Animales aislados, olivares dañados, 10.000 litros de leche tirados... Filomena también se ceba con el campo madrileño

  • Aún no se ha hecho un balance de daños exhaustivo porque no se ha podido acceder a muchas explotaciones.
  • Solo en el sector de invernaderos la factura de la borrasca se acerca a los dos millones de euros.
La nieve ha bloqueado los accesos a muchas explotaciones ganaderas de Madrid. En la imagen, un rebaño de ovejas aislado.
La nieve ha bloqueado los accesos a muchas explotaciones ganaderas de Madrid. En la imagen, un rebaño de ovejas aislado.
UPA Madrid

El paso de la borrasca Filomena por la Comunidad de Madrid no solo ha colapsado carreteras y grandes ciudades como la capital, también se ha cebado con el campo madrileño. El primer balance de daños, realizado este martes por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA-Madrid), se acerca a los dos millones de euros y solo se corresponde con el sector de los invernaderos. La factura total será mucho más elevada, millonaria en todo caso, y habrá que esperar para conocerla: hay muchos agricultores y ganaderos que no han podido acceder a sus explotaciones para evaluar desperfecto y es probable que aún tarden varios días en poder hacerlo.

Las principales consecuencias del temporal pasan por el colapso de estructuras (como naves e invernaderos), la pérdida de cultivos (numerosos olivos se han tronchado y plantaciones se han helado por completo) y la imposibilidad de acceder a las explotaciones ganaderas en las que duermen las cabezas de ganado para echarles de comer, darles de beber y ordeñarlas, en su caso.

En este sentido, desde UPA-Madrid calculan que ya se han echado a perder en la región más de 10.000 litros de leche porque los camiones cisterna no están llegando a las explotaciones y los ganaderos ya no tienen más capacidad de almacenaje. Algunos cuidadores de ganado, además, han visto cómo el colapso de sus instalaciones ha dejado atrapados a sus animales y la gran cantidad de nieve complica sobremanera las tareas de limpieza. 

"Hay muchos animales que no están pudiendo recibir sus raciones completas porque los ganaderos no están pudiendo acceder a sus explotaciones o tienen que racionar la comida en previsión que esto dure más tiempo", señalan desde la organización agraria.

Los daños se repiten a lo largo y ancho de la comunidad. En la zona de invernaderos de Fuenlabrada, la más importante de este tipo de cultivo en la región, todas las estructuras existentes han sufrido daños debido a la nieve caída. Algunos agricultores, muy preocupados por el futuro inmediato que les espera, han compartido sus inquietudes en las redes sociales.

También en la zona de Villa del Prado se han derrumbado tres invernaderos. “Siendo el coste por metro cuadrado de 30 euros/m2 y la superficie total afectada de unos 60.000 m2, Filomena supone casi 2 millones de euros en pérdidas para este sector”, calculan desde UPA-Madrid.

Entre las cosechas más perjudicadas figuran las de verduras al exterior, como son coles o alcachofas. “Muchos agricultores hemos sufrido grandes daños en invernaderos que se han derrumbado bajo el peso de la nieve”, han destacado desde UPA Madrid, añadiendo que también entre los ganaderos ha habido problemas para llevar agua y comida a los animales. Y aunque han terminado las nevadas, el temporal de frío dejará temperaturas inferiores a los 10ºC en lugares en los que nunca se han registrado valores tan bajos, por lo que los efectos son todavía desconocidos.

Un olivar de Estremera, Madrid, con olivos tronchados y gran cantidad de nieve acumulada.
Un olivar de Estremera, Madrid, con olivos tronchados y gran cantidad de nieve acumulada.
UPA Madrid

Las zonas tradicionalmente dedicadas al cultivo de la aceituna, como el extremo oriental de la región, tampoco han escapado de la furia de Filomena. En Estremera, hay campos enteros con olivos daños. Además, la nieve sigue acumulada en muchos ejemplares, lo que multiplica el riesgo de heladas y retrasa el balance de daños. “Muchos agricultores no han podido acudir aún a sus explotaciones, pero ven los destrozos producidos en los olivos cercanos a los pueblos y se llevan las manos a la cabeza”, afirman desde UPA-Madrid.

"El problema concreto del olivar no va a ser exclusivo de este año. Hay un daño presente. Y un daño futuro. Van a pasar dos o tres campañas, sino más, para que se recuperen", ha aseverado por su parte Francisco José García, presidente de Asaja Madrid.

"Voy a hacer 62 años y algo así no lo he conocido nunca. La nieve que ha caído en otras ocasiones se acababa yendo en un día o un día y medio. Pero ahora mismo todo está igual que el viernes. Todo sigue tapado. Y va a seguir así", ha lamentado Félix Expósito, que reside en Villarejo de Salvanés y es uno de los mayores productores de olivar de la Comunidad de Madrid.

Expósito ha calculado que de los 600.000 kilos que preveían recoger esta campaña, apenas habían recogido 30.000 antes de la llegada de Filomena. “Va a ser catastrófico”, ha advertido.

Créditos blandos y apoyo político en la Asamblea

La organización agrícola ya ha transmitido al Gobierno regional la delicada situación que atraviesan y ha pedido que se habilite con urgencia una línea de créditos blandos y subvenciones que ayude a aminorar la factura de daños en el campo madrileño. 

Por ello, UPA Madrid ha alzado la voz para que la Comunidad habilite una línea urgente de créditos y subvenciones a los agricultores y ganaderos que han sufrido pérdidas. Además, este lunes se registró una proposición no de ley en la Asamblea de Madrid para abordar la problemática derivada de la borrasca y desde la organización agrícola esperan que salga adelante con el apoyo de todos los grupos. "Es el momento de que la sociedad cuide su sector agropecuario de la misma manera que este siempre trabaja y cuida de ella", aseveran.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento