El Gobierno permite finalmente abrir las terrazas a la mitad de su aforo en fase 1

  • Lee aquí el BOE del 3 de mayo con las normas para la desescalada en las fases 0 y 1.
  • El Ejecutivo establece un límite del 50% en lugar del 30% anunciado tras las quejas de asociaciones de hosteleros.
  • Se permitirán las obras en locales o viviendas deshabitados a partir de la fase 1 si los obreros no se cruzan con los vecinos.
  • Pequeños comercios podrán abrir a partir del lunes con cita previa; los peluqueros tendrán que usar mascarilla y los probadores se limpiarán tras cada uso.
Fotografía de una terraza cerrada durante el estado de alarma.
Fotografía de una terraza cerrada durante el estado de alarma.
EP
Fotografía de una terraza cerrada durante el estado de alarma.

El Gobierno abre la mano con la hostelería. Pese a que en un principio se estableció un aforo máximo del 30% de la capacidad para las terrazas de bares y restaurantes (que podrán abrirse en las provincias que accedan a la fase 1 del desconfinamiento), las protestas de algunas asociaciones de hosteleros han provocado que ese porcentaje, al final, vaya a ser del 50%. Es decir: los locales que estén en provincias en fase 1 podrán abrir sus terrazas a la mitad de su capacidad.

A estas terrazas se podrá acudir siempre a partir de la fase 1, que en algunas provincias comenzará el próximo lunes 11 de mayo, aunque el Gobierno aún no ha concretado qué territorios pasarán a este estadio ese día. En ellas se podrán hacer reuniones de un máximo de diez personas, y el Ejecutivo insiste en que deberán mantenerse las normas de seguridad establecidas, fundamentalmente higiene de manos y una distancia de seguridad de al menos dos metros entre personas.

La rectificación del Ejecutivo pasando del 30% al 50% de ocupación se produce tras las protestas de varias asociaciones de hosteleros, que aseguraron que limitar la ocupación de esos espacios a menos de un tercio de su capacidad total provocaría que a muchos locales les resultara poco rentable o directamente contraproducente abrir los negocios. No obstante, para servir en terraza habrá que esperar, al menos, hasta el 11 de mayo: en la fase 0, la que empieza el próximo lunes, solo se podrá vender comida para llevar.

También se permitirá en las provincias que entren en la fase 1 la reanudación de algunas de las obras que aún permanecían suspendidas: las de rehabilitación o reforma de pisos o locales deshabitados, aunque solo si durante el tiempo de trabajo los trabajadores pueden evitar cruzarse con el resto de los vecinos. Para ello, el Gobierno permitirá que pueda establecerse un sistema de horarios que evite que los obreros se crucen con los residentes. Por el contrario, las obras en domicilios habitados tendrán aún que esperar.

Comercios en fase 0, con cita previa

Además de los bares y restaurantes, que podrán vender comida para consumir fuera del local, el próximo lunes el Gobierno permitirá la apertura de otros pequeños negocios siempre y cuando los locales tengan menos de 400 metros cuadrados; los grandes almacenes tendrán que esperar a la fase 2. Estos comercios deberán, eso sí, atender a los clientes siempre con cita previa, y además tendrán que garantizar que nunca entra en el establecimiento más de un cliente por cada trabajador, con los que además deberán mantenerse las distancias de seguridad.

Entre estos negocios se encuentran, por ejemplo, mercerías, droguerías, ferreterías o peluquerías. Según establecerá la orden que publicará el Gobierno, será obligatorio higienizar el local al menos dos veces durante la jornada, y una de ellas deberá ser, necesariamente, tras el cierre, para garantizar la eliminación del virus. En aquellos comercios donde los trabajadores usen uniforme, estos deberán ser lavados diariamente. Y no podrán usarse los aseos por parte de la clientela salvo en situaciones excepcionales.

Obviamente, para evitar contagios, los trabajadores que estén diagnosticados de coronavirus o que tengan algún síntoma no podrán acudir a su puesto. Y, en el caso de comercios donde la atención al cliente impida necesariamente guardar la distancia de dos metros (por ejemplo, las peluquerías, las clínicas de fisioterapia o las consultas odontológicas), tanto el profesional como el cliente deberán utilizar mascarilla.

Por su parte, los comercios donde los clientes se prueben los productos antes de comprarlos (tiendas de ropa o zapaterías, por ejemplo, que como el resto podrán abrir sin cita previa a partir de la fase 1) tendrán que seguir unas normas específicas. Los probadores deberán limpiarse después de ser usados por cada cliente, y cuando alguien se pruebe una prenda que finalmente no compre, esta deberá ser lavada antes de volver a ponerla a la venta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento