Open Arms
Un migrante reza a bordo del Open Arms, fondeado frente a la costa de Lampedusa. Francisco Gentico / EFE

El director de Open Arms Italia, Ricardo Gatti, ha acusado este lunes a la vicepresidenta del Gobierno de España en funciones, Carmen Calvo, de "tergiversar la realidad" al afirmar que el barco de la ONG "pudo haber entrado en Malta" para desembarcar a los migrantes, pero que "no quiso" y "se fueron para Italia".

En declaraciones a Europa Press, el representante de Open Arms ha negado estas afirmaciones de Calvo y ha asegurado que hubo un intento de trasladar a 39 personas a una patrullera maltesa. Se trataba de personas recogidas en el último rescate en zona SAR ('Search and Rescue'), cuando el barco ya contaba otros 121 migrantes que llevaban días a bordo.

Según la versión de la ONG, cuando se estaban preparando para el trasbordo, hubo nerviosismo entre los rescatados que llevaban más días en la nave, que no entendían por qué el grupo que acababa de llegar podía desembarcar y ellos debían permanecer a bordo. Esto desencadenó una situación tensa y violenta, con episodios de autolesiones, que provocó que se abortara la operación, según ha explicado Gatti.

Por otra parte, el director de Open Arms Italia ha insistido en que desembarcar en Palma o Mahón no es viable porque no se dan las "condiciones de seguridad" necesarias para cubrir el trayecto, que implicaría más de dos días de viaje. Para Gatti, las "soluciones de España" son "ridículas" y "denotan falta de intención" por parte del Gobierno.

El Gobierno cuestiona que no quieran venir a España

Calvo ha asegurado este lunes que "no es fácil de entender" que el Open Arms no quiera venir a España, después de que se les ofreciera primero desembarcar en Algeciras y luego en el puerto más cercano, que sería Mahón, en Menorca.

En declaraciones a la Cadena Ser, la vicepresidenta valoraba así que el fundador del Open Arms, Óscar Camps, haya declinado la oferta de las autoridades españolas e insista en desembarcar en la isla italiana de Lampedusa.

Según Calvo, en Baleares "está todo preparado para que venga" el barco y "ahora no es fácil entender" que esta ONG decline el ofrecimiento, cuando a bordo van inmigrantes en una "situación muy difícil". Ha añadido que, en caso de que el buque se dirigiera a España, estas personas sabrían que van "a un puerto que está abierto para ellos y que les recibe con ayuda, con lo que necesiten".

La número dos del Ejecutivo ha destacado que la "última comunicación" que enviaron al Open Arms es que España les ofrece "lo que haga falta de víveres, de combustible, de ayuda". "Nosotros le hemos ofrecido absolutamente todo porque queremos que esas vidas no corran ya más riesgo ni más sufrimiento. ¿Pero qué nos queda?", ha afirmado.

A la pregunta de si la Comisión Europea debería abrir un procedimiento de infracción a Italia, Calvo ha insistido en que la CE debe "tomar decisiones" para que haya una respuesta coordinada en los rescates y en la política de fronteras.

"Italia no puede tener sus puertos cerrados", ha reiterado la vicepresidenta en funciones que ha dejado abierta la posibilidad de denunciar a Italia ante el Tribunal internacional de Derechos del Mar de Hamburgo.

Calvo ha asegurado que el Gobierno de Pedro Sánchez ha ofrecido todo tipo de ayuda, pero ha reconocido que España no puede transmitir a Europa el mensaje de que en la crisis humanitaria "nos podemos hacer cargo de todo".

"Pudo haber entrado en Malta"

No obstante, en la entrevista en la Cadena Ser, la vicepresidenta en funciones ha reconocido que el barco "pudo haber entrado a Malta", pero que no quiso hacerlo "e insistió en ir a Italia".

Calvo ha asegurado que el Gobierno español estuvo trabajando "todo el tiempo" para que el buque desembarcara en Malta "y poder repartir" a los inmigrantes y, sin embargo, "no lo hicieron".

Crítica a Marcos de Quinto

La vicepresidenta ha añadido que es el director del Open Arms quien debe aclarar por qué no acepta esta oferta. Asimismo, se ha referido a que el Ejecutivo ofreció inicialmente el puerto de Algeciras porque es el más preparado para acoger inmigrantes y el barco ya estuvo allí el año pasado.

Calvo también ha explicado a que la presidenta de Baleares, Francina Armengol, la ha llamado para ponerse a disposición del Gobierno en el caso de que viniera el Open Arms. Además, la vicepresidenta ha señalado que no han llamado al presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, para hablar de este asunto porque la cuestión migratoria es "competencia" del Ejecutivo central y ha agregado que a este mandatario autonómico no le llaman "todos los días para decirle todo lo que entra por el Estrecho".

Asimismo, la número dos del Gabinete de Pedro Sánchez ha criticado el tuit enviado este fin de semana por el diputado de Ciudadanos Marcos de Quintos, quien sostuvo que en el Open Arms hay "bien comidos pasajeros" y relacionó los rescates con las mafias que trafican con personas. Realizó este comentario para explicar su rechazo a la "piadosa teocracia izquierdista" que se preocupe de ciertos temas y no haga caso a la "hambruna del éxodo venezolano".

En este sentido, Calvo ha dicho que estos comentarios prueban que Ciudadanos está lanzando "mensajes absolutamente propios de la ultraderecha" y que "retratan justamente a quien los hace más que a quien se los dirige". Ha sostenido que España "no se puede ver arrastrada a esas situaciones absolutamente radicales, que lo que hacen es deconstruir 40 años de esfuerzo en España" para implantar una democracia "solvente y madura".

¿Acuerdo con Italia?

En línea con lo expresado por Calvo, fuentes del Gobierno han reprochado a los responsables del barco que hasta el momento no le hayan dado "una contestación clara y directa" sobre cuáles son sus necesidades y las del pasaje para navegar hacia España "de forma segura".

De esta forma se han pronunciado después de que el Open Armas haya hecho público un comunicado en el que, entre otras cosas, se refiere a un posible acuerdo entre España e Italia para que el barco se traslade de Lampedusa a Mallorca.

Las citadas fuentes gubernamentales han desmentido "la existencia de ningún supuesto acuerdo con Italia, al que alude de manera confusa la propia ONG en su comunicado" y han asegurado que "lo único cierto es que el Gobierno ha ofrecido al Open Arms poder dirigirse al puerto español que esté más próximo en su ruta y que el Ejecutivo italiano está incumpliendo la ley al impedir el desembarco".