Alcaldes, consejeros, amigos, familia… los ‘saltos de turno’ de vacunación de cargos públicos indignan a la ciudadanía

Algunos de los políticos que se han vacunado saltanose el protocolo.
Algunos de los políticos que se han vacunado saltanose el protocolo.
20minutos

La vacuna contra el coronavirus ha sido, sin duda, la mejor noticia de un muy duro año 2020. "Es el principio del fin", anunció Salvador Illa. Sin embargo, su aplicación no está siendo tan ágil como se esperaba en algunas comunidades y además está provocando imágenes incomprensibles por parte de cargos públicos, que aprovechan sus privilegios para vacunarse antes de lo que les corresponde. 

A lo largo de la mañana del miércoles, compareció en rueda de prensa uno de los últimos cargos que se ha unido a esta polémica. Se trata de Manuel Villegas, consejero de Salud de Murcia, y explicó los motivos por los que se le ha suministrado la vacuna, mientras los partidos de la oposición y algunos miembros de Ciudadanos, su socio de gobierno, pedían su dimisión. Además, su mujer María Teresa Martínez Ros, que es directora general de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano, también habría recibido la vacuna. 

Villegas se justificaba alegando que, en primer lugar, la vacuna es voluntaria. En este sentido, declaró que todos los sanitarios de primera línea que lo han solicitado ya están vacunados, por lo que era turno de los que están en segunda línea, donde se incluye Villegas, "porque igual de importante es una persona que publica concursos como el que va a inspeccionar residencias".

Sin embargo, tras todas las explicaciones dadas, la presión política y mediática se intensificó a lo largo del día y en Ciudadanos no estaban de acuerdo con la no renuncia de Villegas, que es cardiólogo de profesión. Por ello, horas más tarde presentó finalmente su dimisión como consejero de Salud de Murcia. 

El mismo miércoles también se conoció el caso de dos directores de hospitales bilbaínos que también accedieron a la inoculación sin que les tocara. Ambos directivos han pedido perdón y han dimitido de sus cargos. 

Este jueves la polémica ha viajado hasta Ceuta, donde Javier Guerrero, Consejero de Sanidad de la ciudad autónoma, ha admitido haber recibido la vacuna. En una rueda de prensa ha asegurado que cree que no ha habido alteración del protocolo, ni la estrategia en relación con la vacunación del personal de su consejería, y ha señalado que "lo volvería a hacer".

El consejero del Partido Popular no tiene pensado dimitir. Ha reconocido que diez personas de su equipo se inmunizaron y defiende que todos están "dentro de la estrategia del punto segundo de sanitarios de salud pública que están en primera línea".

Por desgracia, estos casos se suman a una lista que es ya bastante numerosa y que implica a alcaldes y cargos públicos de diversos partidos, principalmente del Partido Popular y del PSOE. También en Murcia, la alcaldesa socialista de Molina de Segura, Esther Clavero, ha recibido la dosis y hay hasta seis hay en la Comunidad Valenciana, en concreto, los alcaldes socialistas de Rafelbunyol, Fran López, El Verger, Ximo Coll, y Els Poblets, Carolina Vives, además del alcalde del PP de La Nucía, Bernabé Cano, el edil popular de Orihuela, José Galiano, y Juan Baustista Roselló, diputado provincial de Alicante también del PP y encargado del centro de salud mental de la corporación.

Pero la Comunitat Valenciana no es el único lugar. Sergi Pedret, alcalde de Riudoms, Tarragona, y del extinguido partido Junts Per Catalunya, Francisca Alamillo, la alcaldesa socialista de la localidad cordobesa de Torrecampo, así como los alcaldes de los municipios cordobeses de Alcaracejos, José Luis Cabrera (PSOE), y de El Guijo, Jesús Fernández, de Ciudadanos Demócratas e Independientes (CDEI), también engrosan esta lista de personalidades públicas que se han saltado el protocolo para ser vacunadas, que suman un total de 14 personas. 

Todos bajo una excusa común: "Sobraban algunas vacunas"

Debido a que las autoridades sanitarias han advertido del lento proceso que va a ser vacunar a toda la población, se han hecho una serie de planes con grupos de preferencia para recibir la dosis, ya que estas llegan poco a poco a España y de momento no hay para administrar a toda la población. 

Sin embargo, la excusa que han puesto los diversos dirigentes políticos que se han saltado estos protocolos ha coincidido. Prácticamente todos alegan que se les han administrado las vacunas "que sobraban" y que de no haberse administrado "se iban a tirar a la basura". 

Otros cargos han sido más originales y han alegado estar "todo el día expuesto y en contacto directo con mucha gente por ser concejal de Sanidad", como ha sido el caso del popular José Galiano, edil de Sanidad de Orihuela.

Los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad son muy claros a este respecto. Una vez se vacune a un grupo entero de personas, se comenzará con el inmediatamente siguiente, sin saltarse grupos. En ningún caso contempla administrar las vacunas a una persona que pertenece al cuarto grupo si falta gente por recibirla en los tres anteriores. 

Los colectivos de profesionales, indignados con la clase política 

Médicos, enfermeros, docentes, policías o empleados de supermercados, que viven expuestos al virus a diario debido a su profesión, han mostrado su enorme indignación con los políticos que se han saltado los protocolos de vacunación. El delegado del Sindicato Médico CESM en Alcoy, Alberto Acosta, ha calificado de "despropósito, demencial o catadura moral" este hecho y reclama que "no puede ser que un administrativo de la sanidad pública se vacune y un médico de la privada no", según señala La Información

Además, el presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva, Juan Francisco Navarro, cree que este suceso es "éticamente es bastante lamentable" y remarca que "a quien más debemos proteger es a quien más se expone". Por su parte, Marc Candela, coordinador de Acción Sindical del sindicato de ensañenza STEPV, señala que es "totalmente rechazable" que se vacune alguien que no esté directamente expuesto y ha pedido que "el profesorado entre en alguna fase de vacunación". 

Por último, Nuria Jordá y Eva, empleadas de dos supermercados, declaran que los que han recibido la dosis "son unos sinvergüenzas" y no entienden "¿A qué santo se vacunan si no les tocaba? No digo que me vacunen a mí, aunque atiendo al público, pero sí a gente mayor", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento