El Govern propondrá el viernes un aplazamiento del 14-F si no hay consenso alternativo entre los partidos políticos

  • El Govern entra en precampaña atacando la gestión del ministro Illa, candidato del PSC a la Generalitat. 
  • Los políticos catalanes se muestran cada vez más a favor de aplazar la cita electoral de febrero. 
Papeletas para las elecciones al Parlament del 21D en Catalunya
Papeletas para las elecciones al Parlament de Catalunya
EUROPA PRESS - Archivo

El Govern propondrá el viernes el aplazamiento del 14-F si no hay un consenso alternativo entre los partidos. Así lo confirman diversas fuentes del ejecutivo y de los partidos que lo conforman. 

La prioridad es que la mesa política tenga consenso, pero si no es posible el Govern en funciones pondrá sobre la mesa el retraso electoral. La nueva fecha se situaría entre mayo y junio, según una parte del ejecutivo. 

Desde diferentes consellerias implicadas en la gestión de la pandemia subrayan que la situación es muy complicada y que los pronósticos no son buenos. Aunque insisten en esperar al viernes, el escenario de aplazamiento electoral toma fuerza. 

El ejecutivo quiere asegurar las "mejores condiciones" para el proceso electoral y para la ciudadanía. Fuentes de la mitad del ejecutivo que controla JxCat aseveran que nada hace pensar que la situación sanitaria y epidemiológica haya mejorado a mediados de febrero.

Los datos no son positivos, de manera que el ejecutivo asumirá su responsabilidad y propondrá a los partidos la demora electoral. Antes, sin embargo, el Govern y los partidos que forman parte de este trabajarán para encontrar un consenso. 

Budó: "Ahora debe preocupar la salud de los electores"

La consellera de Presidencia, Meritxell Budó, ha avisado de que el Govern decidirá si hay que posponer las elecciones previstas para el 14 de febrero si no hay consenso entre los partidos en la reunión que se celebrará el viernes.

"Si no hubiera este consenso, el Govern, pese a estar en funciones, tomará las decisión que deba tomar. Gobernar es tomar decisiones, estés o no en funciones. Pero "la voluntad es hacer este trabajo juntos", ha subrayado en su comparecencia de réplica en la Diputación Permanente en el Parlament.

Según Budó, ahora debe preocupar la salud de los electores "y no el resultado de las elecciones", y ha insistido en que se debe garantizar el derecho a voto de todas las personas, sea cual sea su situación pandémica, el derecho a la salud y el derecho a la vida.

"Ahora debe preocupar la salud de los electores y no el resultado de las elecciones" (Meritxell Budó, consellera portavoz)

También ha apelado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, actual cabeza de lista del PSC a las elecciones, a pronunciarse sobre la situación actual de la pandemia, teniendo en cuenta que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad (CCAES), Fernando Simón, ha advertido de que vienen "semanas muy duras".

La consellera también ha llamado al cabeza de lista de Cs a las elecciones, Carlos Carrizosa, a defender a los catalanes y a pedir al Estado que "haga los deberes con Cataluña y con el resto de comunidades" en materia de ayudas a los sectores más afectados por la pandemia del coronavirus. 

El PSC insiste en que "no hay razones" para aplazar el 14-F 

El PSC ha insistido en que "no hay razones" para aplazar las elecciones catalanas del 14-F y ha recordado que la legislación vigente no contempla la suspensión de unas elecciones ya convocadas, por lo que el Govern está obligado a garantizar que se hagan con las máximas garantías.

En un comunicado de este miércoles, han advertido de que las elecciones catalanas han sido convocadas automáticamente y no por una decisión del Govern y que, por tanto, "quien no ha convocado, no puede aplazar".

Para los socialistas, las elecciones son un momento sagrado de la democracia y han señalado a los comicios de Estados Unidos, Francia o Alemania como ejemplo de que la pandemia no suspende la democracia: "Si hay que ir a trabajar, si estamos orgullosos de tener abiertas las escuelas, no nos podemos permitir cerrar los colegios electorales".

Asimismo, han pedido al Govern que haga caso al director general de Participación Ciudadana y Procesos Electorales de la Generalitat, Ismael Peña-López, que decía el lunes que celebrar las elecciones es posible: "Esperemos que no estén más atentos a las encuestas que a garantizar la celebración segura de las elecciones".

Por último, han asegurado que el PSC es en estos momentos la única garantía de cambio: "Salimos a ganar las elecciones del 14 de febrero y creemos que estamos en condiciones de ganarlas con nuestro candidato Salvador Illa, se celebren cuando se celebren".  

La oposición no coincide en si se posponen las elecciones

Las intervenciones en la Diputación Permanente del Parlament este miércoles han puesto de manifiesto la diferencia de opiniones sobre la posibilidad de aplazar las elecciones catalanas previstas para el 14-F a raíz de la pandemia por parte de los grupos, que han criticado al Govern por no tener aún conclusiones claras sobre la viabilidad de celebrar los comicios.

Los grupos parlamentarios han criticado al Govern por no tener aún conclusiones claras sobre la viabilidad de celebrar los comicios catalanes 

En su turno de réplica tras la intervención del Govern, el líder de Cs en el Parlament y candidato del grupo naranja a las elecciones, Carlos Carrizosa, ha criticado la "falta de concreción" sobre la cuestión por parte del Ejecutivo catalán y ha acusado al PSC de urgir a celebrar las elecciones teniendo en cuenta la situación epidemiológica del Covid-19.

La viceprimera secretaria del PSC y portavoz de los socialistas en la Cámara catalana, Eva Granados, ha situado el pico de contagios de coronavirus antes del inicio de la campaña electoral y ha alegado que la situación epidemiológica en la segunda semana de febrero será "estable".

Por otro lado, la presidenta de los comuns en el Parlament y candidata de la formación a la Presidencia de la Generalitat, Jéssica Albiach, ha emplazado al Govern a atender a los criterios epidemiológicos y a ir "de la mano de sindicatos, patronales y agentes económicos y sociales" para decidir sobre la celebración de los comicios.

Según el diputado de la CUP Vidal Aragonés, es necesario recurrir a especialistas sobre salud pública y tratamiento de datos para que faciliten una proyección del posible impacto epidemiológico que podrían tener las elecciones y poder así zanjar el debate sobre su celebración o aplazamiento con "criterios objetivos".

Por su parte, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha reprochado a la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, la "ausencia absoluta de autocrítica y de propósito de enmienda en los errores que se hayan podido cometer" en relación a la gestión de la pandemia y de la previsión del 14F. ERC Y JXCAT

Desde la bancada de ERC, el presidente republicano en el Parlament, Sergi Sabrià, ha acusado a Granados de adoptar un discurso electoralista por abogar por celebrar las elecciones el 14-F y ha puesto en duda que se garantice la seguridad ciudadana si se celebran entonces: "¿Es aconsejable hacerlas? ¿Es necesario que la gente asuma el riesgo?".

Pese a que el presidente de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha pedido rigor y priorizar la salud de la ciudadanía, ha matizado: "Nosotros estamos a punto y queremos votar". 

Patronales y sindicatos piden mantener las elecciones el 14-F

Las principales patronales y sindicatos catalanes han pedido al Govern que no se aplacen las elecciones al Parlament y que se celebren el 14 de febrero, como está inicialmente previsto, a pesar de los aumentos de los contagios por la tercera ola de la pandemia.

Los agentes sociales han alzado la voz este miércoles para exigir que se mantenga la cita electoral, pues Cataluña, aseguran, necesita un gobierno estable que gestione la pandemia y elabore unos presupuestos para la reconstrucción.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha urgido esta semana a los partidos catalanes a no aplazar las elecciones autonómicas y ha pedido "pasar página a la actual etapa de desgobierno, peleas y divisiones internas entre los dos partidos que integran el actual Govern".

"Los empresarios necesitamos que las elecciones al Parlament se celebren el 14 de febrero y no se aplacen desde ningún punto de vista. Hace falta poner todos los medios sanitarios para que se puedan celebrar. No hacerlo sería dar por perdido 2021, y ya hemos perdido 2020", ha advertido Sánchez Llibre, que ha subrayado que el nuevo Govern, "sea de la ideología que sea", debe elaborar unos presupuestos para la reconstrucción económica.

El secretario general de Pimec, Antoni Cañete, también ha instado este miércoles a la celebración de las elecciones catalanas el 14 de febrero asegurando que "el mundo empresarial necesita gobiernos estables y con capacidad de gobernanza". 

"Las elecciones del 14-F son muy necesarias. Aplazarlas es un gran problema. Sólo justificable con más confinamiento" (Javier Pacheco, 
líder de CCOO)

También los principales sindicatos catalanes han reclamado el mantenimiento de la fecha de las elecciones, como CCOO, que considera que sólo sería justificable aplazar los comicios en caso de confinamiento de la población.

"La pandemia sigue golpeando nuestras vidas. La salud y la economía necesitan liderazgo político y más recursos económicos (nuevo gobierno y nuevos presupuestos)", ha apuntado el líder de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco, en su cuenta de Twitter.

En esta línea, ha asegurado que "las elecciones del 14-F son muy necesarias. Aplazarlas es un gran problema. Sólo justificable con más confinamiento".

Por su parte, el secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros, defiende que se celebren elecciones el 14 de febrero, con las garantías sanitarias necesarias, porque "si ahora es un mal momento, aplazarlo será peor".

Ros considera que "debería ser compatible votar y Covid" y pone como ejemplos los comicios autonómicos que se celebraron también en plena pandemia en el País Vasco y Galicia. 

Sabater (CUP) ve "imprescindible" aplazar para proteger salud y voto

La candidata de la CUP a la Presidencia de la Generalitat, Dolors Sabater, ha defendido este miércoles que es "imprescindible" aplazar las elecciones catalanas convocadas el 14 de febrero, porque cree que proteger la salud, vida y seguridad de las personas, así como el derecho a voto, es una prioridad.

En rueda de prensa telemática este miércoles, ha remarcado que la CUP es la primera interesada en que las elecciones se hagan cuanto antes porque quieren un cambio en el Govern: "Porque justamente fruto de la mala manera como se está gobernando esta situación, son muchas de las consecuencias que estamos sufriendo".

Para Sabater, el aplazamiento de las elecciones debe ir acompañado del despliegue inmediato de un plan de choque económico y sanitario, para paliar "los efectos de esta mala planificación de la pandemia y que deje de recaer sobre las espaldas de la mayoría de la gente".

El Síndic de Greuges ve "riesgo" en el voto presencial 

El Síndic de Greuges y la Comisión independiente de asesoramiento sobre la garantía del derecho de sufragio activo han recomendado este miércoles aplazar las elecciones catalanas, y han advertido de que el 14 de febrero "el voto presencial podría constituir un riesgo" para el electorado, tanto para los contagiados por Covid-19 como para los que no lo están.

En rueda de prensa telemática este miércoles, el síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha presentado un informe sobre la garantía del derecho al sufragio activo el 14-F, en el que se apunta que en esa fecha habrá "un escenario de afectación grave o muy grave con entre 190.000 y 216.000 personas que no podrían votar de forma presencial".

Por ello, ha exigido un acuerdo político firme entre el Govern y el conjunto de candidaturas sobre el mantenimiento o no de los comicios, y piden garantizar tanto el derecho al voto como a la salud individual y pública: "Todas las personas con derecho a sufragio activo deben poder votar en las próximas elecciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento