Myanmar, golpe en la última frontera de la biodiversidad de Asia

Tortugas cabezonas víctimas del tráfico ilegal en Myanmar en 2016.
Tortugas cabezonas víctimas del tráfico ilegal en Myanmar en 2016.
BORJA REH

Nay Win Kyaw sujeta la tortuga con una mano y con la otra tira cuidadosamente de una de las extremidades para que la veterinaria pueda inyectar antibióticos y un cóctel de fluidos con vitaminas. Hay mucho trabajo por delante. Tres días antes la policía ha incautado un cargamento con cerca de 1.000 tortugas amenazadas en Tachileik, en la frontera de Myanmar con Tailandia. La mayoría estaban ya muertas y las pocas que siguen con vida se encuentran en unas condiciones lamentables.

Ocurrió en noviembre de 2016, y la intervención de la tortuga que sostenía Nay WK era solo el inicio de una carrera a contrarreloj para salvar el mayor número de ejemplares posibles .

Nay Win Kyaw durante el rastreo de tortugas reintroducidas en Minzontaung (Myanmar).
Nay Win Kyaw durante el rastreo de tortugas reintroducidas en Minzontaung (Myanmar).
BORJA REH

Este joven birmano estaba realizando las prácticas universitarias de ciencias ambientales de la universidad de Yezin (Myanmar). Son muchos los estudiantes que optan allí por carreras enfocadas a la protección de la naturaleza. Ésta se ha beneficiado de las décadas de aislamiento de Myanmar.

"El país crecía gracias a la democracia, y empezábamos a desarrollar diversos proyectos para la protección de especies"

En la actualidad un 46% de bosques permanecen intactos, convirtiendo a este país en la última frontera de la biodiversidad en Asia, hogar de especies emblemáticas como el elefante asiático, el tigre o el leopardo. Incluso se cree que puede sobrevivir la última población de rinocerontes de Sumatra de Asia continental.

Más de 17.000 especies de flora y fauna

Desde la selva tropical hasta los Himalayas, Myanmar alberga más de 17.000 especies de flora y fauna, y una variedad de ecosistemas que incluye sabanas, humedales, y manglares entre otros. Además, en los últimos años se habían logrado importantes éxitos para la conservación como el descubrimiento de nuevas especies de primates, o la reintroducción de especies extintas. 

"El país crecía gracias a la democracia, y empezábamos a desarrollar diversos proyectos para la protección de especies", afirma Nay WK, hoy convertido en un conservacionista que consiguió una beca para ampliar sus estudios en Alemania. Esa democracia, a pesar de su brevedad, ha logrado impulsar el crecimiento económico y colocado el foco sobre la conservación del país. 

Pero el último golpe de estado  pone en riesgo el futuro de la biodiversidad de Myanmar. "Solo hay que mirar atrás para ver el impacto de las prácticas insostenibles durante la larga dictadura militar que hemos sufrido recientemente", comenta Nay WK.

La situación de los bosques

A mediados del siglo XX, Myanmar dejó de ser colonia inglesa con el 70% de sus áreas naturales intactas. A partir del régimen militar totalitario iniciado con el golpe de estado del 1962, comenzó la explotación de bosques de forma insostenible. "El manejo de los bosques bajo la dictadura estaba orientado a la producción y no a la protección", añade Nay WK.

Pero el país a su vez permanecía cerrado al mundo, así que esa explotación solo tuvo lugar a nivel local, y la deforestación sufrida fue infinitamente menor a la que se vio en otros países vecinos como Tailandia, donde sí entró capital empresas extranjeras para obtención de madera o plantaciones de palma.

Y a finales de los 80, Myanmar firmó varios acuerdos precisamente con Tailandia para la extracción intensiva de maderas nobles, lo que supuso la duplicación del ratio de deforestación durante los años siguientes. También se sospecha que un gran número de especies se extinguieron en esta época.

Esos acuerdos serían revocados en el 92 con una nueva ley de bosques para restringir la extracción de madera, y paralelamente se crearon nuevos parques nacionales. Pero seguía sin haber recursos para proteger esas áreas, así que continuaron las talas ilegales y la tasa de deforestación no disminuyó.

Mientras, los índices de pobreza de la población birmana subieron hasta máximos históricos. "Yo nací en 1994 y he vivido en una sociedad con una educación deficiente, una sanidad deficiente, unas infraestructuras deficientes y muchos problemas derivados de la pobre gestión pública, [ ] Estoy muy triste por las generaciones que vienen; no quiero que crezcan en las mismas circunstancias que yo sufrí", dice Nay WK.

La transición a la democracia

La situación de Nay WK empezaría a cambiar en 2010, con el inicio de la transición a la democracia. Myanmar se abría al comercio exterior y a las inversiones extranjeras tras décadas de aislamiento, una gran oportunidad para el crecimiento económico y un mayor desafío para la sostenibilidad y la conservación. 

Con los recursos naturales gestionados por exmilitares jubilados, Myanmar se convirtió en el tercer país con mayor pérdida de bosques del mundo este periodo.

Sin embargo, al mismo tiempo se multiplicaron los apoyos internacionales al desarrollo sostenible y a la defensa de la protección de la biodiversidad. Fundaciones y grupos ecologistas vieron en Myanmar Asia una oportunidad para evitar que sufriese el mismo destino que sus países vecinos décadas atrás.

"Seguramente la estrategia nacional de biodiversidad se mantendrá, pero ya conocemos la eficacia de las políticas bajo el mando militar"
Nay Win Kyaw sujeta una tortuga estrellada birmana.
Nay Win Kyaw sujeta una tortuga estrellada birmana.
CEDIDA / NAY WIN KYAW

La biodiversidad en Asia podría no resistir un golpe más

En 2015 Aung San Suu Kyi gana de manera aplastante las primeras elecciones reconocidas desde 1990, y el país comienza a remontar en materia de conservación de la naturaleza: se firman políticas nacionales de medioambiente y contra el cambio climático, acuerdos para frenar el tráfico de especies, nuevas leyes para proteger la biodiversidad y un plan de desarrollo sostenible. 

Todas estas medidas han contribuido a aumentar de manera exponencial el apoyo internacional para la conservación lo que se ha traducido en una mayor presencia de conservacionistas en el terreno. Así, en los últimos años se han descubierto nuevas especies como el langur de popa, y se ha iniciado la reintroducción de otras que se habían extinguido como la tortuga estrellada o la tortuga de techo birmana. También se ha conseguido proteger el hábitat del ciervo dorado, otra especie amenazada.

Sin embargo, el reciente golpe de estado siembra una gran incertidumbre "seguramente la estrategia nacional de biodiversidad se mantendrá, pero ya conocemos la eficacia de las políticas bajo el mando militar, todos los proyectos de conservación están en riesgo", declara Nay WK

Finalmente, Nay WK y su equipo lograron salvar a cien de las tortugas que hoy forman parte de un ambicioso programa de cría y reintroducción que él mismo ayudó a levantar y que podría verse afectado por la inestabilidad en el país. La biodiversidad en Asia podría no resistir un golpe más.

Nay Win Kyaw sostiene una tortuga cabezona en el centro de rescate de tortugas de Myanmar.
Nay Win Kyaw sostiene una tortuga cabezona en el centro de rescate de tortugas de Myanmar.
BORJA REH
Mostrar comentarios

Códigos Descuento