El 74% de las empresas ven "inviable" la jornada laboral de 4 días por afectar a la productividad y al margen de beneficios

Empresa de Software Delsol cuando empezaron a implantar la jornada de 4 días, en enero de 2020
Empresa de Software Delsol cuando empezaron a implantar la jornada de 4 días, en enero de 2020.
Cedida

La mayoría de las empresas españolas se oponen a reducir la jornada laboral a 4 días, como reclaman los sindicatos UGT y CCOO. Para el 74% de las empresas españolas es imposible implementar en el corto plazo la jornada laboral de 4 días, aunque un 14% sí lo ve factible siempre que el salario sea proporcional al tiempo trabajado y el restante 12% cree que se podría lograr incluso manteniendo el nivel salarial actual.

Así se desprende del Estudio sobre Flexibilidad y Competitividad Empresarial que han dado este viernes a conocer Adecco Group Institute y el Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH, para el que se ha encuestado a medio millar de compañías españolas.

Entre los motivos que alegan las empresas encuestadas para rechazar la jornada de 4 días están: no tener margen de productividad para amortizar una jornada a la semana (52%), no disponer de margen de beneficio para mantener el nivel salarial con menor jornada (42%) y no poder cubrir la quinta jornada con otros trabajadores a tiempo parcial (38%).

Una persona teletrabajando en una imagen de archivo.
Una persona teletrabajando en una imagen de archivo.
DIPUTACIÓN DE HUELVA

Según explican desde Adecco, "uno de los aprendizajes de la pandemia y los confinamientos es que muchos de los sistemas de adaptación impuestos, así como la experiencia del teletrabajo, han demostrado que los objetivos de flexibilidad están más cerca de lo que pensamos".    

Según Javier Blasco, director del Adecco Group Institute: “en 2020 hemos aprendido que aquellos países que salieron reforzados de la crisis de 2009 nuevamente nos han marcado la senda de cómo gestionar la transición en clave de flexibilidad y seguridad para personas y organizaciones. En este sentido, el modelo danés de ha sido copiado por otros países de la Unión Europea para crear modelos más eficaces para el empleo y la recuperación económica: la colaboración público-privada para crear un mercado de trabajo más eficiente e inclusivo, un modelo de cobertura social para los colectivos en situación de vulnerabilidad, y un marco regulador flexible que favorezca el emprendimiento, la inversión y la creación de empleo”.

“Los empleados, en su mayor parte, han aceptado trabajar de manera flexible, y en la experiencia del teletrabajo, las personas identifican una mayor agilidad del trabajo en equipo, la supresión de tiempos y esfuerzos de desplazamiento, y una mejor capacidad para concentrarse en tareas de mayor concentración y contenido intelectual, como principales razones para mejorar la productividad”, señala Blasco.

Tarjeta de crédito
Tarjeta de crédito
CANVA / LA INFORMACIÓN

Por su parte, Guillermo Tena, director del Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH, afirma que: “la pandemia de la Covid nos ha hecho ver que el grado de digitalización de las empresas ha sido determinante para poder reaccionar y adaptarse a un cambio tan brutal como súbito para los negocios. En ese proceso, se ha hecho evidente la ecuación entre más tecnología, más flexibilidad y mejor capacidad de respuesta a la adversidad extrema”.

Archivo - Pasajeros con mascarilla salen de un vagón en la estación de Metro de Atocha, en Madrid (España).
Archivo - Pasajeros con mascarilla salen de un vagón en la estación de Metro de Atocha, en Madrid (España).
Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

“La nueva ecuación se formulará en estos términos: cuanta mayor flexibilidad muestre una persona, más capacidad de adaptarse al cambio y, en consecuencia, más seguridad de cara al futuro tendrá”, observa Tena.

Oposición de la mayoría de empresas

Aunque son pocas las sociedades que en España ya están apostando por esta distribución de la jornada, y pese al éxito de alguna de ellas como Software Delsol, la gran mayoría de empresas se opone a implantarlo.

Según la encuesta de Adecco, un 14% piensa que sería posible siempre que el salario fuese proporcional al tiempo trabajado y el restante 12% cree que sí se podría lograr incluso manteniendo el nivel salarial actual.

Llaves, cartera, móvil... y mascarilla. Desde ayer, es obligatorio llevar este accesorio en los espacios públicos siempre y cuando no se pueda respetar la distancia de seguridad de dos metros entre personas. ​ ​Así lo estipula la orden del Ministerio de Sanidad publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que, sin embargo, no estipula a cuánto ascenderán las sanciones para los ciudadanos que incumplan esta regla. Por su parte, Interior ya ha señalado que habrá «unos días de gracia» pero que, después, se sancionará en base a la Ley de Seguridad Ciudadana con multas que podrían rondar los 600 euros. ​ ​Eso sí, el Ministerio da vía libre al tipo de mascarilla, pues todas son válidas:las quirúrgicas, las higiénicas, las FFP2 o, incluso, de tela. Los menores de 6 años podrán no portarla aunque, entre los 3 y los 5, es recomendable que lleven mascarillas adaptadas. ​ ​En caso de salir a hacer deporte la obligatoriedad será similar a cuando se sale a pasear: hay que ponérsela si existen aglomeraciones.
Ciudadanos con mascarillas.

El 21% de las empresas vincula la flexibilidad a gestionar la pandemia

El 38% de las compañías españolas entiende ya la flexibilidad como parte de su plan estratégico de futuro, aunque hay un 21% de ellas que lo ve solo como una herramienta para gestionar la crisis derivada de la pandemia y la situación de emergencia sanitaria, recalcan desde Adecco.

Dentro de las medidas de flexibilidad interna que las empresas tienen a su disposición, los horarios flexibles y el teletrabajo son las mejor valoradas con puntuaciones de 7,9 y 7,3, respectivamente, en una escala del 1 al 10. El uso de permisos y vacaciones se sitúa a continuación con 6,7 puntos y tras ella, las siguientes medidas mejor valoradas son la retribución variable y las jornadas irregulares o bolsas de horas, con 6,6 puntos cada una.

Una oficina del SEPE en imatge d'arxiu
Una oficina del SEPE.
Alejandro Martínez Vélez - Europ

En cambio, los ERTEs -una de las medidas de flexibilidad interna más usadas durante 2020 por las empresas españolas- se califican con una media de 4,6 puntos.

En el 45% de las empresas los horarios flexibles los disfrutan más del 50% de las personas trabajadoras, y en el 35% de las empresas los disfrutan más del 75%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento