Una fuerte tercera ola se abre paso en una Europa sin una estrategia común para frenar las nuevas cepas del virus

Imagen de archivo de un toma de una muestra para un test de coronavirus.
Imagen de archivo de un toma de una muestra para un test de coronavirus.
CATI CLADERA / EFE

Los ciudadanos de los países de la Unión Europea ven con incertidumbre e inquietud la propagación a toda velocidad de la tercera ola de la covid-19 mientras los distintos Gobiernos no son capaces de lograr un método homogéneo para frenarla, al tiempo que el ritmo de vacunación tampoco es el mismo en todas partes, lo cual está provocando importantes diferencias, sobre las que ya han llamado la atención las instancias comunitarias.

Los casos globales de Covid-19 llegaron este lunes a 93 millones, 683.000 de ellos registrados el último día, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que también informó de que se han superado las 40 millones de dosis de vacuna anticovid administradas en medio centenar de países. Los fallecidos en la pandemia ascienden a 2,02 millones, 12.800 de ellos notificados en las últimas 24 horas, siempre según los datos del organismo con sede en Ginebra.

La gráfica de contagios diarios, pero sobre todo la de muertes, muestran un alza a nivel global, aunque con distinto comportamiento según las regiones, ya que la situación es más estable en zonas como Europa o el sur de Asia, mientras sigue en ascenso en América, África o Asia Oriental. Preocupa la gráfica en España, con más de 2,2 millones y que nuevamente muestra en algunas jornadas cifras récord de positivos detectados.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, el irlandés Mike Ryan, declaró en su intervención en el Comité Ejecutivo del organismo que la variante británica del covid se ha identificado ya en 58 países de cuatro continentes, y la sudafricana en 22.

La UE reconoce sus limitaciones

La Unión Europea tiene competencias limitadas para poder responder a los retos que exige una pandemia como la del coronavirus, según un informe del Tribunal de Cuentas comunitario, publicado hoy, en el que se alerta además de los peligros de la desinformación en el ámbito de la salud.

Según los auditores, la pandemia ha sido "un reto sin precedentes" para la UE y ha permitido identificar los desafíos más urgentes, entre los que menciona el establecimiento de un marco para las amenazas sanitarias transfronterizas, facilitar el suministro de material en situaciones de crisis y el apoyo al desarrollo de vacunas.

Las competencias de la UE son hoy en día escasas, básicamente limitadas a apoyar la coordinación de las acciones de los países a través del Comité de Seguridad Sanitaria, facilitar la contratación pública de material médico, creando contratos de adquisición conjunta, recopilar datos y hacer evaluaciones de riesgos a través del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

La Comisión pide mantener abiertas las fronteras

La Comisión Europea (CE) reclamó este lunes que se mantengan abiertas las fronteras internas de la Unión Europea (UE), en un momento en que algunos países se plantean de nuevo la posibilidad de introducir restricciones y, ante el aumento de casos de coronavirus, pidió "acelerar" el proceso de vacunación.

"Recomendamos encarecidamente no cerrar las fronteras", dijo el vicepresidente de la CE, Maros Sefcovic, al término de una reunión telemática de los ministros de Asuntos Europeos, previa a la cumbre que los jefes de Estado y de Gobierno celebrarán el jueves para coordinarse ante la pandemia, donde este será uno de los temas sobre la mesa.

Sefcovic reconoció que "la situación en nuestros Estados miembros es extremadamente seria" y que "en algunos empeora", por lo que dijo entender que "los países estén introduciendo distintas medidas sanitarias", pero pidió "coordinación" para "garantizar que respetamos absolutamente todos nuestros principios y nuestros derechos y tratados", en referencia a la libertad de libre circulación reconocida en la zona Schengen.

Merkel subraya la necesidad de coordinar medidas

La canciller alemana, Angela Merkel, tratará este jueves, en la reunión de líderes de la Unión Europea, de que las medidas que los socios implementen en sus fronteras para frenar la entrada de las variantes de la covid sean homogéneas y coordinadas.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, aseguró hoy en una rueda de prensa, al ser preguntado sobre posibles cierres fronterizos a causa de las mutaciones del Sars-CoV2, que el "objetivo" de la canciller es afrontar este "nuevo riesgo" dentro de la UE "juntos y con medidas comparables".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento