Un agent de la Policia Nacional en imatge d'arxiu
Agente de la Policía Nacional. EUROPA PRESS - Archivo

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza, para el hombre detenido el martes tras confesar que había matado a su mujer con un martillo en su vivienda de Rute (Córdoba), a quien además retira la patria potestad de sus dos hijos menores.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el juzgado ha ordenado prisión por un delito de homicidio contra el arrestado, al que además quita la patria potestad de sus dos hijos, de 6 y 10 años, a los que le prohíbe acercarse ni comunicarse. La Fiscalía de Menores se ha hecho cargo de los dos niños

Juan R.G. llamó el martes por la mañana a la Policía desde la parroquia Purísimo Corazón de María de Madrid para comunicar que estaba allí con sus dos hijos y quería entregarse porque había matado a martillazos a Piedad Cruz en su domicilio de Rute, tras lo que fue arrestado y se comprobó que la mujer había sido asesinada.

La confesión

El detenido confesó este martes haber matado a su mujer a martillazos, información que fue comprobada tras encontrar la Guardia Civil el cuerpo sin vida de la mujer en la casa con claros signos de violencia. La confesión se produjo a las 8.30 de la mañana de este martes, cuando el hombre llamó al 091 para contar que había asesinado a su mujer en Córdoba.

En ese momento ya se encontraba en la capital, adonde habría acudido con sus dos hijos menores de edad de 10 y 6 años, según informan fuentes de la investigación a 20minutos.