Kim Kardashian y Kanye West siguen juntos pero tienen "vidas separadas"

Kanye West y Kim Kardashian, en la la gala de 'las 100 personas más influyentes' de la revista 'Time', en Nueva York (EE UU), en 2015
Kanye West y Kim Kardashian, en 2015
JUSTIN LANE / EFE

Ha sido un año complicado (o todo lo complicado que puede ser en una casa privilegiada) en la vida de Kanye West y Kim Kardashian. No solo por el espeluznante regalo de cumpleaños con el que el músico ofrendó a su esposa, sino también porque entre ellos este 2020 ha sido un punto de inflexión en el que parece que lo último es que ahora cada uno vaya por su lado... sin que esto signifique que se hayan separado.

El matrimonio parece generar cada vez más dudas y este gesto solo acentuaría una crisis que viene prolongándose desde comienzos de la primavera, a pesar de que todo hace indicar, con el nuevo contrato que las hermanas Kardashian han firmado con Hulu para un nuevo programa de telerrealidad en 2021, que su relación sigue viento en popa.

Tal y como explican desde la revista People, el verano fue la etapa más tumultuosa en la vida de KimYe, como se conoce a la pareja, pues primero el músico habló abiertamente de los problemas que estaban atravesando, luego llegaron las elecciones norteamericanas en las que el rapero no obtuvo apenas votos con su candidatura, más tarde acabó meando en uno de sus Grammy y finalmente la socialité tuvo que pasar su salida de los 30 con Amber Rose, la expareja de su marido, poniéndole a parir por llamarla prostituta en un mitin.

Aparte de las ocurrencias de Kanye, Kim ha estado volcada en su faceta de empresaria y en sus estudios de Derecho intentando olvidar sus propias lágrimas, que se volvieron virales. Así que esa dicotomía es con laque está lidiando la influencer.

"Viven vidas separadas", ha explicado una fuente a la mencionada publicación. "Kim tiene sus trabajos y proyectos, que son importantes para ella, y Kanye tiene los suyos por su lado", ha continuado el informando, añadiendo que, dadas sus respectivas y apretadas agendas, "sus vidas no coinciden mucho".

"Kim parece feliz y está muy concentrada en el trabajo y las causas", ha relatado el informante, matizando el buen hacer de la socialité en su lucha por un nuevo sistema legal en Estados Unidos: "Ella cree con mucha firmeza que puede hacer un cambio en lo que a la reforma penitenciaria respecta. Esta es su pasión y su familia está muy orgullosa de ella".

Es decir, que no se divorcian, pero que Kim Kardashian tiene claro que solo busca "lo mejor para sus hijos", sobre todo por lo duro que ha sido tener que cuidar del músico tanto por el coronavirus como por el trastorno bipolar de personalidad que le hizo criticar incluso a su suegra, Kris Jenner.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento