Calviño tacha de "absurdo" y "contraproducente" abrir ahora el debate sobre la derogación de la reforma laboral

Nadia Calviño.
Nadia Calviño.
EFE

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha considerado este jueves que en las actuales circunstancias económicas "sería absurdo y contraproducente" abrir un debate sobre la derogación de la reforma laboral, algo que ha dicho no haría más que generar "inseguridad jurídica". Con esto no ha rechazado alguna modificación en la legislación labora, pero ha asegurado que el Gobierno contará para ello con el acuerdo de los agentes sociales, empresarios y sindicatos.

Calviño ha participado en un foro del Cerce d'Economía sobre "Reflexiones políticas, económicas y sanitarias en torno a una pandemia", donde ha recordado el daño que el coronavirus va a hacer a la economía española, con un caída prevista de PIB más del 9% en 2020, con tres millones de trabajadores acogidos a un ERTE o un millón de autónomos que han cesado su actividad. "Con esta realidad sobre la mesa, sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar la más mínima inseguridad jurídica en este momento", ha dicho al ser preguntada directamente acerca de la posibilidad de una derogación total de la reforma laboral.

"Los contribuyentes nos pagan por solucionar los problemas, no por generarlos. El Gobierno tiene clara cuál ha de ser su prioridad, la recuperación económica y apoyar a empresas y trabajadores. Eso es lo que hemos hecho y seguiremos haciendo", ha aseverado la vicepresidenta tercera.

Freno al acuerdo con Bildu

Calviño ha zanjado de esta manera la polémica que generó este miércoles el acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y Bildu para derogar "de manera íntegra" la reforma laboral de 2012, vigente en la actualidad. Menos de cuatro horas después, el PSOE enmendó este pacto con una "nota aclaratoria" que sustituía esa derogación integral por la consabida derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP. Entre un acuerdo y la aclaración, fue clave el papel de Calviño, que frenó tal pacto con Bildu en los términos inicialmente acordados.

Este jueves la polémica no ha dejado de crecer, declaraciones cruzadas entre los socios de la coalición de Gobierno o el anuncio por parte de la CEOE de que se levante de la mesa de negociación donde también se sientan el Ministerio de Trabajo y los sindicatos para derogar en parte la ley laboral.

En este escenario, la vicepresidenta de Asuntos Económicos ha tratado de calmar las aguas, con mensajes muy claros dirigidos a los empresarios. "Quiero agradecer una vez más el compromiso y esfuerzo que también los empresarios están haciendo en estos momentos". "Las empresas tienen que jugar un papel clave en la recuperación y cuentan con el apoyo de este Gobierno", ha asegurado.

Diálogo con patronal y sindicatos

Calviño no ha negado que no se vayan a hacer modificaciones en la legislación laboral, pero será con el acuerdo de los agentes sociales. Tanto sindicatos como empresarios se han mostrado perplejos por que el Gobierno pactara con Bildu eliminar toda una ley que, en todo caso, debería consensuarse con ellos en la mesa de diálogo social. "Cualquier modificación se hará con el acuerdo de los agentes sociales". 

"Por supuesto que se pueden hacer cambios, pero siempre con el impulso de empleo y la actividad, al mismo tiempo que se protege al trabajador". El Gobierno, ha dicho Calviño, no no va a "cambiar su filosofía" de "velar por el interés general, escuchar, medidas consensuadas con los agentes sociales, convalidadas por el Parlamento".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento