

También se han registrado algunas identificaciones y propuestas de sanción. De este modo, se han levantado un total de 55 actas desde la medianoche relacionadas con la normativa sanitaria, la no utilización de la mascarilla o por beber en la vía pública.

Sin incidentes graves en Cantabria

Cantabria ha vivido, seis meses después, su primera noche sin estado de alarma, en la que no se ha registrado ningún incidente grave, aunque sí algunos botellones y muchos grupos de jóvenes en la calle.

Así se desprende de la información facilitada por fuentes de la Delegación del Gobierno en Cantabria y de la Policía Local de Santander.

En la capital cántabra, según la Policía Local, se ha vivido una "noche tranquila" teniendo en cuenta las especiales circunstancias que suponía la caída del estado de alarma, que concluyó este domingo a las 00:00 horas, al igual que en el resto de España.

Aunque no ha habido ningún incidente grave, los agentes de la Policía Local, servicio que se había reforzado este fin de semana por el fin del estado de alarma, han formulado varias denuncias por botellón.

En las horas previas al inicio del último toque de queda —que en esta ocasión solo fue de una hora, de 23:00 a 24:00 horas (cuando decaía el estado de alarma)— los principales puntos de ocio de la capital cántabra estaban llenos de gente, como la plaza de Cañadío, con presencial policial, u otras áreas como el Río de la Pila.

En Santander, como es obligado en toda Cantabria, los bares y restaurantes tuvieron que cerrar a las 22:30 horas.

Sin embargo, la gente no se marchaba a casa y, según ha informado a esta agencia la Delegación del Gobierno en Cantabria, a las 23:00 horas patrullas de la Policía Nacional tuvieron que desalojar Cañadío, los bajos del Rhin y zonas de copas de Santander, actuaciones en las que no hubo incidentes.

A partir de la medianoche, cuando ya se podía de nuevo salir a la calle tras decaer el toque de queda, la Policía Nacional constató la presencia de "mucha gente" por la calle, fundamentalmente jóvenes dispersados por zonas alejadas del centro de la capital.

Así, se localizaron grupos de entre 15 y 30 personas en lugares como la Playa del Camello, Peñacastillo o General Dávila —a la altura del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS)—, que se disolvieron al llegar la Policía.

En toda la noche, la Policía Nacional no ha registrado "ningún incidente relevante" en Santander ni en Torrelavega. Sí ha instruido tres actas por incumplimiento de las medidas en vigor frente al Covid-19; cuatro por tenencia de estupefacientes y tres por armas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento