Bodas suspendidas por el coronavirus: "Un desastre", "un duro golpe para las parejas"

Imagen de unos novios el día de su boda.
Imagen de unos novios el día de su boda.
PEXELS

El año 2020 "pintaba un año buenísimo, capicúa, elegido por muchas parejas para casarse". Hasta la irrupción del Covid-19, que ha roto los planes de muchas parejas. Ante la expansión del coronavirus, que ha contagiado hasta este jueves a más de 3.000 personas y causado la muerte a 84, muchas son las parejas que se han visto obligadas a cancelar el gran día de sus vidas.

"Las cuatro bodas que tenía de aquí a mayo han sido todas canceladas", lamenta Greta Navarro, CEO de la empresa Seven Weddings, especializada en la organización de estos eventos. Esta 'wedding planner' describe la situación como "un desastre" y "una locura". Y es que, aunque los novios decidieran seguir adelante con la boda, hay casos en los que la pareja vive fuera o ha vivido fuera y "muchos de sus invitados venían de fuera en vuelos que han sido cancelados, así que se han visto obligados a cancelar la boda", explica.

A las cuatro bodas que han cancelado estaba previsto que acudieran unas 160-170 invitados de media. De momento, no han fijado fechas alternativas: "No hay nada claro y lo más seguro es que vaya para largo", se resiente Navarro.

En la misma línea se expresa Susana Ruiz, otra especialista en organización de eventos. A ella ya le han suspendido las tres próximas bodas que tenía contratadas, previstas para el 21 de marzo, el primer fin de semana de abril y el 1 de mayo. Una de estas tres parejas ha aplazado la boda directamente para 2021. Todas las cancelaciones, explica, se han producido desde este lunes, cuando la Comunidad de Madrid y Vitoria anunciaron el cierre de todos los centros educativos. 

"Son las propias fincas las que están cerrando y aplazando las bodas. No quieren correr el riesgo de que se cancelen el día anterior, una vez ya hayan comprado la comida y la bebida de la celebración. Es un duro golpe para las parejas y sus familias". En sus contratos, Ruiz, que es gerente de la empresa Toka La Luna, ya incluía una cláusula de cancelación por enfermedad: "Ahora igual debería incluir pandemia", se plantea.

"Las cuatro bodas que tenía hasta mayo, canceladas. Muchos invitados no pueden venir porque sus vuelos se han suspendido"

Ruiz comenta a 20minutos que desde que el coronavirus comenzó a infectar a las primeras personas en China, a finales de diciembre de 2019, la contratación se ha bajado un 43%. "Está todo paralizado. No son solo las bodas, también las prebodas, las fiestas, los conciertos, los cumpleaños infantiles, de los que me han cancelado los nueve que tenía para marzo. Este mes ya no tengo nada de trabajo", lamenta la 'wedding planner', que desconfía de las ayudas que pueda aprobar el Gobierno para paliar los efectos económicos de esta crisis sanitaria.

Esta autónoma menciona además el "problema de las comuniones", que suelen celebrarse en mayo principalmente pero "las catequesis se han suspendido".

Desde Valencia, donde se han cancelado las Fallas, los fotógrafos de boda de la empresa Parc Central Fotógrafos aseguran que "hay preocupación pero no cancelaciones. Esta semana tenemos una boda y de momento no han cancelado. Hasta finales de marzo tenemos cuatro o cinco enlaces cerrados y ninguno ha sido suspendido", apuntan.

Caída de la demanda

Por su parte, fuentes del portal Bodas.net afirman a este periódico que los proveedores no les han trasladado "nada alarmante". Tampoco la empresa Celebrents, que pone en contacto a particulares y empresas con proveedores del sector, ha sufrido cancelaciones. "Desde el lunes, que fue un día de inflexión, ha caído la demanda de solicitudes pero no se ha parado ni mucho menos, bien porque son pequeños eventos o porque son para medio plazo, cuando se supone que habrá pasado la crisis (del coronavirus)", explica Gonzalo Fernández, el gerente de esta firma. 

"Estamos extrañados porque nos siguen pidiendo eventos a corto plazo"

De hecho, continúa Fernández, estamos "extrañados porque nos siguen pidiendo pequeños eventos familiares para la semana que viene, graduaciones para mayo, cumpleaños, fiestas privadas...", asegura.

Año capicúa, supuesto año de la suerte

El año 2020 "pintaba un año buenísimo, capicúa, elegido por muchas parejas para casarse", apunta Anita, directora de la empresa de organización de bodas Anita & Co. Pero la irrupción del coronavirus ha roto los planes de muchas parejas. "Marzo, abril y mayo se han paralizado a nivel empresarial. Y este fin de semana han sido aplazadas dos bodas", cuenta.

Respecto a los siguientes enlaces, previstas para junio, esta 'wedding planner' no ha recibido cancelaciones. Tampoco las comuniones, contratadas para mayo. "Espero que sea un tema de mes y medio. Estamos todos en shock y expectantes. Si en abril seguimos igual, sí empezaremos a sufrir cancelaciones" augura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento