Marius es un toro de 11 años que fue rescatado hace cuatro de una finca de Huelva en la que había varios animales en condiciones deplorables y el protagonista de un vídeo de Pacma para denunciar la tauromaquia. La polémica en torno a este animal ha surgido por su origen: ¿es un buey o un toro de lidia? Desde el santuario en el que vive insisten en que es una mezcla de toro bravo, mientras que la Asociación de Toros de Lidia desmonta esta versión y pide al partido animalista que rectifique.

Pacma difundió hace unos días un vídeo en el que su candidata a la presidencia del Gobierno, Laura Duarte, visitaba el Santuario Wings of Heart y acaricia y alimenta a Marius, "un toro de 900 kilos", según la activista, para demostrar que no era violento: "Marius, en este país, hubiera sido torturado en una plaza por los valientes cobardes".

El debate nació en torno a si es o no un toro de lidia, algo que daría respuesta, según los críticos, a por qué no es violento. Según cuenta a 20minutos Laura Luengo, representante del Santuario Wings of Heart, Marius es una mezcla de toro de lidia y toro negro andaluz. Lo saben porque lo ponía en los papeles que les entregó el Seprona cuando llevó a cabo el rescate del animal.

Sin embargo, desde la Fundación Toro de Lidia, voz del sector, desmontan esta versión: "Si lo comparas con un toro de lidia, la complexión es totalmente diferente. Marius es mucho más grande". "Además, de ser un toro de lidia estaría recogido en la Unión de Criadores de Toros de Lidia, en el mundo del toro está todo demasiado regulado", insisten. "Es un toro castrado, un buey, y por eso su comportamiento es distinto".

En relación a esto último, Luengo asegura que en el santuario tienen un toro y una vaca que vienen de una ganadería de lidia y no son agresivos. "Llegaron con mucho miedo, pero en el día a día han ido cambiando. El macho es mas introvertido y más estresable, pero no violento", asegura la representante de esta ONG.

¿Influye el entorno?

Con este ejemplo, Laura Luengo argumenta que da igual la raza del animal, que "lo que verdaderamente importa es el entorno en el que se cría". Algo que desmonta la Fundación del Toro de Lidia: "El toro de lidia es una ciencia. Se hace una selección genética con otros toros que han funcionado bien en la plaza. Por eso son agresivos de nacimiento: cuando nace el becerro lo primero que hace es embestir".

"El toro es el único animal que no tiene contacto con el ser humano en una ganadería. No están sometidos a ningún estrés. No se les entrena para atacar. De hecho, cuando pisan por primera vez una plaza de toros, nunca se sabe cómo van a actuar", insiste la Fundación Toro de Lidia.

"Esto muestra el profundo desconocimiento que hay en torno a este tema. Es el animal que mejor vive porque no tiene contacto con el hombre", añade. "En campaña no todo vale y por eso pedimos una rectificación. Son un partido animalista que no sabe nada de animales. La gente puede salir herida y lo primero son las personas", sentencia la Fundación.

Por otro lado, desde Wings of Heart aseguran que toda esta polémica se ha generado "porque es la manera de los protaurinos de llevárselo a su terreno y tildar a los animalistas "de locos".

La carta de la fundación

La Fundación Toro de Lidia ha enviado este lunes una carta a Laura Duarte en la que le pide desmentir la "bravura de los toros de lidia". "Asumimos que usted sabía perfectamente que el buey Marius no era un toro bravo y que la única motivación para la realización de ese vídeo era pura propaganda electoral para su nicho de votos, que entendemos que no distingue un buey de un toro bravo", dice la carta escrita por Victorino Martín, presidente de la Fundación .

"El mensaje que lanza es tremendamente peligroso, ya que gente peor informada que usted, o simplemente crédula, puede tener la tentación de imitar su acción y tratar de acariciar un toro bravo. El resultado de hacer esto sería seguramente mortal", añade el escrito, que pone como ejemplo un accidente que hubo en 2017 en Carcassonne (Francia), cuando dos antitaurinos saltaron a una plaza y fueron embestidos por un toro.

"Le rogamos haga público un desmentido sobre el asunto del buey Marius y alerte por favor a sus seguidores que no intenten hacer una acción similar con toros bravos. Si no lo hace, y algún desinformado seguidor de su partido decide imitarla, será responsable de las seguras fatales consecuencias", prosigue la carta.

"Por último, sirva la presente para invitarle formalmente a alguna de nuestras ganaderías, con discreción y sin publicidad, para que pueda conocer de verdad el campo, el medio rural, el cuidado del ecosistema y todo lo que significa la realidad de la ganadería del toro bravo", finaliza.