Austria lidera la advertencia de los frugales a Sánchez: "Las ayudas de la UE no financiarán el ingreso mínimo"

Sebastian Kurz, cabeza visible del Partido Popular de Austria y canciller del país desde 2017.
Sebastian Kurz, cabeza visible del Partido Popular de Austria y canciller del país desde 2017.
EFE

La reunión telemática del Consejo Europeo de este viernes no sirvió, como ya se esperaba, para llevar a cabo grandes avances en la definición de la fórmulas de las ayudas económicas que sirvan para contrarrestar la crisis económica que afrontan los países del sur tras el confinamiento del Covid-19, especialmente España e Italia.

Más bien al contrario, las posiciones siguen tan rígidas como antes de la cumbre, con los llamados países frugales -Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia- encabezando la oposición al plan de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen: 500.000 millones a fondo perdido y otros 250.000 en créditos.

La posición intermedia que ha asumido Alemania, ha dejado, sin embargo, a los frugales en una posición de debilidad en su rechazo frontal al plan y les ha llevado a buscar, al menos, lograr socavar lo máximo posible.

En esta ocasión ha encabezado la portavocía de los países nórdicos el canciller austríaco, Sebastian Kurz, que advirtió, sin mencionar explicitamente al receptor de su mensaje, que el dinero europeo no puede gastarse en proyectos como "una renta básica o cheques de viaje", en clara referencia al ingreso mínimo vital aprobado recientemente por el Gobierno español y las ayudas para fomentar el turismo lanzadas por Italia.

El núcleo duro que componen estos países pretende que el dinero que entregará Bruselas esté condicionado en la mayor medida posible a reformas estructurales de las economía de los países del sur que los hagan más competitivos, una línea diametralmente opuesta a la idea que baraja Pedro Sánchez y su Gobierno para salir de una crisis económica que no ha hecho más que empezar.

"Estamos dispuestos a ayudar a los países más afectados por la Covid-19, pero la ayuda debe estar bien dirigida y estar claramente limitada en el tiempo", defendió Kurz este viernes a través de su cuenta de Twitter.

El canciller austriaco hacía así referencia a otro de los grandes objetivos de los frugales de cara a la siguiente reunión del Consejo Europeo, que tendrá lugar a mediados de julio: lograr que la propuesta de Von der Leyen de que los países miembros puedan pedir ayudas al fondo de reconstrucción europea hasta 2024 se rebaje hasta 2022. 

En esta ocasión, sí contarán con el apoyo de la alemana Angela Merkel, por lo que es una victoria que asumen como mucho más factible que una derogación total del plan.

Los países del sur, entre ellos España, han optado por apoyar sin cortapisas el plan de Von der Leyen, del que España e Italia serán los mayores beneficiados, y que las condiciones para obtener los fondos sean las menores posibles.

Sánchez defendió el viernes, también a través de su cuenta de Twitter, que "Europa debe dar una respuesta a la altura de la crisis del Covid-19 y debe hacerlo rápido" y añadió que se debe "cuanto más tiempo perdamos, más profunda será la recesión".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento