Tres días sin luz en pueblos de Toledo a causa de Filomena: "Familias enteras se están calentando en el coche"

El entorno de Villamuelas, en la provincia de Toledo.
El entorno de Villamuelas, en la provincia de Toledo.
EP

La situación tras el paso de la borrasca Filomena dista mucho aún de estar normalizada. Y si no que se lo digan por ejemplo a los vecinos de varios pueblos de Toledo que llevan sin suministro eléctrico desde el viernes. Desde localidades como Villamuelas hablan de desesperación y de circunstancias críticas y extremas y reclaman que se les dé una solución cuanto antes.

En total, unos 2.000 abonados de Castilla-La Mancha continúan sin electricidad por la nieve, según los datos del Servicio de Emergencias 112. La gran parte de ellos, 1.826, se encuentran en la provincia toledana. El sábado por la noche los afectados por cortes totales o parciales llegaron a 18.500 en toda la comunidad

"Estamos desesperados, sin luz, agua caliente ni calefacción desde el viernes y totalmente incomunicados". Así lo ha subrayado en declaraciones a Efe el teniente de alcalde de Villamuelas, Nelson Pérez. Esta localidad, de 600 habitantes, duplica en estos momentos su población. Ello se debe a que muchas personas que habían ido a pasar las fiestas navideñas no han podido regresar a sus residencias por la gran nevada. Las dos carreteras de acceso al pueblo están intransitables.

Pérez asegura haberse puesto en contacto con la Junta, la Diputación, el 112 y la empresa suministradora eléctrica, sin que hasta el momento "nadie dé soluciones". El responsable político ha indicado que desde el Gobierno regional les dicen que son conscientes de la situación pero que "tengan paciencia porque hay muchos municipios que atender". Desde la Diputación les aseguran que va a ir una máquina quitanieves a limpiar el pueblo, "pero los días pasan y la máquina no llega".

Por otro lado, desde Naturgy les toman nota de la incidencia pero siguen igual. "Nadie arregla nada y llevamos ya tres noches en esta situación extrema y desesperante que ha llevado a familias enteras a calentarse en su propio coche", ha lamentado Pérez, que asegura haber recibido llamadas de familias con niños pequeños que no dejan de llorar por el frío y mayores tiritando por la misma causa.

Farmacia cerrada

A todo esto se une que la única farmacia del pueblo está cerrada porque la persona que la atiende es de otra localidad y no puede llegar a Villamuelas. Las tiendas por su parte están perdiendo el género, debido a la falta de refrigeración, y otras ni siquiera pueden abrir al tener apertura eléctrica.

"Esto sin contar que no podemos comunicarnos por el teléfono fijo, al haberse caído los cables de telefonía, y también hay muchos fallos en la cobertura de los teléfonos móviles", ha significado el teniente de alcalde, quien confía en que "pronto se acuerden de este pueblo". "Ya no sabemos qué hacer", ha dicho.

Pérez ha agradecido la ayuda recibida de los voluntarios de Protección Civil de la vecina localidad de Villasequilla y también la labor desarrollada por un vecino de Villamuelas que, con una máquina que tiene, está retirando nieve, "pero no da abasto".  

La solución: un generador

Escenas similares se han repetido en la cercana Villanueva de Bogas, donde, después de que su alcalde solicitase "ayuda urgente", este lunes al mediodía han recuperado el servicio. Esto ha sido posible gracias a unos generadores que se han instalado, según han podido saber este diario. 

Previamente, el regidor, José Miguel Rodríguez, lanzaba un llamamiento desesperado a través de un vídeo colgado en la redes sociales. "Tenemos personas mayores sin calefacción, sin teléfono, no hay cobertura. Los accesos apenas están limpios. Desde el viernes por la tarde no hemos visto pasar por aquí ninguna máquina. Estamos haciendo todo lo que se puede con maquinaria local", lamentaba el máximo responsable de una localidad de 730 habitantes.

Rodríguez contaba que el sábado habían necesitado la asistencia de una ambulancia que "a duras penas" pudo llegar a su destino. "Necesitamos que nos limpien los accesos", agregaba. Mientras, ciudadanos con allegados en el pueblo se afanaban en difundir, también a través de las redes sociales, mensajes de auxilio en los que se podía leer: "No podemos contactar con nuestras familias. ¡La situación es crítica!". 

Otras zonas afectadas

Castilla-La Mancha no ha sido la única comunidad a la que el temporal ha dejado sin luz. Incidencias se han registrado también en Cataluña o en Andalucía. A primera hora de la mañana, Protección Civil reportaba la existencia de 392 abonados sin luz por averías en varios municipios de Tarragona. Con 288, Capçanes era el más afectado. También presentaban problemas Falset, Ametlla de Mar, El Molar, Arnes y Marçà.

En Sevilla, su alcalde, Juan Espadas, ha solicitado a Endesa que refuerce su capacidad para poder atender el aumento en el consumo eléctrico ante la ola de frío. Espadas ha hecho esta reclamación después de que en algunos puntos de la ciudad se estén sufriendo pérdidas de tensión o cortes. "Me aseguran que en los próximos diez o doce días se van a producir las reparaciones y refuerzos para que no se produzcan los cortes de suministro que se están viendo ahora. Se tiene que elegir el mejor momento porque tampoco se trata de cortar el suministro para llevar a cabo las actuaciones cuando las personas necesitan la energía, en un momento tan frío como este", ha anunciado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento