Un profesor y 4 alumnos de un instituto madrileño imprimen 500 viseras y las donan para uso sanitario

El alumno Carlos de Quinto, con una de la viseras impresas.
El alumno Carlos de Quinto, con una de la viseras impresas.
CEDIDA

Un instituto de Pozuelo de Alarcón (Madrid) ha aunado sus esfuerzos para poner su grano de arena en la lucha contra el coronavirus e imprimir unas 400 viseras para su uso sanitario, un material que será donado a un hospital de la capital.

Jesús Álvarez, profesor de Tecnología del instituto Gerardo Diego, coordina la iniciativa, que utiliza impresoras tanto del centro como de alumnos y exalumnos y que será sufragada por la asociación de madres y padres del alumnado.

Álvarez comenta que el proyecto surgió la semana pasada, al ver en las noticias la escasez de ciertos materiales. Como muchas otras iniciativas que se engloban en los llamados Coronavirus Makers (voluntarios que usan sus propios recursos e impresoras 3D para suplir parte del material sanitario que escasea en los hospitales) en la comunidad de este instituto se propuso usar las impresoras del centro para hacer viseras protectoras.

A las cuatro máquinas del Gerardo Diego se sumaron otras tres ofrecidas por dos alumnos y un exalumno. Fueron distribuidas en los propios domicilios de los participantes y en el local de una empresa (las instalaciones del instituto están cerradas por el estado de alarma) y el proyecto se echó a andar con la meta de producir 500 viseras.

Algunas de las viseras impresas por alumnos de Pozuelo
Algunas de las viseras impresas por alumnos de Pozuelo
JESÚS ÁLVAREZ

Algunas de ellas serán reservadas para una residencia de mayores cercana al instituto y a un centro de atención primaria. Por su parte, los médicos del hospital decidirán si parte de la donación la destinan a otros centros médicos.

La restricciones por el estado de alarma han complicado la producción. Algunas de las impresoras se han roto (no están pensadas para una producción sostenida) y han sido los mismos participantes quienes las han arreglado. Además, ha sido difícil conseguir cordeles para fijar la mampara a la cabeza. 

"Lo que nos ha movido ha sido la pregunta de, con los medios que teníamos, cómo podíamos ayudar"

Pero el coordinador del proyecto está satisfecho con el resultado, tomando en cuenta que fue activado en poco tiempo. Ha contado para ello con los alumnos Nicola Carambia, Carlos de Quinto, Juan Martín y el exalumno Gil Tavares,

"Creo que esto además puede servir como ejemplo de empendimiento, cómo con muy pocos alumnos se puede llegar a una iniciativa de cierto calado", agrega Álvarez. "Pero sobre todo, lo que nos ha movido ha sido la pregunta de, con los medios que teníamos, cómo podíamos ayudar en la lucha contra el coronavirus".

El alumno Nicola Carambia, con una de las impresoras.
El alumno Nicola Carambia, con una de las impresoras.
CEDIDA
Mostrar comentarios

Códigos Descuento