El Gobierno contiene sus medidas hasta ver tras Semana Santa si se puede salir del confinamiento “progresivamente”

  • Simón afirma que antes de tomar más decisiones sobre movimientos hay que ver si las vigentes son efectivas.
  • ​Calviño presenta el último decreto de ayudas como el que "completa" dos anteriores.
  • ​Montero apunta a final de Semana Santa como el momento en que se podrá ver qué hacer con el estado de alarma.
Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa, durante la rueda de prensa ofrecida en Madrid tras el Consejo de Ministros celebrado este martes.
Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa, durante la rueda de prensa ofrecida en Madrid tras el Consejo de Ministros celebrado este martes.
EFE / MONCLOA

Recién entrado en la segunda quincena del estado de alarma, a las puertas de Semana Santa y con una evolución del coronavirus que cree que va “en la buena dirección”, en los dos últimos días el Gobierno ha parecido echar el resto en cuanto a restricciones de movimientos y ayuda a colectivos golpeados por la crisis del coronavirus. Tras parar al máximo la actividad económica y adoptar este martes ayudas a sectores tan diversos como inquilinosautónomos o empleadas del hogar, el Gobierno da señales de querer esperar a ver si bastan para responder a la emergencia sanitaria. El punto de inflexión se situará al final de la Semana Santa, el momento en el que determinará si ya se pueden empezar en ir retornando del confinamiento a la normalidad, de una forma “progresiva”, ha dicho este martes la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero.

Hasta entonces, la intención del Gobierno parece ser la de esperar a conocer la efectividad de sus últimas decisiones. Eso sí, con la “cautela” que no se cae de la boca de ministros, expertos sanitarios y fontaneros del Gobierno desde que empezó la emergencia por el Covid-19. En todo caso, este martes se ha unido las voces del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, y de la vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, cerrando un círculo en sus respectivas áreas de actividad.

Evaluar el impacto del confinamiento

En una inesperada aparición por videoconferencia desde su domicilio, donde está aislado tras dar positivo por coronavirus este lunes, Simón ha asegurado que “ahora mismo no tendría sentido plantear más medidas”, después del confinamiento de la población que empezó con el estado de alarma el pasado 14 de marzo y que se reforzó este domingo con el parón casi total de la actividad hasta el 9 de abril. Las dos cosas están encaminadas a “evitar el colapso de las UCIs” y el doctor ha considerado que “no podemos pretender tomar medidas nuevas sin evaluar el impacto”.

“Antes de evaluar su impacto no deberíamos dar un salto cuantitativo con nuevas propuestas”, ha incidido.

Completar las ayudas

Horas después, desde el mismo escenario donde se ha proyectado el mensaje de Simón, en la sala de prensa de Moncloa, Calviño ha presentado junto al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, un nuevo decreto de decisiones de ámbito económico y social que termina de armar el "escudo social" que el presidente, Pedro Sánchez, llamó a diseñar frente al coronavirus.

Calviño ha insistido que el paquete de ayudas viene a “completar el amplio abanico de medidas” que contemplan otros dos decretos anteriores, el primero que contemplaba fondos por valor de 18.000 millones y el segundo en el que el Gobierno se comprometió a movilizar otros 200.000.

Nadie en el Gobierno se atreve a asegurar que en unos días no sea necesario tomar otras nuevas decisiones, pero en Economía afirman que no se han discutido más medidas de las que ha aprobado el Consejo de Ministros este martes.

Renta mínima

Aún quedan decisiones pendientes, como la renta mínima que en principio no estaba prevista hasta 2021 y que el Gobierno decidió adelantar por el coronavirus. Pero que no necesariamente tiene que aprobarse el martes que viene, a las puertas de una Semana Santa que, a falta este año de procesiones o viaje a la playa, se ha convertido en la vara de medir si la pandemia empieza a remitir y se puede empezar a pensar a levantar el confinamiento o son necesarias otras decisiones.

Aún no la hay pero la ayuda de 440 euros para trabajadores temporales que pierdan su empleo durante el estado de alarma o el subsidio que cobrarán en este caso las empleadas del hogar son elementos que en principio iban a formar parte de la renta mínima y a los que el Gobierno ya ha ido recurriendo como medidas de urgencia para responder a la emergencia del coronavirus. En este sentido, no se descarta en el Ejecutivo que el proyecto final, aunque acelerado por las circunstancias, no se retrase y en lugar de la fase actual quizá se deje para la fase de recuperación, cuando tras la pandemia se haga el inventario de daños.

Además, todavía queda semana y media para que se celebre el Consejo Europeo que debería encontrar una solución financiera para aliviar las economías de los países más afectados por el Covid-19. En el PSOE se observa esta reunión y lo que de ella se obtenga como un factor clave para que el Gobierno se anime a tomar más decisiones de índole económico.

Hasta entonces, el Gobierno ha aprobado un decreto que contiene demandas muy distintas que desde hace semanas y de manera cada vez más insistente exigían diferentes colectivos, como autónomos o inquilinos. Así, ha concedido moratorias para el pago de alquileres de casas y de locales y oficinas y aplazando el pago de impuestos y deudas con la Seguridad Social, así como moratorias para el pago de tarifas de luz, agua o energía y hasta instrucciones sobre qué pasa con las guarderías o las cuota de gimnasio ya pagadas y no utilizadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento