El mapa territorial del 28-A
28-A: mapa de resultados por provincias. CARLOS G. KINDELÁN

En 2016, el mapa electoral era azul y ahora ha quedado teñido de rojo. Esta es la conclusión visual del vuelco que se operó en las elecciones de ayer. El PSOE ganó en todas las comunidades menos en Cataluña y País Vasco donde, sin embargo, recuperar la segunda plaza y vio cómo el PP catalán queda orillado y sin escaño en Euskadi.

Navarra fue también una excepción. La coalición PP, Ciudadanos y UPN se impuso en votos aunque empató a dos escaños con el PSOE, que allí también le quitó un diputado a Podemos. Fue el éxito raspado de una idea de coalición entre PP y Cs que no se reflejó a escala nacional.

El PP solo ganó en cinco de las 52 circunscripciones –Ávila, Salamanca, Lugo, Ourense y Melilla–. Con 56 escaños más, el PSOE se impuso en feudos históricos de los populares, como Castilla y León, La Rioja o la Comunidad Valenciana, donde la irrupción de Vox restó votos al PP.

El crecimiento de Cs también le perjudicó en comunidades como Castilla-La Mancha, donde los de Rivera pasaron de cero a cuatro diputados. También cayeron en manos del PSOE las dos autonomías más importantes gobernadas por el PP, Galicia y la Comunidad de Madrid.

Hasta 2020 no hay elecciones gallegas. Más próximo es el aviso en Madrid, donde Cs podría presidir la región en un eventual pacto con PP y Vox si se extrapolan los datos del 28-A.

El candidato del PP, Pablo Casado, insistió en campaña en el riesgo de perder escaños por la fragmentación del voto entre PP, Cs y Vox. Desafortunadamente para él, este domingo se declaró como algo real desde Aragón a Baleares pasando por otra plaza fuerte del PP, Murcia.

La España vaciada

El PSOE también se impuso en otra de las grandes batallas de la campaña, la de la España vacía. Quedó en primer lugar en circunscripciones como Teruel, Soria, Cuenca o Asturias, donde también tuvo consecuencia la entrada de Vox con un escaño. Los populares tampoco retuvieron Ceuta, que pasó al PSOE.

Además del PP, el otro gran perjudicado por el crecimiento del PSOE fue la opción más a su izquierda, Podemos, que vio reducido el número de sus escaños en casi todos los territorios donde tenía presencia. En el mejor de los casos como Madrid o Canarias, los de Pablo Iglesias perdieron escaños. En el peor, como Cantabria o las dos Castillas, ya no enviarán al Congreso a los diputados que ahora tenían.

El paradigma de la caída del PP, el mal de la fragmentación con Cs y Vox y de la victoria del PSOE sobre Podemos fue Andalucía, feudo socialista donde el PP ganó en 2016. Este domingo volvió al PSOE con 24 escaños, cuatro más de los actuales, una distancia de 13 diputados con el PP y unos resultados que no habrían dado la presidenta de la Junta a Juanma Moreno.

A continuación, la representación gráfica de los resultados electorales del 28-A:

Resultados por provincias

A Coruña Álava Albacete
Alicante Almería Asturias
Ávila Badajoz Baleares
Barcelona Burgos Cáceres
Cádiz Cantabria Castellón
Ceuta C.Real Córdoba
Vizcaya Cuenca Gipuzkoa
Girona Granada Guadalajara
Huelva Huesca Jaén
León Lleida Lugo
Madrid Málaga Melilla
Murcia Navarra Ourense
Palencia Palmas Pontevedra
Rioja Salamanca S.C.Tenerife
Segovia Sevilla Soria
Tarragona Teruel Toledo
Valencia Valladolid Zamora
Zaragoza