El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene previsto almorzar este martes en Bruselas con los primeros ministros de Bélgica, Charles Michel; Países Bajos, Mark Rutte; y Portugal, António Costa, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, antes de mantener una reunión bilateral con la canciller de Alemania, Angela Merkel.

Sánchez ya se reunió este lunes con Macron, en el Palacio del Elíseo. A las 20:00 horas llegó el líder del PSOE para "analizar los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo e intercambiar puntos de vista sobre la renovación de cargos en las instituciones europeas y la Agenda Estratégica de la UE 2019-2024", según explicó Sánchez en su cuenta de Twitter. El objetivo principal de ambos dirigentes es abordar las alianzas que pueden tejer para frenar a la ultraderecha, además de elaborar una estrategia para que la derecha europea no vuelva a acaparar todo el poder en las instituciones de la UE.

El almuerzo de este martes, que se enmarca dentro de los contactos previos al Consejo Europeo informal en el que los Estados miembro empezarán a abordar el reparto de puestos de mando en las instituciones europeas, reunirá a líderes socialistas y liberales y no incluye a ningún representante de la familia conservadora europea.

La cita repite de hecho el formato de un encuentro similar que ya mantuvieron en la cumbre de Sibiu (Rumanía) Sánchez, Costa, Michel y Rutte, aunque en esta ocasión se incorpora Macron, que no ha ocultado su deseo de favorecer alianzas progresistas para poner fin al actual dominio del Partido Popular Europeo (PPE) en puestos clave.

Sánchez, que llega a Bruselas como el dirigente socialdemócrata con más eurodiputados dentro de su familia política, ya se vio el lunes en París con Macron, líder a su vez del grupo liberal. El encuentro se desarrolló en un ambiente de "excelente sintonía", según Moncloa.

Según han informado fuentes de Moncloa, Sánchez tendrá tras la comida una reunión bilateral con Merkel y después acudirá a la sede del Partido de los Socialistas Europeos (PES) para una cita con los primeros ministros socialdemócratas, a los que se sumará también el jefe del Gobierno griego, Alexis Tsipras.

A continuación irá a la cena del Consejo Europeo. El presidente del Consejo, Donald Tusk, convocó esta cena extraordinaria con el objetivo de conocer las aspiraciones de los socios e iniciar un periodo de consultas que le permita configurar un modelo de consenso que respalden los líderes en la cumbre de junio.

Por su parte, los líderes nacionales Pablo Casado y Albert Rivera comienzan a moverse y analizar el contexto europeo. El primero quiere analizar el papel del PPE tras las elecciones y valorar en qué posición se queda Weber para presidir la Comisión Europea. Este grupo seguirá siendo el mayoritario en el Parlamento Europeo, pero mucho más debilitado, lo que le resta opciones al candidato principal.

Rivera se reunirá con Luis Garicano y con representantes de ALDE. Los liberales son el grupo que más crece en la Eurocámara y, si Macron les sigue sosteniendo, podrían tener protagonismo.