Solidaridad vecinal frente al hambre y la pobreza en el Barrio del Pilar de Madrid

[MISSING]binding.image.description
Dos vecinos del Barrio del Pilar, tras recoger la comida aportada de forma solidaria.

Invisibles en un mar de bloques de viviendas algunas familias se agarran a una caja de comida como si fuese salvavidas. Pueden ser vecinos suyos, ahogados económicamente, pero que por vergüenza no gritarán auxilio al otro lado de la pared. 

Por eso, la Asociación de Comerciantes del Barrio del Pilar, en Madrid entrega personalmente cajas de comida en cada vivienda de gente que está necesitada. Previamente, la comida ha sido entregada por los vecinos del barrio en diferentes tiendas. Desde ahí, voluntarios y comerciantes lo repartan a los que están en dificultades económicas. Es decir, va de vecinos a vecinos.

Luis Miguel Guerrero tiene una inmobiliaria en el barrio y es vocal de la asociación de comerciantes del barrio de El Pilar: “Son muchísimas las personas que nos llaman pidiéndonos ayuda: los que están en paro, en un ERTE, está siendo muy duro”.

Entre las personas que conocemos en el reparto de comida está Vanessa con dos hijos. Su marido perdió el trabajo que tenía en la construcción y ahora no tienen ningún ingreso. 

También hablamos con otras personas como Yeni. Lleva más 16 años viviendo en España, tiene marido y un pequeño. Su esposo vive de las chapuzas que le van saliendo. Ella era limpiadora en una empresa hasta que sufrió un ERTE, fue a comienzos de abril. Sin embargo, aún no ha cobrado nada. Es una de las 900.000 personas que según el Colegio de Gestores Administrativos lleva esperando el dinero del ERTE. 

La Asociación de Comerciantes del barrio del Pilar también lleva comida a personas enfermas que no se pueden mover de sus casas. 

En cualquier caso, como nos insiste Luis Miguel Guerrero, “nosotros no pedimos ni damos dinero. Sólo recibimos y entregamos comida. Hemos detectado que hay estafadores que se hacen pasar por nosotros, llaman a puertas de nuestros vecinos para venderles unos geles y además les piden un donativo para la asociación de comerciantes. Son estafadores y deben llamar a la Policía”. 

Pese a estas trabas su labor solidaria continúa infatigable. De hecho, aparte de los repartos en domicilios todos los sábados a las 20:00h hacen entrega y recogida al aire libre de comida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento