Iglesias formará parte de la mesa de negociación del Gobierno con Torra

  • El vicepresidente rechaza que haya un relator, como pide el 'president': "Podemos entendernos perfectamente sin él".
  • Iglesias reitera que su primera prioridad es aprobar una ley de protección a la infancia.
  • El líder morado abre la puerta a una ruptura con Anticapitalistas: "Cuando no se puede seguir juntos, lo mejor es hacer las cosas bien"
El vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 para el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos en la XIV Legislatura, Pablo Iglesias.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.
Eduardo Parra - Europa Press

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se sentará junto al presidente Pedro Sánchez y al president de la Generalitat, Quim Torra, en la mesa de negociación sobre la crisis territorial de Cataluña. Así lo anunció el propio Iglesias este lunes en una entrevista en Al Rojo Vivo de La Sexta.

Según dijo el vicepresidente, su presencia ha sido aprobada por Sánchez, que le habría "pedido" que estuviera en el órgano, en el que también tendrán presencia otros ministros del Gobierno que Iglesias no detalló. "Me voy a esforzar mucho, voy a intentar ser útil a mi país, hace falta diálogo, dialogo y dialogo", sostuvo el dirigente, que aseguró que el proceso de negociación será "largo" y requerirá "fórmulas que no van a ser satisfactorias al 100% para todos".

La presencia de Iglesias en la delegación que liderará Sánchez en la mesa de negociación, no obstante, no implica que vaya a haber disparidad de criterios en el Ejecutivo, según aseguró el propio vicepresidente, pese a que Unidas Podemos sigue defendiendo un referéndum de autodeterminación. "La posición del Gobierno es la posición del Gobierno", zanjó, aunque también recordó que entre los que se aborden no puede haber "ningún tema excluido" a priori.

Iglesias, además, respaldó la decisión de Sánchez de rechazar la presencia de un relator internacional en esas reuniones, como quiere Torra. "Los dos gobiernos podemos entendernos perfectamente sin él", aseguró el vicepresidente, que insistió en que la mesa es "entre los dos gobiernos" y señaló que "las reglas del juego ya están encima de la mesa".

Con respecto a la reforma del Código Penal que plantea llevar al Congreso el PSOE, que podría afectar al delito de sedición, Iglesias se mostró de acuerdo con adecuar la norma a "los estándares garantistas europeos". Y el vicepresidente no quiso valorar una posible salida de prisión de los presos del procés a raíz de este cambio legal. "La aplicación del Código Penal le corresponde al poder judicial", se limitó a señalar.

La agenda legislativa

Iglesias también hizo repaso sobre las prioridades legislativas del Gobierno, y mostró su total apoyo a la proposición de ley del PSOE que debatirá este martes el pleno del Congreso para regular la eutanasia. El vicepresidente morado aseguró que socialistas y Unidas Podemos han solventado los "matices" que les separaban en la iniciativa, y mostró su deseo de contar con el apoyo de las fuerzas de la derecha para que se apruebe una ley que, dijo "tiene que ver con la libertad de los ciudadanos y el respeto a los profesionales de la sanidad pública".

En lo relativo a la Vicepresidencia que comanda, Iglesias reiteró su deseo de que la primera ley que impulse sea la de protección de los derechos de la infancia, tal y como adelantó 20minutos.es. El dirigente señaló que espera que el proyecto de ley se apruebe "más en semanas que en meses", y mostró su agradecimiento al pianista James Rhodes, víctima de abusos cuando era menor y con quien se ha reunido Iglesias para que le asesore. "Aporta no solo contenidos a la ley, sino que puede ser un embajador para la lucha por los derechos de la infancia y la adolescencia", se felicitó Iglesias.

En tercer lugar, el vicepresidente se mostró totalmente de acuerdo con el anuncio de la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, de que el Gobierno tipificará como delito la apología del franquismo. "Es una cuestión de normalidad democrática", dijo Iglesias, que en "un país democrático" no se hagan "homenajes a dictadores". Y de ahí que esa norma pueda, incluso, suponer la ilegalización de organizaciones como la Fundación Nacional Francisco Franco.

El divorcio de Podemos y Anticapitalistas

Iglesias también se refirió a la situación interna de Podemos, en especial a la decisión de no presentar candidatos ni propuestas propias en Vistalegre III que probablemente adopte esta semana la facción anticapitalista. Desde hace muchos meses, el sector que lidera la baronesa andaluza, Teresa Rodríguez, se ha ido alejando progresivamente de la dirección de Iglesias. Y el propio vicepresidente admitió que existe "una diferencia enorme de criterio político entre Anticapitalistas y Podemos".

Esas diferencias, que ya eran pronunciadas, se han convertido en un cisma prácticamente insalvable con la entrada de Unidas Podemos al Gobierno, que los anticapitalistas rechazan. E Iglesias abrió de par en par la puerta a una ruptura. "Cuando no se puede seguir juntos lo mejor es hacer las cosas bien, con respeto, y a lo mejor en el futuro nos podemos encontrar" en alianzas electorales, planteó el líder morado, que aseguró que "si el planteamiento político" de Rodríguez "es incompatible con las decisiones" de la dirección central, escindirse "sería la decisión más lógica".

Y es que Iglesias no está dispuesto a abrir la mano y permitir que Rodríguez subsuma la marca Podemos en un partido independiente, al estilo de Catalunya en Comú, aliado de Podemos pero que no se somete a las órdenes de la dirección morada. "Es evidente que Teresa [Rodríguez] quiere construir un partido andalucista", y "eso es legitimo", pero "Podemos es una formación estatal que va a seguir existiendo en todo el país", dejó claro Iglesias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento