Las potencias petroleras acuerdan un recorte récord para frenar la caída de los precios por el coronavirus

  • La alianza OPEP+ aprobó reducir la producción en 9,7 millones de barriles diarios durante mayo y junio,
  • Intenta así estabilizar el mercado tras el desplome de la demanda causado por la pandemia.
Una bomba petrolífera en funcionamiento cerca de Midland, Texas (Estados Unidos).
Una bomba petrolífera en funcionamiento cerca de Midland, Texas (Estados Unidos).
LARRY W. SMITH / EFE
Las potencias petroleras reducirán la producción mundial del crudo cerca del 10 por ciento. De esta forma, intentarán que los precios vuelvan a subir tras sufrir una bajada histórica. La pandemia del coronavirus ha provocado un desplome sin precedentes en el consumo del petróleo en todo el mundo.

La alianza petrolera OPEP+ acordó este domingo recortar 9,7 millones de barriles diarios (mbd) durante los meses de mayo y junio, y si a eso se suma el cierre de grifos de otros importantes productores, el volumen que se retire del mercado podría rondar los 20 mbd, el 20% de la demanda mundial.

Con todo, pese al enorme flujo de petróleo que se plantea dejar de bombear, aún está por ver si eso será suficiente para estabilizar los precios ante el desplome de la demanda causado por la pandemia del coronavirus.

Una treintena de países aglutinados alrededor de la alianza OPEP+, encabezada por Arabia Saudí dentro del cartel, y Rusia como líder de los aliados externos, cerraron el acuerdo tras maratonianas jornadas de teleconferencia desde el pasado jueves.

"Estos ajustes de producción son históricos", evaluó el secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo.

"Estamos presenciando hoy el triunfo de la cooperación internacional y el multilateralismo, que son el núcleo de los valores de la OPEP", señaló en su cuenta de Twitter.

Primera respuesta coordinada

Este pacto supone la primera respuesta coordinada de los productores a la pandemia de COVID-19, que ha provocado un desplome sin precedentes en la demanda mundial de petróleo y ha llevado los precios a mínimos en casi 20 años, con pérdidas de hasta el 70% respecto a los máximos de este año.

La dificultad de la negociación y la urgencia de llegar a un acuerdo -a pocas horas de la apertura de los mercados en Asia- quedaron reflejados en una larga serie de videoconferencias en distintos formatos durante los últimos cuatro días, ya sea dentro de la alianza OPEP +, o el G-20, que este año preside Arabia Saudí.

Barkindo destaca que este acuerdo abre el camino a una alianza global con la participación del G-20 que marca un hito en la historia de la cooperación petrolera.

Respaldo de EE UU, Rusia y Arabia Saudí

De forma también inédita, han respaldado el acuerdo los líderes de los tres mayores productores mundiales de crudo -y competidores en una situación normal por una porción del mercado-, Estados Unidos, Arabia Saudí y Rusia.

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, de Estados Unidos, Donald Trump, así como el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, apoyaron el domingo en una conversación telefónica el acuerdo.

"Los líderes apoyaron el acuerdo alcanzado dentro de la OPEP+ sobre la limitación voluntaria y gradual de la producción de petróleo para estabilizar los mercados mundiales y garantizar la sostenibilidad de la economía global en su conjunto", afirmó el Kremlin en un comunicado.

"El gran acuerdo petrolero con la OPEP + está hecho. Esto salvará cientos de miles de empleos energéticos en Estados Unidos", escribía en Twitter el presidente estadounidense, Donald Trump. "¡Es un gran acuerdo para todos!", agregó.

Al parecer, la presión de Washington ha sido clave para desenredar un acuerdo con numerosos países e intereses encontrados, entre ellos la inesperada resistencia por parte de México.

Recorte escalonado y rechazo de México

El acuerdo supone ratificar, a grandes rasgos, lo perfilado por la OPEP+ el pasado jueves, con un plan escalonado: la reducción de casi 10 mbd durante mayo y junio, bajaría a 8 mbd entre julio y diciembre, y a 6 mbd entre enero de 2021 y abril de 2022.

El acuerdo definitivo se logró al salvarse el escollo de México, que se negó a recortar los 400.000 barriles diarios que se le demandaba en un principio y ahora solo tendrá que retirar 100.000.

Estados Unidos asumirá los 300.000 barriles diarios que su vecino meridional deja de recortar en la versión definitiva del pacto.

Aportaciones voluntarias y del G-20

El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Namdar Zanganeh, sostuvo tras el encuentro que destacados miembros de la OPEP, como su principal productor, Arabia Saudí, así como Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, han acordado además un recorte adicional conjunto de 2 mbd.

Zanganeh también afirmó, según recogen medios iraníes, que países ajenos a la alianza OPEP+ se mostraron dispuestos a recortar su producción en 3,7 mbd, incluyendo los 300.000 barriles asumidos por EE UU en nombre de México.

Por su parte, los ministros de energía del G-20 concluyeron su reunión el pasado viernes sin una promesa concreta sobre una reducción de producción, por lo que no resulta claro el recorte que asumirán los países participantes.

El Comité Conjunto de Monitoreo (JMMC), que supervisa el cumplimiento de los acuerdos de la alianza OPEP+ , no vigila ni las reducciones voluntarias ni las de otros países, como los que puedan realizar socios del G-20.

Si bien todavía está por cifrar el volumen de recortes que planean países petroleros del G-20, como EE UU, Canadá o Brasil, algunas fuentes señalan que, de forma conjunta, unido al recorte cerrado este domingo por la OPEP + y otras medidas voluntarias, se podría llegar a unos 19 mbd, cerca del 20% de la demanda mundial.

"Desde los niveles de producción actuales, los compromisos totales para reducir la producción suponen casi 19 millones de barriles por día a partir del 1 de mayo", según dijo una fuente de las negociaciones a la agencia RIA Novosti.

Caída histórica

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha calculado recientemente que la demanda mundial de crudo puede caer este trimestre hasta en 20 mbd, debido a las medidas para frenar la propagación del COVID-19, con unos 3.500 millones de personas confinadas en sus viviendas.

A la pandemia se le unió una guerra de precios iniciada en marzo entre Rusia y Arabia Saudí, tras fracasar el acuerdo para mantener los recortes apalabrados en el marco de la OPEP+, lo que hundió los precios del crudo a sus niveles mínimos en dos décadas.

Si bien los recortes de la OPEP+ y otros productores pueden llevar a un repunte de los precios del crudo, algunos analistas dudan de que puedan estabilizar el mercado porque las medidas empiezan a aplicarse recién en mayo.

Eso deja por delante casi tres semanas de producción muy por encima de la demanda, lo que puede aguar el efecto del cierre de las espitas en los meses siguientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento