La brutal agresión en Linares comenzó con un codazo accidental a la salida de un bar: "¿Algún problema, gilipollas?"

Prisión provisional para los dos policías detenidos por agredir a un padre y a su hija menor en Linares. Los disturbios de ayer dejaron 20 policías heridos y 14 detenidos
Prisión provisional para los dos policías detenidos por agredir a un padre y a su hija menor en Linares.Los disturbios de ayer dejaron 20 policías heridos y 14 detenidos
Los vídeos de la agresión de dos policías a un hombre y su hija en Linares (Jaén).
ATLAS

El Juzgado número tres de Linares (Jaén) ordenó este domingo el ingreso en prisión de un agente y un subinspector de la Policía Nacional que el viernes pasado pegaron una paliza a Carlos, un hombre de 49 años, ante la mirada de la hija menor de este, de 14, que también fue agredida durante la pelea.

El suceso ocurrió en la terraza de un bar de la localidad mientras los policías estaban fuera de servicio. Fue grabado por los móviles de varios testigos.

"Yo salía por la puerta del local y me di un codazo con un hombre, que tenía el pelo canoso (el subinspector). Entonces me dijo: ‘Vamos 1-0’. Y yo me lo tomé a pitorreo y le dije: ‘Bueno, pues ya empataremos otro día", relató la víctima a El Español.

Sin embargo, la discusión no quedó ahí. Según ha desvelado el periodista Carlos Quilez en La Sexta, el otro agente se levantó de la mesa y se dirigió al hombre en actitud agresiva: "¿Algún problema, gilipollas?", una frase que repitió ante el asombro del interpelado, que respondió "Gilipollas lo serás tú".

Fue entonces cuando los agentes de paisano se levantaron de su mesa de la terraza del bar, que compartían con otras dos personas, y comenzaron a agredir a Carlos, con una violencia en la que el juez ha visto "ensañamiento". 

Las agresiones le dejaron con la nariz rota, daños en la córnea de un ojo y en una ceja en la que le han tenido que dar puntos. La menor, que salió en defensa de su padre, tiene una fisura en un brazo y un ojo hinchado por un puñetazo. En los vídeos de la paliza se pueden escuchar los gritos de la menor, horrorizada viendo cómo daban patadas a su padre, encogido en el suelo, y le estampaban una botella de cerveza en la cabeza.

Tras los hechos, los agresores fueron detenidos y se les retiró la placa y la pistola. Además, la Dirección General de la Policía les ha abierto un expediente disciplinario en el que se determinarán las sanciones que correspondan a los dos policías.

La protesta se saldó con 14 detenidos, entre ellos dos menores, y 20 policías heridos. (ATLAS)

Los dos policías se negaron a declarar

Los dos agentes se negaron a declarar ante sus compañeros de la Policía en Linares, aunque sí lo hicieron ante el juez por videoconferencia desde la Comisaría Provincial de Jaén, donde fueron trasladados por seguridad, pues decenas de personas se agolparon a las puertas de la sede judicial donde en un principio debían declarar.

Los vídeos que grabaron los testigos de la pelea fueron difundidos por redes sociales, despertando la indignación de algunos vecinos. De hecho, cuando estos conocieron el juzgado en el que los detenidos debían testificar el sábado a las cinco de la tarde, decidieron desplazarse hasta él para manifestarse. Ante el aumento de la tensión, el juez decidió trasladar a los dos detenidos, pero el enfado entre los vecinos fue en aumento y se produjeron enfrentamientos con la Policía y destrozos de contenedores y mobiliario urbano muy cuantiosos, entre 25.000 y 30.000 euros.

La protesta duró hasta las 22.00 de la noche y se saldó con 14 detenidos, entre ellos dos menores, y 20 policías heridos (uno de ellos sufrió un mordisco en la pierna y otro fue atropellado por una motocicleta, pero ninguno resultó herido de gravedad). Todos los arrestados fueron puestos en libertad a lo largo de la noche, aunque se les abrió un atestado policial.

Unas horas después de las protestas, a la 1.30 de la madrugada de ayer, llegó la decisión del juez de enviar a al subinspector y al otro agente a prisión. La Dirección General de la Policía ha reiterado su "más enérgica condena por estos hechos y la actitud de los agentes". El cuñado de la víctima aseguró ayer que la familia se ha sentido muy arropada por la Policía Nacional de Linares después de lo sucedido. l

"Estamos para protegeros"

Un agente de la Policía de Linares, tras lo ocurrido, dio un discurso ante los vecinos de la localidad. "Nosotros somos los que queremos que estos dos sinvergüenzas acaben en la cárcel [...] Estamos para protegeros, no para abusar del ciudadano. Nos pagan para que seáis libres y velar por vuestra seguridad", reivindicó. Se ganó los aplausos de los allí presentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento