Cargas en Barcelona para separar a ultras de derecha e independentistas radicales, que acabaron a palos

Unos 300 miembros de la ultraderecha se manifiestan para defender la unidad de España, hoy jueves en el barrio de Sarriá, Barcelona, custodiados por el cuerpo de los Mossos d,Esquadra.
Unos 300 miembros de la ultraderecha se manifiestan para defender la unidad de España, hoy jueves en el barrio de Sarriá, Barcelona, custodiados por el cuerpo de los Mossos d,Esquadra.
EFE/Andreu Dalmau
Habían quedado para manifestarse por la unidad de España con banderas, algunas preconstitucionales, y con bengalas. Frente a ellos otro grupo de jóvenes independentistas. Un fuerte dispositivo de los Mossos les ha separado para que no puedan enfrentarse.

Los Mossos d'Esquadra realizaron este jueves cargas policiales en la plaza Artós de Barcelona, donde coincidieron una concentración de unos 200 ultras y otra convocada por Arran y grupos de la izquierda independentista.

Las dos manifestaciones de signo contrario se encontraron a las 19.00 horas en la plaza de Sarrià, donde agentes de la Policía catalana hicieron salvas y cargaron con las porras contra un grupo de manifestantes de extrema derecha. Un cartel publicado el miércoles en redes sociales había llamado a concentrarse este jueves a las 20.00 horas en la citada plaza con banderas españolas, pero ninguna organización había compartido la convocatoria públicamente.

Arran respondió a la llamada con una convocatoria a las 19.00 horas en la misma plaza, y diversos CDR además de grupos identificados como antifascistas llamaron a asistir.

Al principio, sobre las 18.30 horas, centenares de personas se concentraron en la plaza en dos grupos diferenciados, uno con banderas españolas que nocoreó consignas y otro que gritó "José Antonio Primo de Rivera", "Dónde están los CDR", "Puigdemont a prisión", "Viva Franco", "El Valle no se toca" y "Pedro Sánchez, hijo de puta", y que era más minoritario, aunque después creció su número y protagonizaron incidentes.

Decenas de concentrados cantaron el 'Cara al sol' y también gritaron "España una y no cincuenta y una" y "Barcelona zona nacional", y algunos exhibieron simbología de extrema derecha. Una parte de los asistentes hizo varias veces el saludo fascista.

Algunos manifestantes vestían camisetas con el logo de la Guardia Civil y algunos también con el perfil de un Mossos d'Esquadra y la inscripción "La república no existeix, idiota". Desde las 18.30 todos los accesos a la plaza estuvieron custodiados por varias furgonetas de la Brigada Móvil (Brimo), la unidad antidisturbios de los Mossos d'Esquadra.

Pasadas las 19.00 horas, llegaron a las inmediaciones de la plaza dos furgonetas de Mossos d'Esquadra además de las que ya había, y los manifestantes de estética ultra corrieron hacia ellos junto a otros que se han acercado desde las calles colindantes.

Enfrentamientos por la noche

Los enfrentamientos entre manifestantes independentistas radicales y de extrema derecha comenzaron tras concluir las concentraciones que ambos grupos habían protagonizado en la plaza Artós, donde no llegaron a cruzarse ante la fuerte presencia policial de los Mossos d'Esquadra.

Ambos grupos se enfrentaron durante la noche en el Eixample de Barcelona, en especial en Rambla de Cataluña, donde se lanzaron botellas y otros objetos y se propinaron golpes.

Unos 200 independentistas radicales deambularon por la Rambla Cataluña y las calles Rosselló y Balmes hasta que se encontraron con el grupo de extrema derecha, a pesar de que los Mossos intentaron evitar el choque cortándoles el paso.

Durante su recorrido, los manifestantes de extrema derecha, muchos de ellos encapuchados, iban armados con palos y bates de béisbol, gritando consignas contra los independentistas, enarbolando banderas españolas y coreando lemas como "a por ellos, oe" y "yo soy español, español".

El grupo independentista estaba integrado por manifestantes que van también mayoritariamente encapuchados.

Agresiones

A lo largo de la noche se produjeron, al menos tres agresiones, dos de grupos de extrema derecha a jóvenes independentistas, y otra en la que la víctima fue al parecer un joven de extrema derecha.

La primera agresión tuvo lugar en la confluencia de las calles Balmes y Rosselló, donde un manifestante independentista recibió una paliza por parte de ultraderechistas que portaban palos y bates, un incidente que fue confirmado por los Mossos.

Además de esta agresión, al menos otro joven independentista fue golpeado por extremistas de signo contrario en la calle Enrique Granados con Mallorca, según pudo comprobar Efe.

Por otra parte, en Twitter se difundieron otros vídeos en los que aparece un joven, al parecer de extrema derecha, siendo apaleado y golpeado por varias decenas de personas que le causan una brecha en la cabeza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento