Salud investiga una multitudinaria misa en la Sagrada Familia con 600 asistentes

Acto de beatificación de Joan Roig Diggle en la Sagrada Família con 600 asistentes, este sábado 7 de noviembre de 2020.
Acto de beatificación de Joan Roig Diggle en la Sagrada Família con 600 asistentes, este sábado 7 de noviembre de 2020.
ACN

La Conselleria de Salud de la Generalitat abrirá un expediente para investigar si se han respetado todas las medidas sanitarias y de movilidad en la ceremonia con casi 600 personas que se ha celebrado este sábado en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, permitida pese a las restricciones para evitar contagios de Covid-19. Se trataba de la ceremonia de beatificación de Joan Roig, asesinado en la Guerra Civil.

El control se extenderá tanto al acto -que se ha celebrado con un tercio del aforo, con mascarilla obligatoria para los asistentes y gel hidroalcohólico- como a la organización del evento.

La Conselleria de Salud ha recordado que el decreto del estado de alarma no permite cerrar espacios religiosos sino solo reducir aforos, por respeto a la libertad de culto como derecho fundamental.

Sin embargo, ha alertado de que "este tipo de eventos masivos tienen un riesgo epidemiológico del todo injustificable dada la situación actual y, por tanto, se planteará reforzar las medidas de protección para que no vuelva a pasar".

La CUP y los comuns habían criticado la celebración de este evento con cerca de 600 personas pese a las restricciones sanitarias, en varios apuntes en Twitter este sábado.

Entre los presentes había cuatro cargos públicos

A este acto acudieron tres cargos del Ayuntamiento y uno de la Generalitat. Se trata del director general de Derecho y de Entidades Jurídicas de la Generalitat, Xavier Bernadí, el teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, y el comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo Religión del consistorio, Khalid Ghali, según ha avanzado RAC1 y ha confirmado la ACN. 

Desde el Ayuntamiento, han explicado que Batlle fue invitado por el Arzobispado de Barcelona y que el comisionado asiste a todos los actos de carácter religioso donde lo invitan. 

El concejal de Derechos de Ciudadanía, Marc Serra, ha dicho en un primer momento a RAC1 que no les constaba el acto, a pesar de que después ha dicho que sí que sabían que se hacía pero no las características ni el aforo.

Según Serra, "entra dentro de la normalidad" que haya presencia del Ayuntamiento, a pesar de que ha asegurado que no sabían el aforo ni los detalles de la organización. El concejal ha afirmado que hay que ser "ejemplares" y que esto es lo que se tiene que pedir también al Arzobispado de Barcelona. "A actos como el de ayer se tendría que poner un límite, un techo, para evitar encuentros de este tipo", ha declarado.

Sobre Batlle, ha apuntado que es una de las personas que forma parte del Procicat y se ha mostrado convencido que en el marco de sus competencias "hará lo máximo para colaborar con el Departamento de Salud". En todo caso, ha dicho que merece la pena "investigar a fondo" como se celebró este acto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento