La La Love You consigue el premio MTV a mejor artista español: "Estar nominados con esos cantantes ya era un premio"

  • En la misma categoría se encontraban nominados Aitana, Leiva, Don Patricio y Carolina Durante.
Los integrantes del grupo madrileño La La Love You.
Los integrantes del grupo madrileño La La Love You.
EFE

Hasta arrebatarle a Aitana Ocaña el premio MTV al "mejor artista español", lo del grupo madrileño de punk y power pop La La Love You, ha sido un camino difícil e incierto, pero constante y nunca aburrido. Entre sus apariciones más mediáticas, destaca el momento en el que convirtieron un programa de televisión en directo en una pista de patinaje.

"Nos llamaron de TVE para participar en la preselección de Eurovisión. Nos lo pasamos muy bien en la gala, aunque tiramos una tarta al suelo que no se limpió bien y la gente se caía y se resbalaba. Un desastre total", relata entre risas el grupo musical. "Un productor amenazó con que no volveríamos a aparecer por allí en la vida".

Esta es solo una de las muchas curiosidades atesoradas por esta banda que se gestó en tres cuartas partes en un pupitre de un instituto de Parla (Madrid) y que en 2008 lanzó su primer álbum, Ummm, qué rico!

"Como en muchos momentos de la historia del punk, no sabíamos tocar nada. Primero montamos el grupo, hicimos un videoclip y luego ya empezamos las canciones", admiten Roberto Amor (voz y guitarra), David Merino (voz y guitarra) y Rafa Torres (batería).

Un año después llegó la citada oferta para aspirar a Eurovisión 2009 con el tema Dame un beso, una rareza que no está ni colgada en Spotify por una cuestión de derechos del máster original, en propiedad del que era su productor de la época.

No hubo suerte entonces, pero la historia continuó ampliándose. En 2013 llegó su segundo, y hasta ahora, último LP, La la Love You, ya con el aval de Subterfuge y, en 2014, fue el turno del fichaje de Celia Becks.

"Yo era fan antes de ser bajista del grupo y se ha convertido en un proyecto vital a pesar de no haberlo fundado, pero es un como nos lo tomamos", cuenta la músico y DJ a la que conocieron pinchando en un club de Madrid.

Solo seis meses después de su entrada, llegó la oportunidad de tocar siete conciertos en Japón. "Se sabían todas las canciones y en los conciertos se volvían muy locos. Recuerdo uno en el que la gente y el sushi volaban. Pero cuando todo se acababa, de nuevo se volvían muy silenciosos", rememoran.

Sin embargo, el grupo no ha vuelto a confiar en el formato de LP para sus lanzamientos y han preferido apostar por editar solo sencillos, temas desenfadados como Más colao que el Colacao, Laponia o Irene.

"Es un poco más inmediato: lo compones y lo sacas. Probablemente en un futuro recopilaremos los singles que hemos hecho con material nuevo, pero de momento estamos cómodos así", comentan.

Con todo, su fama en España permanecía estancada y los grandes medios no se hacían mucho eco de sus avances. "Las mayores susceptibilidades venían de nuestros colegas. Algunos nos dicen ahora que cómo mola tal disco que igual lleva años publicado. ¡Si hasta nos hacían quitarlo en el coche!", ironizan.

Dos puntos de inflexión les han permitido llegar a este punto en el que sus escuchas en Spotify superan los 20 millones. El primero fue el momento en el que Amaia Romero los citó en un programa de televisión en junio de 2019 y el efecto fue inmediato.

"Tenemos mucho que agradecerle. Nos puso en un gran escaparate, pero hemos ido cosechando poco a poco lo que hemos sembrado y hemos seguido haciéndolo después de aquello", apuntan ante el otro hito reciente de su ascenso profesional, la canción El fin del mundo, con diez millones de reproducciones.

Nació en el verano del año pasado a raíz de una escapada a Chile, un recurso que suelen utilizar cuando quieren inspirarse. En ese país entablaron contacto con otros artistas como Planeta No, que les prestó sus sintetizadores, ideas creativas, su habitación y su tiempo.

"David nos decía todo el tiempo: 'Tengo un estribillo muy bueno, tengo un estribillo muy bueno'", relatan burlándose de su compañero, que reconoce que con el mensaje de la canción, publicada a finales de 2019, fueron "unos cenizos de cojones".

El suyo fue otro de esos escasos pero felices accidentes del confinamiento. "Nadie le hacía caso", reconocen sobre los dos primeros meses en el mercado de este tema que de repente se convirtió en un himno del encierro.

El final de todo este periplo fue la consecución el pasado domingo del premio MTV al "mejor artista español" imponiéndose a pesos pesados con millones de seguidores y apoyo de multinacionales, véase Aitana, Leiva, Don Patricio y Carolina Durante.

"Teníamos expectativas nulas. Para nosotros el premio era estar nominados junto a estos artistas y de hecho lo celebramos igual que cuando ganamos", aseguran sobre un galardón que les sorprendió comiendo pizza.

La nota no tan alegre de todo este año la puso el positivo de Celia Becks por coronavirus justo un día antes de viajar para actuar en el Festival de Les Arts de Valencia en octubre. "Estuve bastante malita, pero no grave. No me quejo, aunque aún tengo secuelas, como migrañas, faringitis crónica y menos capacidad pulmonar", informa.

Aunque por episodios como ese se han acostumbrado a "no ilusionarse" con ninguna fecha. En cartera tienen conciertos como el acústico que darán el 26 de noviembre en Burgos y el del 11 de diciembre en la sala Potemkin de Salamanca, proyectos que les hacen seguir con ganas, como la música nueva con la que prometen regresar "muy a principios" de 2021.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento