Las bodas aplazadas por el coronavirus: "Fue muy fácil. De hecho, nos ofrecieron devolvernos el dinero"

Boda, Banquete
Celebración.
EUROPA PRESS - Archivo

La crisis del coronavirus y las medidas adoptadas tras el decreto de estado de alarma por parte del Gobierno han transformado la vida diaria de miles de personas. 

Una situación todavía más complicada para aquellas parejas que tenían planificado un evento como una boda. Muchas de ellas se han visto obligadas a posponer la fecha de la celebración o a cancelarla debido a la escasa disponibilidad de los espacios para otras fechas. 

Además, hay que tener en cuenta que la vuelta a la normalidad cuando comience la fase de desescalada no será como antes, y habrá que seguir manteniendo las medidas de seguridad como el distanciamiento físico. Esto podría repercutir, por ejemplo, en el número de personas invitadas

Bodas planeadas desde hace años

Marisa y Toño iban a celebrar su boda este 20 de junio, una fecha reservada "en la Catedral de Salamanca desde hacía dos años debido a la lista de espera y a que cada vez ofician menos bodas en la Catedral", cuenta Marisa a 20minutos. 

Sin embargo, debido a la expansión del brote de coronavirus y a las medidas de confinamiento han tenido que aplazar su boda un año. "Decidimos esperar hasta que se decidiera si finalmente había un aplazamiento de la cuarentena en abril. Cuando lo dijeron fue un jarro de agua fría". 

“Nosotros fuimos previsores y quisimos cogerlo todo a tiempo. El año pasado, más o menos en marzo, empezamos a organizar todo y a escoger la zona del banquete y demás. Estábamos contentos, hasta que empezó todo esto". 

Preocupación e incertidumbre

Sin duda, esta situación ha generado una enorme frustración para muchas parejas que han tenido que paralizar todos los preparativos, como les ha sucedido a Marisa y Toño. "Fue una desilusión muy grande. Pasamos por varios días con cambios de humor. Había días que te resignabas y lo llevabas bien, y otros que estabas mal". 

Por suerte, ellos han podido aplazar su boda y mantener la reserva en la Catedral de Salamanca y el banquete. "Fue muy fácil. De hecho nos ofrecieron devolvernos el dinero". La preocupación ante un posible repunte de contagios en otoño ha sido el motivo por el que han decidido aplazarla un año. "Además, tenemos invitados que están dentro de la población de riesgo, amigos con ERTEs...y no queremos que la gente falte". 

Otro de los motivos por el que han tomado esta decisión se debe a las posibles restricciones de aforo que se puedan mantener en el futuro. "Prefiero disfrutar de este día haciendo todo lo que pensaba".

"Si se puede realizar la boda, la haremos"

Alicia y Cesar han decidido mantener la fecha de su boda y la celebración para este 15 de agosto. "Tenemos mucha fe en que la situación haya cambiado, a pesar de no tener claro si va a poder celebrarse, pero pensamos que habrá muchos cambios. La ceremonia es religiosa y creemos que ya se podrán celebrar misas", comenta Alicia a 20minutos. 

Ellos también tienen casi todos los servicios contratados desde hace tiempo, mucho antes del confinamiento, y tienen claro que quieren darse el 'sí, quiero' este año. "Por ahora es la idea que tenemos. Si se puede realizar la boda, la haremos". 

Respecto a las posibles medidas de seguridad tras el confinamiento, "no sabemos si habrá restricción en el número de asistentes, pero siendo así la iglesia escogida es bastante grande y la celebración del banquete es al aire libre. Las medidas podrían ser diferentes a que si fuera un lugar cerrado", destaca. 

Por el momento todo son previsiones y están planificando la boda en base a que "todo vaya a seguir hacia delante". La boda se interrumpiría "en el caso de que no se pudiesen realizar misas, que no se pueda servir el convite o que no pudiésemos desplazarnos de comunidad autónoma". 

Una decisión difícil pero necesaria

La incertidumbre y el desconcierto han protagonizado estas últimas semanas la vida de las parejas que tenían próxima la fecha de su boda. Cristina y Adrián iban a celebrarla este 20 de junio y habían reservado el lugar de celebración en octubre del año 2017. Hace tres años. Sin embargo, también se han visto obligados a posponerla.

Ellos no tenían muy claro si aplazarla unos meses más tarde, a septiembre, o no. Finalmente celebrarán el convite el 19 de junio de 2021, pero si mantendrán la fecha en el juzgado este año al ser civil. "Al final los preparativos más grandes iban a empezar en marzo, como la prueba del traje, y fue justo cuando se decretó el estado de alarma", destaca Cristina. 

"Todo se paraliza otra vez". La sensación en un primer momento es de frustración al tener que esperar un año más, pero "no puedes hacer nada, por mucho que esto mejore. Hemos pospuesto un año entero la celebración para asegurarnos de que se pueda celebrar como queremos". 

"O te lo tomas a bien, o estás perdido". Por suerte han podido realizar todos los cambios con los servicios que tenían contratados sin mayor problema. “Nosotros nos lo hemos tomado a bien. Es un gran chasco, al final es una decisión que tomamos, te fastidia, pero es mejor así”, concluye. 

Las redes sociales se convierten en una alternativa

Las redes sociales también se han convertido en el reflejo de esta desilusión. Un tweet de la usuaria Loly Garrido se ha hecho viral en la red social ya que ejemplifica la situación. "Yo tendría que estar hoy casándome y sin embargo estoy en el mercadona", relata en su cuenta oficial de Twitter. 

Algunas parejas han decidido dar una sorpresa a sus familiares y amigos más cercanos y, mediante el ingenio y la creatividad, celebrar sus bodas onlineaprovechando las redes sociales como Instagram. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento