La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha indicado que España acogerá a 15 migrantes del buque humanitario Open Arms, según el reparto que se hizo inicialmente en el que estaba Rumanía.

"En principio, el reparto que hicimos incluyendo a Rumanía, eran 15, suponemos que ese será el reparto que se va a mantener", ha precisado Calvo en declaraciones a los medios en el marco de su visita este jueves a un centro de acogida humanitaria para mujeres africanas y sus hijos en Córdoba.

El pasado 15 de agosto, seis países de la Unión Europea se ofrecieron para acoger a los migrantes rescatados en el Mediterráneo por el buque de la ONG Proactiva Open Arms. Entre ellos, estaban Portugal, España, Francia, Alemania, Luxemburgo y Rumanía. Si bien, posteriormente, se descolgó de la lista Rumanía ya que con los otros cinco países se cubrían las necesidades.

La vicepresidenta del Gobierno ha insistido en que en ese primer reparto con Rumanía, la cuota prevista para España era de 15 personas. "Les traeremos a nuestro país en una respuesta humanitaria que el presidente inició cuando nuestro buque salió de Rota", ha subrayado.

A bordo del Audaz

Calvo ha defendido que recoger a los migrantes en el buque de la Armada española Audaz es "mucho más seguro y mucho más fácil" que haber fletado un avión.

Asimismo, la vicepresidenta en funciones ha recordado que el Audaz ya estaba en camino a Lampedusa y tenía "prácticamente la mitad de la ruta hecha" como para que hubiese dado la vuelta. "Salió de Rota sobre las 17,00 horas de hace casi 48 horas, la decisión del presidente en funciones creo que fue una decisión digna del país que gobernamos", ha enfatizado.

En concreto, ha precisado que la intención del Gobierno era recoger a todos los migrantes que se encontraban a bordo del Open Arms para llevarlos a puerto seguro y ha recordado que fue en el camino del barco español cuando se produjo la intervención de la Fiscalía italiana.

"Resultaba ya más útil y eficiente que terminara su ruta y que traiga al cupo que nos corresponda que había sido negociado ya hace bastantes días con la Comisión Europea", ha puntualizado.

Robles defiende la acción del Gobierno

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha defendido este jueves en una rueda de prensa que el Gobierno de España no haya actuado por su cuenta en la gestión de esta crisis, ya que "ha mantenido y mantiene a diario los contactos con la Unión Europea y las autoridades italianas para encontrar una solución".

Además, ha confirmado que el Audaz mantiene rumbo a la isla italiana de Lampedusa, donde anteanoche desembarcaron los 83 inmigrantes que todavía se encontraban a bordo del Open Arms tras la orden del fiscal de Agrigento Luigi Patronaggio.

Subrayó que el Ejecutivo ha actuado "con responsabilidad" para atajar un "drama humanitario" auspiciado por la "actitud incalificable" del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien, dijo Robles, ha "despreciado" el más elemental respeto de los derechos humanos.

Esto le sirvió para reafirmarse en las críticas a Salvini, a quien hizo responsable de los sucedido con el Open Arms tras "haber incumplido las mínimas normas marítimas".

"Me parezco mucho a Salvini de toda la vida"

Sobre la comparación con el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, por sus declaraciones de este miércoles acerca de las posibles sanciones al Open Arms, la vicepresidenta ha ironizado sobre su parecido con Salvini.

"Todo el mundo sabe que me parezco mucho a Salvini de toda la vida, que milito en el mismo partido que Salvini, que tengo las mismas ideas que Salvini y que llevo toda mi vida en la izquierda española, en el PSOE y en el feminismo, es decir, que Salvini y yo somos exactamente iguales. Esto se puede opinar en el mes de agosto perfectamente", ha ironizado.