Iglesias o Calviño: dos modelos económicos para un solo Gobierno

  • PSOE y Unidas Podemos negocian ya un programa conjunto para su acción gubernativa.
  • Ambos tendrán que superar sus diferencias sobre la reforma laboral, el papel de las empresas públicas o los alquileres.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el martes en el Congreso.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el martes en el Congreso.
EFE

Los pilares del acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, el formato de Gobierno de coalición, están ya asentados. Ahora, según la metáfora que utilizan fuentes próximas a las negociaciones, hay que construir el esqueleto del edificio. Y eso pasa por la negociación de un programa detallado, que es lo que ocupa ya –y durante los próximos días– a ambas formaciones.

El preacuerdo que presentaron el martes los futuros presidente y vicepresidente del Gobierno, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, se reduce a diez puntos en los que se establecen las prioridades del nuevo Ejecutivo. En él se habla de "combatir la precariedad" en el empleo, de "proteger los servicios públicos", fomentar el "diálogo" en Cataluña o aprobar una "reforma fiscal justa". Pero, aunque coincidan en esos propósitos generales, PSOE y Unidas Podemos tendrán que resolver algunas diferencias clave.

La reforma laboral

Ambas fuerzas rechazan la reforma laboral que aprobó el PP en 2012. Pero sus propuestas sobre qué hacer con ella son diferentes, al menos en su intensidad. El PSOE únicamente apuesta por la "derogación urgente de los aspectos más lesivos" de esa reforma, y también plantea la necesidad de aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. 

Unidas Podemos, por su parte, propone la derogación completa tanto de la reforma laboral de 2012 como de su predecesora, la que aprobó el PSOE en 2010. Ambas, dice la formación morada, "han impedido que la gente recuperara los niveles de bienestar previos a la crisis" y "fueron escritas al dictado de la troika".

La subida de las pensiones

En lo relativo a la actualización de las pensiones, las diferencias son mucho más de matiz. Las dos formaciones apuestan por revalorizar las subiéndolas en la misma medida que los precios, y también son partidarias de una reforma de la Constitución para garantizar esta subida por ley. 

Pero Unidas Podemos, además, plantea eliminar los beneficios fiscales de los planes de pensiones privados, y rechaza tajantemente implantar el modelo de mochila austriacacuya viabilidad defiende al menos estudiar la que se perfila como nueva vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Este modelo, básicamente, consiste en que cada trabajador ingrese obligatoriamente cada mes un porcentaje de su nómina en un fondo privado, cuya cuantía –más los intereses que genere– sería la cantidad que cobraría al jubilarse. Muy diferente al actual modelo, donde las cotizaciones de los trabajadores actuales son las que sostienen las pensiones de los actuales jubilados.

El control de los alquileres

PSOE y Unidas Podemos pactaron en su proyecto de Presupuestos para 2019 –que no salió adelante– dar competencias a los ayuntamientos para limitar los precios de los alquileres en zonas especialmente afectadas por esta burbuja. Pero los desencuentros por esta cuestión no tardaron en aparecer, ya que el Ejecutivo dio marcha atrás abanderado por ministras como Calviño o el propio Pedro Sánchez y terminó por no aprobar este control de precios. En sus programas, Unidas Podemos insiste en esta propuesta, mientras el PSOE no la menciona.

La privatización de Bankia

Tampoco dice nada el programa socialista sobre qué hacer con Bankia, la entidad nacionalizada en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy, y de hecho Calviño aseguró el año pasado que el Ejecutivo mantiene su "objetivo de privatización" cuando las circunstancias del mercado sean favorables. Pero Unidas Podemos ha apostado claramente por mantener el banco en manos públicas y hacerlo funcionar con criterios sociales, entre los que se cuentan facilitar el crédito a los autónomos y las pymes o invertir en vivienda social.

Una eléctrica pública

Otra de las propuestas estrella dela formación morada es la de fundar una empresa pública de energía para combatir el "oligopolio" actual. Esa compañía, asegura el programa de Unidas Podemos, tendría como misión bajar la factura de la luz y garantizar el suministro energético a las familias vulnerables, además de canalizar las inversiones públicas para nuevas instalaciones de energías renovables.

El PSOE, por su parte, coincide en querer prohibir los cortes de suministros básicos a las familias vulnerables, pero se limita a plantear sin detalles una "reforma del mercado eléctrico" para bajar el precio de la electricidad. Y en ningún caso plantea en su programa una empresa eléctrica de carácter público.

Subidas de impuestos

El preacuerdo señala la necesidad de "una reforma fiscal" que "nos acerque a Europa". O traducido: el nuevo Gobierno quiere aumentar la recaudación mediante una subida impositiva, y están de acuerdo en que no afecte a las clases trabajadoras. Ambos partidos pactaron en su acuerdo fallido para los Presupuestos subir el IRPF a las rentas altas o un tipo mínimo del 15% para el impuesto de sociedades. 

No obstante, ahora el PSOE no contempla estas medidas en su programa y se limita a plantear que "quienes más capacidad económica tienen deberán contribuir en mayor medida a la garantía de los derechos sociales". Pero Unidas Podemos sí apuesta por ellas y por otras, como un impuesto especial a la banca o crear una tasa a las grandes fortunas con patrimonios superiores al millón de euros.

Diálogo en Cataluña

Los dos partidos se han comprometido a "fomentar el diálogo en Cataluña". Pero para el PSOE, eso pasa por partir de la base de que existe un "conflicto de convivencia", según plantea su programa. Unidas Podemos, por el contrario, defiende que el conflicto en Cataluña es de orden político, y apuesta por dos mesas de partidos, una en el Congreso y otra en el Parlament, para buscarle una solución.

La formación morada, además, mantiene su propuesta de referéndum de independencia. No obstante, Pablo Iglesias ha prometido someterse a la posición del PSOE en este tema, por lo que, en la práctica, una eventual consulta de autodeterminación queda apartada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento