Tuberías congeladas, nieve y árboles caídos en las calles, resbalones... la difícil vuelta a la normalidad en Madrid

Imagen de este martes de la céntrica calle Fuencarral de Madrid.
Imagen de este martes de la céntrica calle Fuencarral de Madrid.
Jorge París

Aún queda mucho trabajo por hacer para recuperar la normalidad en la Comunidad de Madrid a pesar de que se trabaja sin descanso desde hace días. Esta es la principal advertencia que se hizo este martes desde el Gobierno regional, que trata de lidiar con las consecuencias que dejó el temporal del fin de semana y enfrenta las derivadas de la ola de frío posterior: congelación de tuberías y caídas en la vía pública debido al hielo, entre muchas otras.

Las brigadas de limpieza de la práctica totalidad de ayuntamientos tratan de ir despejando calles de nieve y hielo para ir recuperando la movilidad. También retiran los árboles que han sucumbido y obstruyen el paso. Especialmente entregado a ello está el consistorio de la capital, donde se registran los mayores daños debido al tamaño de la ciudad.

El último parte de limpieza emitido este martes por el Ayuntamiento de Madrid reflejaba que se habían despejado ya más de un millar de kilómetros en unas 800 calles y se habían conseguido habilitar unos 300 km de viales peatonales seguros, sin hielo.

La superficie helada está convirtiéndose en uno de los principales enemigos de los madrileños y también de los servicios de urgencias, que están recibiendo un volumen inusitado de pacientes con fracturas. Entre el lunes y el martes, los hospitales de la región atendieron a más de 2.000 pacientes con cuadros vinculados a resbalones y caídas, de ahí que las autoridades recomienden reducir a los estrictamente necesarios las salidas de casa en los próximos días.

El consejero de Justicia e Interior, Enrique López, reconoció este martes que aún quedan "muchas calles por limpiar" y se marcó el fin de semana como horizonte "prudente" para encarar la "normalización". De un escenario de relativa normalidad depende la vuelta de las clases presenciales, fijada para el día 18. 

La Consejería de Educación ha detectado ya más de 200 desperfectos en colegios e institutos y confía en poder solucionarlos antes del próximo lunes. Hasta que llegue el momento de volver a clase, los estudiantes madrileños tendrán que recibir sus clases por internet. Este martes, se conectaron más de 16.000 docentes y unos 141.000 alumnos de la red pública a la plataforma online de enseñanza.

Igualmente debe ir creciendo progresivamente el número de buses que prestan servicio en la región. La EMT de la capital ya tiene en funcionamiento 27 líneas (14, 19, 21, 27, 34, 38, 45, 56, 81, 85, 86, 121, 124, 125, 135, 138, 143, 146, 147, 156, 165, 166, 210, C1, C2, H1, T32), principalmente las que comunican con hospitales y otras ‘vertebradoras’ de la ciudad. Respecto a los buses interurbanos, este martes se consiguió conectar más de un centenar de municipios con la reactivación de 145 líneas.

Además, se recuperó la red de Cercanías, a excepción de la C-9 entre Cercedilla y Cotos, y el metro funciona las 24 horas. El Ejecutivo regional es consciente de las aglomeraciones que se están produciendo, sobre todo en hora punta, debido a que es el transporte menos afectado por la nevada y trata de minimizarlas. El servicio funciona al 100%, pero este martes 65 trenes seguían bloqueados por la nieve en los depósitos y esperan ir activándolos en los próximos días.

Otro servicio que ha tenido que reforzarse es el del Canal de Isabel II porque en los últimos días se han comunicado casi 3.600 incidencias en el suministro de agua por congelación de tuberías y contadores.

En cuanto a las carreteras, el 88% están limpias, lo que permitió la llegada de 1.200 camiones a Mercamadrid. Sin embargo, en algunos supermercados hay desabastecimiento, sobre todo de frescos. Se trata de carencias puntuales, según el Ejecutivo regional, que apunta que quedarán resueltas hoy y pide comprar con responsabilidad.

La factura de Filomena también adquiere una dimensión dramática en el campo. La nieve caída ha derribado todos los invernaderos de Fuenlabrada y los daños superan los dos millones de euros. En localidades como Estremera o Villarejo de Salvanés, de tradición olivarera, temen consecuencias catastróficas porque el temporal ha llegado en plena campaña de la aceituna y muchos productores solo habían cosechado una pequeña parte.

Los ganaderos también hacen balance de daños: de momento se han echado a perder 10.000 litros de leche porque los camiones no han podido llegar a las explotaciones, que presentan importantes desperfectos en naves y otras instalaciones. El acceso a las explotaciones es imposible en muchos casos por los espesores acumulados y el Gobierno regional se plantea utilizar helicópteros de rescate para llevar comida a los animales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento