Un tribunal multa con mil euros a un arrendador que solo alquilaba su piso a alemanes

  • Había puso fin a la llamada puesto que había tenido una mala experiencia con un anterior inquilino turco.
  • ​El magistrado consideró que "la discriminación abierta de extranjeros es sencillamente inadmisible".
Vista de varias grúas en una zona de construcción en Berlin, Alemania.
Vista de varias grúas en una zona de construcción en Berlin, Alemania.
EFE/Felipe Trueba/Archivo

El propietario de una vivienda deberá pagar una indemnización de 1.000 euros a un potencial inquilino al que discriminó explícitamente por no ser alemán, según decidió este martes un tribunal de Augsburgo, en el sur de Alemania. 

El arrendador, de 81 años de edad, había puesto fin a la llamada telefónica del interesado, procedente de Burkina Faso, informándole de que no alquilaba su piso a extranjeros puesto que había tenido una mala experiencia con un anterior inquilino turco. "Los crímenes y los delitos los cometen personas, no nacionalidades," afirmó el juez Andreas Roth, según declaraciones recogidas por medios alemanes. 

Por ello, el magistrado consideró admisible en su totalidad la queja del perjudicado, en base a que "la discriminación abierta de extranjeros es sencillamente inadmisible". Además, la sentencia prohíbe al arrendador volver a publicar un anuncio en el que indique que la vivienda sólo se alquila a ciudadanos alemanes, con pena de incurrir en una multa mayor. 

No se trata de la primera vez que un tribunal se pronuncia en un sentido similar: en 2017, una alemana de origen turco fue indemnizada tras dos años de batalla legal, después de que una inmobiliaria semipública de Hamburgo rehusara invitarla a visitar un piso. La mujer probó en repetidas ocasiones a solicitar una visita proporcionando un apellido alemán y siempre era invitada, mientras que cuando se presentaba con apellido turco se la informaba de que ya había suficientes interesados. 

Según datos de la oficina estatal antidiscriminación, un 70% de las personas con raíces extranjeras que buscan piso en Alemania sienten que reciben un trato negativo con respecto a otros potenciales inquilinos. Muchas inmobiliarias se escudan precisamente en un párrafo de la Ley de Trato Igualitario que establece que un arrendador puede dar un "trato desigual" para "crear y mantener estructuras de inquilinos socialmente estables". 

Sin embargo, las sentencias dictadas hasta ahora establecen que dicha provisión no puede emplearse para discriminar a grupos minoritarios y que los anuncios que excluyen de entrada a un determinado grupo social son contrarios a derecho. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento