Pedro Sánchez
Pedro Sánchez en La Moncloa. GTRES

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha expuesto este domingo en una carta a los militantes, su intención de agrupar a los votantes progresistas en su partido para frenar a la derecha y asumir los retos que aguardan al país. Culpa de la falta de entendimiento a Unidas Podemos e intenta que sus votantes se decanten por el PSOE, asegurando que implantará un programa "profundamente socialista" y que pretende formar un gobierno que no esté condenado al fracaso desde el principio.

Pedro Sánchez destacó la necesidad de formar un gobierno estable que sea capaz de afrontar desafíos inminentes como la desaceleración económica internacional, la posibilidad de un 'brexit' sin condiciones o las consecuencias que desencadenará la sentencia del 'procés'.

También se refirió a PP, Ciudadanos y Vox y su posible repunte en las próximas elecciones. Según Pedro Sánchez, la repetición electoral era el objetivo de estas fuerzas aunque advierte que el resultado del 28 de abril era claro y que existe una mayoría progresista que puede reforzar la posición del PSOE y permirle aportar estabilidad a España.

Sánchez reconoce que el PSOE ha pasado en los últimos años por "momentos difíciles", pero que supieron "vencer hombro con hombro el escepticismo de quienes no creían que ningún partido era capaz de atajar los problemas de la desigualdad social y de género desde sus raíces".

Por último, el socialista ha destacado que cuando accedieron al Gobierno demostraron en menos de un año que "era posible cambiar el rumbo" de España y que se podía "llevar limpieza donde había corrupción, llevar justicia social donde antes imperaba la desigualdad y apostar por la convivencia donde solo había crispación".

Además, el secretario general del PSOE deja entrever una posible estrategia de su partido para captar los votos de centro, algo que podría decidir la legislatura, "empezando por aquellos que ya nos votaron hace cinco meses" y "siguiendo por aquellos que se inclinaron por otras opciones" y cuyo voto ha resultado "estéril" y ha prolongado "el bloqueo y la inestabilidad", a los que asegura que "solo hay un voto capaz de dar lugar a un gobierno de progreso".

Para ello, "no tenemos que hacer ningún cambio ideológico ni fingir nada", subraya, "debemos comportarnos como lo que somos: una izquierda moderada que defiende la Constitución y el Estado de las Autonomías. Una izquierda reformista que combate la injusticia sin embarcarse en aventuras", finaliza el presidente del Gobierno en funciones.