Perros y gatos que salvan vidas: ¿cómo funcionan las donaciones de sangre entre animales?

  • El 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre.
  • En España el Banco de Sangre Animal realiza cada años alrededor de 5.000 transfusiones de sangre.
  • Un proceso sencillo que puede ayudar a salvar a mascotas con hemorragias por traumatismo o cirugías complicadas.
Un perro donante de sangre.
Un perro donante de sangre.
CORTESÍA BANCO DE SANGRE ANIMAL

Desde el 2015, en España se producen alrededor de 1.700.000 donaciones altruistas de sangre al año, según datos aportados por la Federación Española de Donantes de Sangre (FEDSANG). Esto representa unas 36 donaciones por cada 1.000 habitantes, lo que sitúa a nuestro país a la cabeza respecto a otros países desarrollados, donde esta cifra alcanza una media de 32 donaciones/1.000h. Mucho menos conocidas son las donaciones de perros y gatos a otros animales de su especie. Sin embargo, España cuenta desde hace algún tiempo con un Banco de Sangre Animal (BSA) que realiza cada año unas 5.000 transfusiones de sangre.

Los perros y los gatos, por tanto, también pueden salvar muchas vidas y ayudar a sus congéneres de la misma forma en la que lo hacemos los seres humanos. “El perfil de pacientes que pueden necesitar de una transfusión son mascotas con hemorragias por traumatismo o cirugías complicadas, pacientes críticos con otros tipos de anemias, alteraciones de la coagulación, intoxicaciones, enfermedades hepáticas, enfermedad intestinal con pérdida de proteínas o quemaduras entre otras”, explica a 20Minutos Eduardo Pastor, veterinario de AniCura Aitana Hospital Veterinario, uno de los 50 hospitales colaboradores del BSA.

Hasta hace algunos años, sin embargo, no existía la posibilidad de almacenar la sangre. Las donaciones se producían a nivel usuario, es decir, las propias clínicas veterinarias generaban un grupo de clientes de confianza que, a cambio del control sanitario de su animal, ofrecían la posibilidad de realizar una transfusión directa de sangre de su mascota a otro perro o gato si se necesitaba.

La sangre se utilizaba solo en ese instante y no se podía acumular siendo muy complicado, además, la gestión de la donación en caso de producirse alguna urgencia. Desde que se crearon los bancos de sangre animal todo ha cambiado radicalmente gracias al uso de hemoderivados, que son los subproductos de la sangre entera tratados de una manera exquisita y almacenados de la misma manera que en los bancos de sangre humana.

Y tan importante es la existencia de estos bancos como la concienciación, entre aquellos que viven con un animal de compañía en casa, de que éstos pueden y deben donar sangre. “Los veterinarios somos los que tenemos que dar esa información y seleccionar a los pacientes que consideremos oportunos y así, en colaboración con el Banco de Sangre Animal, poder ayudar a que tengan un stock de hemoderivados apropiado para que cualquier clínico en cualquier parte de España con una llamada de teléfono pueda tener la sangre. La labor que hacemos desde los hospitales es muy importante, en concreto desde los hospitales de AniCura, tenemos un stock para que en nuestra área de influencia y nuestros clínicos dispongan siempre que necesiten de esos hemoderivados o incluso nos puedan remitir al paciente para realizarle la terapia oportuna”, señala Pastor.

Tres mil mascotas donantes

En España contamos con la colaboración de 3.000 mascotas que donan sangre de forma regular cada tres o cuatro meses”, añade Ignacio Mesa, director clínico del Banco de Sangre Animal. “Actualmente suministramos derivados de la sangre de manera regular a más de 50 hospitales veterinarios de referencia en España. Estos hospitales de referencia actúan como Centros Colaboradores del Banco de Sangre Animal, y constituyen una red de suministro de hemoderivados a todos los centros veterinarios de la zona cuando éstos lo necesitan. De esta manera, actualmente trabajamos con mas de 900 centros veterinarios en España”.

Pero, ¿son todos los amigos de cuatro patas potenciales donantes de sangre? Estos son los requisitos para ambos:

Para perros:

  • Sano, tranquilo y simpático
  • Peso superior a 25 kg
  • Edad entre 1 y 8 años
  • Sin evidencia de enfermedades infecciosas
  • Vacunado y desparasitado
  • Sin medicación actual (salvo desparasitación)
  • Sin antecedentes de enfermedad grave
  • Sin soplo cardiaco
  • Sin haber recibido transfusiones previas

Para gatos:

  • Sano, tranquilo y simpático
  • Peso superior a 3,5 kg
  • Edad entre 1 y 8 años
  • Con vida en espacios interiores y alimentados sólo con dieta comercial
  • Sin evidencia de enfermedades infecciosas
  • Vacunado y desparasitado
  • Sin medicación actual (salvo desparasitación)
  • Sin antecedentes de enfermedad grave
  • Sin soplo cardiaco

Un proceso sencillo y sin riesgos para el donante

Si el perro o el gato cumplen los requisitos citados arriba y el cuidador está convencido en dar el paso, los trámites para la donación son muy sencillos pudiendo inscribir al animal desde aquí. El BSA se encargará de llevar a cabo una correcta pauta de vacunación y desparasitación, y se asegurará además de que exista un correcto estado de salud en el donante mediante un examen físico, analíticas sanguíneas, determinación del grupo sanguíneo y pruebas para descartar las enfermedades infecciosas mas importantes.

El proceso de extracción sanguínea, tal y como ocurre en medicina humana, es completamente inocuo y exento de riesgos para el donante. “Puede venir a nuestras instalaciones, o nuestro equipo puede desplazarse al domicilio del donante para facilitar el proceso y evitar cambios de ambiente y estrés en la mascota. La principal prioridad del equipo veterinario del BSA es garantizar la salud y bienestar del paciente, por lo que en ningún momento se somete al donante a situaciones de estrés o que pudieran suponer un riesgo para el mismo. Si el donante es poco colaborador se interrumpe inmediatamente la donación. El procedimiento dura no más de 5-10 minutos y donantes deben estar en ayuno 2-3 horas antes de la donación y siempre con agua disponible. El punto de recolección en la vena se limpia y se desinfecta antes del procedimiento, siendo necesario rasurar el pelo en una zona pequeña de aproximadamente 5 cm”, explica Mesa.

Por otro lado, los perros nunca se sedan y en el caso de los gatos, para garantizar que la experiencia no sea estresante, la primera vez que donan se sedan siempre. Posteriormente, aquellos gatos que se adaptan al procedimiento sin estrés (aproximadamente un 30-40%), no se vuelven a sedar en las futuras donaciones. La sedación siempre es ligera a dosis bajas, siendo el efecto y la recuperación muy rápidos.

El total de sangre extraído son 450 ml en perro y 45-50 ml en el gato. El director del BSA matiza que “existen estudios científicos demostrando que dicho volumen es perfectamente tolerado en los donantes, sin aparición de efectos adversos. Después de la donación, la recuperación es inmediata, pudiendo realizar una vida completamente normal. Únicamente, se debe promover la ingesta de líquidos y de raciones de comida calóricas durante ese día, y evitar el ejercicio muy vigoroso durante las siguientes 24 horas”.

Donaciones animales vs Covid-19

Obviamente, al igual que ha pasado en los hospitales, el estado de alarma ha afectado negativamente a las reservas del Banco de Sangre Animal debido a que no se han podido realizar extracciones durante el confinamiento. Su director constata que “la crisis sanitaria ha supuesto una merma importante en las reservas de hemoderivados en el BSA. Las restricciones de movilidad han impedido que los propietarios de mascotas pudieran desplazarse a nuestras instalaciones y que nuestro equipo pudiera ir a sus domicilios. Gracias a las reservas disponibles hemos podido satisfacer la mayor parte de las necesidades de pacientes graves. Sin embargo, nuestras reservas de sangre han caído a niveles críticos y podría suponer un riesgo para futuros pacientes”.

Por este motivo el Banco va a realizar diversas campañas de donación y concienciación social para intentar volver a la normalidad en los próximos meses y, más que nunca, hace un llamamiento a la colaboración de loa propietarios y sus mascotas para que ningún paciente crítico pueda verse privado de una transfusión que podría salvar su vida.

El BSA ha adoptado, además, durante estas semanas de desescalada los pertinentes protocolos de seguridad y protección individual. “Nuestros veterinarios disponen de los equipos de protección individual necesarios y siempre se mantiene el distanciamiento tanto dentro de nuestras instalaciones como en los desplazamientos a domicilio. También se ha respetado el distanciamiento y limitado el contacto con el propietario, de tal forma que la mascota pasa directamente a nuestras instalaciones con nuestro personal sin necesidad de contacto directo con el propietario; o en caso de realizar la extracción en su domicilio, esta se realiza en una estancia independiente”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento