100 años de la huelga de La Canadiense, hecho que significó el 'Decreto de las ocho horas'

  • El Museo de Historia de Cataluña conmemora el aniversario con una exposición que durará hasta abril.
  • Después de 44 días de paros, España se convirtió en el primer país de Europa occidental que consiguió este avance.
  • Las autoridades políticas se implicaron en el conflicto y lo recondujeron hacia la negociación y el acuerdo.
Jornada de huelga general del 14 de noviembre
Jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012 contra la séptima reforma laboral.
EUROPA PRESS.

En 1919, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) impulsó la huelga de La Canadiense, empresa perteneciente a la eléctrica Riegos y Fuerza del Ebro, en Barcelona.

La huelga duró 44 días y convirtió a España en el primer país en el que se estableció la jornada laboral de 8 horas.

El Museo de Historia de Cataluña conmemora con una exposición este aniversario y permanecerá abierta hasta el 19 de abril. En la muestra, titulada La vaga de La Canadenca (La huelga de La Canadiense), el visitante podrá adentrarse en aquella época gracias a filmaciones, imágenes de fotoperiodistas y una gran selección de viñetas de humor gráfico publicadas en prensa.

Condiciones dramáticas como motor de protesta

La eléctrica Riegos y Fuerza del Ebro llevaba a cabo el proyecto de electrificación de Cataluña, y el trabajo se desarrollaba en unas condiciones dramáticas. Los trabajadores vivían en espacios que la Junta de Salud calificó de "casi pocilgas".

Pero fue la Barcelona Traction, Light and Power Company, Ld, más conocida como La Canadiense porque fue fundada en Canadá por Frederick Stark Pearson, la protagonista de la huelga general. Fue la primera gran multinacional que se implantó en Cataluña.

La compañía operaba con bancos con sede en Londres, pero invertía los activos en Cataluña y su modelo de negocio tenía como principal mercado Barcelona, donde la energía eléctrica se usaba en el alumbrado, los tranvías y el ferrocarril, pero también trabajaba en toda Cataluña, donde empezó a construir las grandes redes que acabarían después suministrando electricidad a todo el territorio catalán.

La mano de obra de todas aquellas infraestructuras, incluidos los pantanos (Tremp y Camarasa) y canales (Seròs), provenían de zonas rurales catalanas y de Valencia, Aragón y Murcia, que vivían en unas condiciones de vida difíciles con salarios bajos, largas jornadas laborales y en condiciones insalubres, que aún se agravaron más con la I Guerra Mundial, cuando aumentó el precio de los productos de primera necesidad.

Un conflicto circunscrito a un centenar de trabajadores de la oficina de Riegos y Fuerza del Ebro trasladó la huelga de La Canadiense a Barcelona, mientras la CNT, con muchos de sus dirigentes en prisión, organizó la lucha y consiguió que trabajadores del Sindicato Único de Agua, Gas y Electricidad de diferentes empresas se sumaran a la huelga y la ciudad quedara a oscuras y sin energía.

El Estado reaccionó confiscando empresas y los huelguistas fueron sustituidos por soldados del ejército que tenían que normalizar los servicios parados.

La militarización obligaba a los trabajadores a volver al trabajo, pero muchos se negaron y fueron encarcelados.

Finalmente, las autoridades políticas se implicaron en el conflicto y lo recondujeron hacia la negociación y el acuerdo: En el mitin celebrado en la plaza de toros de Las Arenas, Salvador Seguí consiguió convencer a los trabajadores para que volvieran al trabajo.

El 3 de abril de 1919, como consecuencia de la huelga de La Canadiense, llegó finalmente el Decreto de las 8 horas, que convirtió a España en el primer país de la Europa occidental que consiguió este avance sociolaboral.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento