Matteo Salvini
El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini. EFE

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha insistido este lunes en que sigue siendo "absolutamente contrario" a permitir el desembarco de los migrantes y refugiados que siguen a bordo del Open Arms. "Somos buenos cristianos, pero no tontos", ha sentenciado.

"¿Por qué todos los barcos españoles, franceses, alemanes, noruegos o ingleses vienen a Italia? ¿Por qué no van a España, donde son buenos y generosos y han abierto puertos?", se ha preguntado Salvini durante una entrevista radiofónica recogida por la agencia de noticias Adnkronos.

El ministro ha sugerido que entre los migrantes hay "menores que no son menores, enfermos que no están enfermos" y ha advertido de que la "caridad" no está reñida con la política de "puertos cerrados" que él defiende desde que llegó al Gobierno hace más de un año.

La embarcación Open Arms envió este domingo una solicitud urgente al puerto de Lampedusa para desembarcar a las 107 personas que siguen a bordo después de 17 días. "Sus condiciones psicofísicas son críticas, su seguridad está en riesgo. Si sucediera lo peor, Europa y Salvini serán responsables", ha alegado la ONG en las redes sociales.